Mis tesoros

Lilypie Fifth Birthday tickers
Lilypie Kids Birthday tickers

viernes, 30 de septiembre de 2011

¿Conciliación?

Llevo toda la semana leyendo en los blogs post relativos a la conciliación, la verdad es que como palabra es sonora, pero como realidad es inexistente, si estás trabajando no estás cuidando de tu hijo y si estás con tu hijo no estás trabajando, no hay que darle más vueltas porque es lo que hay.

Los horario laborales y las vacaciones son absolutamente incompatibles con la crianza de un bebé primero y con los horarios escolares después. Sólo conozco una profesión que favorece más el acercamiento de los horarios de los niños y los horarios de los padres, la de maestro, pero aún así nada es perfecto y el niño tiene que pasar horas en una guardería al principio si mamá y papá están trabajando.

En nuestra casa la conciliación tiene nombre y apellidos, los de mis padres, ellos son los que nos han permitido el hecho de que yo trabaje a jornada completa y partida, dado que el puesto de trabajo estable y por el momento seguro es el mío. A mi marido le pilló primero una fusión, luego una absorción y para rematar la crisis, así que en su sector anda de un trabajo temporal a otro, un asco, ya he dicho muchas veces aquí que se merece todo mi respeto y admiración, porque no deja de intentarlo y acepta muchas veces trabajos que yo no sería capaz de llevar a cabo. Le quiero, le respeto y le admiro.

Podríamos permitirnos vivir  sólo con mi sueldo, pero desgraciadamente a mi marido le educaron como "padre de familia" y tiene muy arraigada la obligación de aportar un sueldo a la casa, él adora al niño, le atiende y le cuida, pero no tiene la paciencia para estar como "amo de casa" y ocuparse de las tareas del hogar. Se le cae la casa encima, su humor se agria y eso afecta muy negativamente a la felicidad de nuestra familia. Aparte de que su familia seguramente le dedicaría comentarios como "¡para eso has hecho una carrera, para ser ama de casa!" por "quedarse en casa" y eso no hay matrimonio que lo resista.

Aún así, mis padres también trabajan, además de autónomos, con lo cual mi pequeño desde las 16 semanas tuvo que pasarse todas las mañanas en la guardería, yo lo recogía a la hora de comer, comíamos todos juntos con mis padres y ya luego él se pasaba toda la tarde con ellos.

Cuando el peque se ponía malito, que afortunadamente han sido pocas veces y por poco tiempo, una llamada tempranito por la mañana, "mamá, el niño se ha levantado con fiebre" y mi madre dejaba aparcadas todas sus obligaciones y se ocupaba todo el día de él mientras yo estaba en la oficina, tanto ella como mi padre se merecen un 10 en dedicación, esfuerzo y cariño con el niño.

Todavía queda casi un año, entre que termina de "fabricarse" y la baja maternal, pero con el nuevo peque la cosa espero que pueda ser más o menos igual, no queda otro remedio, guardería por la mañana y abuelos por la tarde.

Le pido cada día a Dios que me los cuide mucho, porque ellos son mis pies y mis manos. Lo he hablado muchas veces con ellos, no quiero que se sientan obligados a ayudarnos y a ocuparse del peque, pero ellos lo ven de otra manera, disfrutan dedicándole su tiempo, sus mimos y sus enseñanzas. Raro es el fin de semana que pasan sin ver al peque aunque estemos los papis para ocuparnos de él. Son los mejores abuelos que podía soñar para mi hijo, pero no voy a enrollarme, eso ya os lo conté aquí.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Leyendo ...

Cuenta una leyenda, que un niño estaba por nacer y le dijo a Dios:

-Sé que me enviarás a la tierra mañana. Dime ¿cómo viviré tan pequeño e indefenso como soy?

Dios le dijo: -Entre muchos ángeles escogí uno para tí, te está esperando, te cuidará.

-Aquí en el cielo, sólo con cantar y sonreir me basta para ser feliz.

-Tu ángel te cantará y te sonreirá todos los días y sentirás su amor por tí, así serás feliz.

-¿Cómo voy a entender lo que la gente me diga si no entiendo ese extraño idioma que hablan los hombres?

-Tu ángel te dirá las palabras más dulces y más tiernas que puedas escuchar y con mucha paciencia y cariño te enseñará a hablar.

-¿Y qué haré cuando quiera hablar contigo?

-Tu ángel te juntará las manitas y te enseñará a rezar.

-He oído que en la tierra hay hombres malos. ¿Quien me defenderá?

-Tu ángel te defenderá, aun a costa de su propia vida.

En ese momento comenzaron a sentirse voces terrestres y el niño presuroso le dijo a Dios_

-Dios mío, si ya me voy dime su nombre, por favor, ¿cómo se llama mi ángel?

-Su nombre no importa ahora, tú le llamarás "MAMÁ". 

He leido esto en el blog de La Chica de la Flores y casi me echo a llorar...dichosas hormonas!!!

martes, 20 de septiembre de 2011

Uno más en la familia

Bueno, pues sí, el Predictor se tiñó de rosa como dice la canción y aquí estoy, de unas 8 semanas, repitiendo en esto de la maternidad. Aunque esta vez las cosas son muy diferentes, con mi peque ni me enteré de los primeros meses, mucho hambre y mucho sueño, pero nada incómodo. 

Ahora lo estoy pasando mal, me paso el día mareada, con muchas nauseas, si como mal y si no como, peor. Aún no se me nota, aunque la ropa ya me aprieta y sólo estoy cómoda con mi ropa holgada de estar en casa.

Además este calor tardío de Septiembre no me está sentando tampoco nada bien, las tardes en la oficina son un infierno, ahora tengo 2 corazones, pero creo que me he quedado sólo con medio cerebro en funcionamiento, no duermo bien, así que estoy cansada, lenta y de mal humor.

Me he cortado el pelo, no es que lo tuviera muy largo, pero me molestaba un montón, la peluquera se ha pasado en un par de cms, no me puedo coger ni una pinza, menos mal que me crece rápido. A todo el mundo parece que le ha gustado mi nuevo aspecto, sobre todo a mi chico grande, tengo casi el mismo peinado que cuando nos conocimos y creo que le he hecho feliz con el corte.

Espero que se pasen pronto los mareos y mi estómago vuelva a su sitio y no parezca una lavadora, que lejos está Abril en el calendario!

viernes, 9 de septiembre de 2011

Se acabaron las vacaciones

El resumen de estas vacaciones podría ser la monotonía, aunque el peque y yo hemos disfrutado a diario de la piscina, algo es algo! al final no pudo ser lo de disfrutar de una semanita en la playa como el año pasado. Mi chico grande se presentaba a unas oposiciones y justo los exámenes han sido en estas 3 semanas, nos hemos conformado con un intenso día en la playa con visita a Cabárceno incluida, el espectáculo de aves rapaces merece la pena!.

Esta semana he vuelto a la oficina después de estas 3 semanas de vacaciones, el resumen también podría ser el mismo, monotonía, cuando he llegado me he encontrado unas cuantas cosas que mis compañeros no han podido resolver en mi ausencia y mi jefe, en su línea, ni siquiera me ha dicho "buenos días", lo de preguntarme por las vacaciones, ya sí que me hubiera extrañado sobremanera.

Por tanto, las cosas siguen como estaban...