Mis tesoros

Lilypie Fifth Birthday tickers
Lilypie Kids Birthday tickers

martes, 29 de mayo de 2012

Suegradas

La sesión de suegra de este fin de semana ha dado para unas cuantas anécdotas que a partir de ahora serán "suegradas" creo que voy a tomármelo con humor, ¡pobre! bastante desgracia tiene con ser así, que le vamos a hacer. Tendré paciencia y la despellejaré aquí en el blog, en lugar de a ella directamente.

Había teatro de calle y quedamos el sábado por la tarde para ver una actuación para niños con el mayor, la primera en la frente, tardamos menos nosotros en merendar, arreglar a los 2 niños y bajar a la capi, que ella en alicatarse, ¡en fin! para no variar, nos tocó esperar. Eso sí, salió "divina de la muerte" estrenando sandalias y bolso, que oye, la economía está muy achuchada y su negocio no da para que mi marido pueda trabajar con ellos, pero para ir a la moda, pues parece que sobra.

De camino a la actuación me preguntó sobre como me encontraba e ingenua de mí la empecé a contar la batallita del hematólogo, no sé para que me hice el análisis ni nada, según mi suegra todo se debe a que estoy dando el pecho a la niña, ... para que estudiarán tantos años los médicos,¡digo yo! así que tuve dosis de charla, por cierto, según ella "he cumplido" teniendo dos hijos, ahí conseguí meter baza para decir que yo no tenía que "cumplir" con nadie...y a partir de ese momento, la verdad es que he de reconocer que desconecté, con ella basta con decir de vez en cuando, "claro" o asentir con la cabeza.

Nos habían hecho llamar a los cuñadísimos para quedar, porque "querían ver a la niña" y oye, fue literal, la hizo más caso a mi chiquitina una compi de colegio que me encontré y hacía a lo mejor 20 años que no nos veíamos, que ellos. Obviamente no se quedaron a toda la actuación porque habían quedado.

La actuación fue un tostón y empezó a levantarse un airecillo frio, para colmo de males no nos dimos cuenta de que los yayos nos habían liado y estábamos en la actuación larga, así que se llegó la hora de la toma de la nena y cuando ya me dijo que el chupete me lo comiera yo, me tocó buscar un sitio tranquilo y darla el pecho.

De vuelta para su casa, la peque estaba cada vez más intranquila, al llegar la cambié el pañal y la dí el otro pecho...pero no había manera, ella preparó cena, mis chicos se pusieron a cenar, aunque a cualquier cosa se le llama cenar, un poco de pavo, un poco de queso fresco (que no me gusta) y un poco de sandía (que tampoco me gusta), cogió mi marido a la chiquitina en brazos y me tocó "cenar".

Aquí volví a tener charla de mi suegra, esta vez quería saber que tinte uso, es la 2ª vez que me lo pregunta y me estoy temiendo que en breve me va a pedir que se lo tiña, para lo cual va lista, ¿no tiene una hija? pues eso...lo mejor de todo es que me dijo que "ella tenía menos canas que yo...", no la dije nada, casi me dió penita, porque lo malo es que lo decía tan convencida, al menos el comentario sirvió para echar unas risas con mi marido camino de casa.

El paseo y los cambios de rutinas me costaron no poder cenar a gusto y estar hasta la 1 de la madrugada con la nena en brazos para que se durmiera.

domingo, 27 de mayo de 2012

Gases, masajes y tranquilidad

El tema de los gases con la chiquitina se estaba agudizando rápidamente, pasó de eructar poco, a no eructar en prácticamente ninguna toma y los pedetes cada vez eran menos frecuentes, con lo cual la acumulación de gases en su barriguita pasó factura y empezó el problema de que no hacía caca...la pobre mía se encogía de dolor y no me quedaba más remedio que tenerla cada vez más tiempo en brazos, lo cual además de la angustia al verla sufrir, me producía agujetas, no me dejaba momentos de tranquilidad para nada y todo lo tenía que hacer con una sola mano, ¡estaba agotada!

El pediatra del hospital me recetó 2 medicamentos, uno para los gases y otro para el estreñimiento, pero la verdad, empezar así, con poco más de un mes, como que no me parecía plan. Así que llamé para pedir cita a un osteópata que por lo visto es muy conocido para el tema de los cólicos en lactantes, nos citó para el día siguiente por la tarde. Ese día también tenía la primera parte del curso de masaje para bebés que organizaban en mi Centro de salud, la peque iba a tener doble sesión de masajes.

El curso de masaje para bebés muy interesante, además parece que algo de efecto hizo, porque al llegar a casa mi bebita tenía el pañal lleno hasta arriba, ¡pobre, menudo atranque que tenía! pero aun así seguía encogiéndose y quejándose de su barriguita.

Por la tarde fuimos a la consulta del osteópata, yo tenía bastante confianza en el tema, me lo habían recomendado varias personas cercanas a mí con niños pequeños a los que les había resuelto el problema, pero mi marido no creía para nada en ello. Decir que la peque estuvo encantada de que la tocara la barriguita es poco, cuando terminó y la estábamos cambiando el pañal, se puso a gimotear como diciendo "quiero más, ¿por qué paras?

Hoy, 3 días después mi marido está totalmente convencido de que ha funcionado, la peque no tiene problemas para eructar en todas las tomas y ya no tenemos atasco en el intestino. Es cierto que es caro, pero merece la pena 100%, ahora mi nenita se queda tranquila dormida en el balancín y puedo aprovechar el tiempo entre toma y toma para muchas cosas, cocinar, actualizar el blog a 2 manos...que lo de escribir con ella en brazos, como que no, ¡casi no me lo puedo creer!

Tenemos que volver a finales de esta semana, así que puede ser que aún tengamos más mejoría, porque aún hay veces que hace fuerza con la barriguita.

martes, 22 de mayo de 2012

Soy un caso de estudio

Ayer fuimos al hospital con la nenita para la revisión con el pediatra de neonatos, las noticias fueron fenomenales, la chiquitina está perfecta y ya no tenemos que volver, basta con las revisiones normales en la pediatra del Centro de Salud, eso sí, nos dijo que el tema de los granitos va a durar para rato, que tiene toda la pinta de tener piel atópica, porque la tiene muy finita y cualquier cosa que la roce la va a provocar irritación, en fin, no me sorprende, a mí me pasa lo mismo.

Respecto a mí, me mandó al hematólogo por el tema de los niveles, según me comentó, tras la inyección de Gammaglobulina, habían subido y había que volver a analizarlo. Me fui a pedir cita y me dice la señorita que ese Dr. no pasa consulta...pues oiga, yo que sé... total, que llama y la dicen que si puedo subir a su despacho, voy allá y sale el Dr. con la MIR. 

Resulta que es el hematólogo que lleva durante todo mi embarazo volviéndose loco sobre porqué me siguen subiendo los niveles, o sea, el que le pasaba los resultados primero a la matrona y luego a la gine, parece ser que quería conocerme en persona y no sólo a mi sangre, " es Vd.!" - me dice - "¿le importaría hacerse de nuevo una analítica?" - pues claro que no hombre...ya me da lo mismo un pinchazo más o menos.

Así que el jueves tengo que volver a que me cuenten como va el tema, porque según me confesó la MIR mientras me acompañaba a que me hicieran el análisis para llevarse el tubito con mi sangre personalmente, mi problema con el tema de los anticuerpos del Rh están estudiándolo, porque es muy raro.

Ya me veo apareciendo en una revista médica ... y no me da muy buen rollo, la verdad.

sábado, 19 de mayo de 2012

Desahogándome, otra vez

Ayer una buena amiga me comentó algo que me hizo daño, llevo dándole vueltas y no sé realmente como actuar al respecto. Lo que me contó se refiere a como habla de mí mi suegra, la verdad es que ya hace tiempo que me imaginaba que no me ponía muy bien en su círculo de amistades, pero esta vez ha ido demasiado lejos.

Como se suele decir, el mundo es un pañuelo y la casualidad o el destino ha querido que los padres de esta amiga tengan como amigos a una pareja que conoce por temas laborales a mis suegros, no tienen una relación de amistad y de hecho hacía tiempo que ni se veían, el caso es que se han encontrado en un supermercado y mi suegra les ha dicho entre otras las siguientes lindezas:

.- No les dejo ver a su nieto - sin comentarios, mi suegra cuando hemos ido al parque con el niño ha estado más pendiente del resto de niños que del mío, "mira aquella niña que rica, mira este que mofletes..." y mientras tanto su nieto puede estar estampándose la cara al tirarse de cabeza por el tobogán.
.- No quisimos comer con ellos por San José - embarazada de 8 meses y con diabetes, estaba yo como para comer a las 3 o las 4 de la tarde, horario habitual en su casa, vete tú a saber que menú, pero nada adaptado a mi régimen, eso, si no me tocaba llegar a su casa y cocinar (que no sería la primera vez, ni la segunda...) y encima quedarme sin siesta.
.- Vivimos con mis padres - esto me ha dejado descolocada completamente... mis padres viven en su casa y nosotros en la nuestra. Cualquiera que nos conoce lo sabe.
...

Por contra, no les contó que estaba embarazada, que cuando vamos a su casa no se preocupan de su nieto, que si no estoy yo pendiente de que coma, nadie lo hace, que los fines de semana están "muy ocupados" y sólo pueden venir a ver al niño el domingo casi a las 9 de la noche, que en mi primer embarazo la dio igual mi régimen por la diabetes gestacional y cuando comíamos en su casa no modificaba el menú, con lo cual en este embarazo hemos reducido las comidas en su casa al mínimo, porque tampoco se adapta a los gustos del niño que es muy mal comedor,... para que seguir, como me dijo mi amiga, "no tienes que justificarte, yo sé como es la situación realmente".

En fin, se supone que cuando no tienes confianza con alguien no le cuentas cosas de tu vida, pero parece ser que mi suegra no es como el común de los mortales. Mi amiga sabía esto desde hace tiempo, pero con muy buen criterio, no me lo ha contado mientras estaba embarazada y no ha pasado un tiempo prudencial del parto. Es lo que tiene contar con buenas amigas que te quieren.

La agradezco enormemente que me lo contara, aunque me hiciera sufrir, decir que me resbaló no sería cierto, mi suegra ha criticado delante de mí a nueras de amigos suyos, con lo cual, para mí era obvio que me criticaría a mí delante de otras personas. Lo que realmente me ha dolido es que son mentiras y que se las ha dicho a gente que son "conocidos". 

Decir que no pueden ver al niño, además de no ser cierto, es absurdo, pueden verlo siempre, si no fuera así, que me explique cómo tiene esa colección de fotos, impresionante, pero claro, no vamos a estar a su entera disposición y según les cuadre en su agenda. Los niños tienen unos horarios y unas rutinas y no me parece de recibo tener que dejar la secuencia baño - cena – cuento. para las 21.30h. o más, cuando a esa hora tiene que estar casi en la cama, porque ellos se hayan pasado el día por ahí y no les haya cuadrado pasarse por nuestra casa hasta esa hora.

Cuando me quedé sola con los peques, antes de que viniera mi marido, le di muchas vueltas sobre que hacer al respecto. Plantárselo a mi suegra y pedirla explicaciones no merece la pena, lo negará TODO y encima me hará quedar a mí como una mentirosa, paranoica... en fin, ya me ha pasado con alguna cosa que me ha dicho a mí directamente mucho menos fuerte y que la he rebatido, esa opción no va a traer nada bueno y mucho menos conseguir que deje de hacerlo.

La llamé a mi madre para contárselo, ahora quizá me arrepiento, debería de haber contado hasta 1 millón antes de desahogarme con ella, sobre todo para no hacerla sufrir, no se lo merece y el saber que mi suegra me trata así a mis espaldas, pues es doloroso para ella. Pero siempre ha sido mi consejera y mi paño de lágrimas, como yo para ella, sobre todo desde que soy mamá.

A mi marido he decidido no decírselo, al fin y al cabo es su madre, además como "Don Tranquilidad" que es me diría algo como que seguro que han exagerado, no lo han entendido bien...en resumen, que no haga caso y no me preocupe.

Así que por el momento, una vez más mi blog será mi válvula de escape, el hecho de teclear este post y verlo por escrito, servirá para sacar de mí, o al menos intentarlo, todos los malos sentimientos y las ganas de no volver a hablarla más y de hacer realidad todo lo que ella dice.

viernes, 11 de mayo de 2012

Por fin de paseo!!

El miércoles amaneció un día radiante, sol, calorcito y ni una nube, ¡no me lo podía creer! después de 2 semanas encerradas en casa, así decidí animarme y salir...aunque sólo fuera hasta el súper a coger el pan.

Ya no me acordaba de lo que es salir con un bebé...la cambio el pañal y la visto, que no es cosa de salir en pijama, al cogerla se anima y pide teta, oye, pues la doy, hay producción de sobra, así que lo que quiera mi niña. Cuando termina...otro pañal, ¡qué remedio! termino con ella y empiezo conmigo...a ver q me pongo, porque entre la barriguita que aún tengo y la pechonalidad...tengo pocas alternativas, por fin localizo unos vaqueros que compré cuando acababa de nacer el niño y en los que entro y una camiseta que no me marca mucho la delantera.

Todo esto me había llevado casi una hora, ya no sé si salir o hacer la comida...en fin, decido salir...parezco novata con el carrito y sólo han pasado 5 años, afortunadamente es como montar en bici "que nunca se olvida" y enseguida me manejo bien.

En el súper, como es el de al lado de casa y me conocen, todas quieren ver a mi nenita :-) soy la viva estampa de madre orgullosa, ¡qué guapa!, ¡qué mofletes más ricos! ¡qué bien estás! no parece que hayas tenido a la niña ...ainssss da gusto que te digan esas cosas.

Hemos salido ya todos los días a dar un paseo y he conseguido mejorar el tiempo que tardo en prepararla a la nena y vestirme yo, vamos progresando.

Por las tardes con el niño es un poco más complicado, ahora en lugar de tener mil ojos con el niño tengo que tener 2000, mil para el niño y otros mil para conducir el carrito, que lo de subir y bajar aceras no lo tengo aún muy controlado.

lunes, 7 de mayo de 2012

Ser madre

Parece mentira, pero tengo 5 minutos de tranquilidad en casa, es domingo, mis chicos se han ido a dar una vuelta con la bici y la chiquitina está dormida, he acabado de planchar y recoger la habitación puede esperar un rato...me siento a relajarme con el portátil, a leer blogs y mirar el correo.

La gente ha colgado poesías y canciones dedicadas al día de la madre o fotos de los regalitos hechos con amor de los hijos. He leido en el blog de Elena (Educando a cuatro) una preciosas definiciones de ser madre, me ha gustado y creo que voy a escribir sobre lo que significa, en mi caso, el ser madre.

.- Cantar una y otra vez una nana, con lo mal que yo canto, para lograr dormir a mis hijos, primero con el niño y ahora repitiendo con la nena.

.- Tener una paciencia que no creía posible, para conseguir que mi niño coma o que se le pase un berrinche o que la niña se quede dormida.

.- Estar pendiente siempre del móvil cuando no estoy con alguno de mis dos hijos. Ahora entiendo a mi madre cuando yo salía de excursión, un niño ve la diversión, una madre ve los peligros.

.- Cocinar platos fantásticos para que mi niño se anime a comer: tigre con tomate (pechuga de pollo) o dragón relleno (calamar).

.- Tener habilidades insospechadas: dar de comer al niño con una mano, mientras que en el otro brazo tengo a la pequeñina cogida al pecho.

.-  Hacer planes por y para niños para el fin de semana.

.- Hacer manualidades para el cole o improvisar un disfraz en el último momento.

.- Llegar a casa agotada del trabajo y sin ganas más que de pillar la cama y sin embargo hacer de cena para el peque una tortilla con cara sonriente, pelo de zanahoria rallada y orejas de pan.

.- Tener en el bolso siempre algo con lo que entretener al niño, además de toallitas, piruletas, la barrita para los chichones y muchas cosas más que antes nunca habría ni imaginado.

...

Son tantas las cosas en las que me ha cambiado la vida el hecho de ser madre, tantos los miedos que voy acumulando. Cuando nacen y son pequeñines, sobre su salud, sus necesidades y sus cuidados, y a medida que van creciendo, más miedos, al dejarlo en el cole, la primera excursión, ... No quiero imaginar cuando quiera ir sólo al cole o con sus amigos...sólo de pensarlo me agobio. 

Ser madre es un trabajo exigente y absorbente, para toda la vida, con disponibilidad 7 x 24, pero que merece tanto la pena!! Esos besos pringosos, esos abrazos con las manos llenas de plastilina, esas lágrimas que se consuelan con un mimo o esas heridas que se curan con un beso y un "cura sana, si no se cura hoy se curará mañana".

sábado, 5 de mayo de 2012

Segunda maternidad, otros miedos

Una de las primeras cosas que me dijo la ginecóloga fue que no comparara mi segundo embarazo con el primero, que cada uno era diferente. En ese momento, aún no sabía hasta que punto iba a ser diferente mi segundo embarazo. Sin embargo, todo el mundo te dice que con el segundo hijo ya tienes "experiencia", no eres novata y se supone que todo es más fácil.

No sé si mis sentimientos y sensaciones serían diferentes si todo hubiera sido normal, pero lo cierto es que con mi chiquitina tengo unos miedos y unas inseguridades diferentes a las que tuve con mi niño. Con él tenía miedo de no saber hacerlo bien como madre, de no alimentarlo bien, de que se me cayera, de hacerle daño al bañarlo...ahora con la chiquitina mis miedos se refieren a que la pase algo que haga que tengan que volver a ingresarla, a que la suba la bilirrubina, a que pille un catarro, a que su hermano en un arranque de "amor fraternal" la pueda hacer daño...

La pediatra me tranquilizó, no está amarilla, a pesar de que a mí me parece que aún no está sonrosada, ha cogido mucho peso, de hecho la pesó dos veces, porque en estos 15 días desde que salimos del hospital ha cogido 750 grs. y ha crecido 2 cms. y sin un sólo biberón! 

Pero yo estoy paranoica con que alguien la pegue un virus, una gripe..., además con este tiempo entre el frio y que a la que te descuidas cae un chaparrón, no me atrevo a salir aún de paseo con ella y la verdad es que estoy empezando a acusar el estar encerrada entre cuatro paredes.

Estoy en "modo mamá" las 24 horas del día, dedicada a las necesidades alimenticias de mi niña y las necesidades de mimos de mi niño y creo que me estoy agotando, quiero hacerlo todo, como siempre, "nadie lo hace como yo". Necesito airearme, ver a mis amigas, cotorrear... necesito SOL.

Quizá también influye en mi estado de ánimo que aunque ya se me han caido los puntos, me sigue doliendo un montón la cicatriz, tengo que tener cuidado al sentarme y aún me da miedo coger el coche...todavía no soy yo.

martes, 1 de mayo de 2012

De canguros y vacas

A mi niño le está costando adaptarse a no ser el centro de atención con la llegada de su hermana, está pendiente de la niña, si llora nos dice que la cantemos o que la dé de comer, pero en sus actividades diarias, todo es - NO - no quier vestirse, no quiere comer, ... he tenido que volver a darle de comer y el otro día se metió en la cunita, menos mal que no estaba la niña acostada, me dijo que él también era pequeño.

Me dió penita, ¡pobre mi niño!, creía que siendo pequeño iba a tener más atenciones. Le convencí para que me ayudara a hacer la cena e hicimos juntos una pizza, le expliqué que ser mayor tenía muchas ventajas, había salido al parque con papá, iba a ir de excursión a la granja-escuela en pocos días, podía ayudar a mamá en la cocina...mientras que la chiquitina lo único que hacía era mamar y dormir en su cunita, "un rollo". Creo que le convencí, pues cenó él solito y en un tiempo más que razonable.

Parece que la paciencia que estamos teniendo todos con él y mis atenciones extra están surtiendo efecto y poco a poco va volviendo a ser él. Ayer nos hizo sonreir a todos con otra de sus ocurrencias, cuando estaba embarazada decía que mamá era como un canguro que llevaba a la hermanita en la barriga, ahora lo que se le ha ocurrido es que soy una vaca que fabrico leche para la nenita, así que su papá es un toro y él un ternero.