Mis tesoros

Lilypie Fifth Birthday tickers
Lilypie Kids Birthday tickers

jueves, 26 de julio de 2012

Disfrutando de las cosas sencillas

El sábado fue un día diferente, fuera de la rutina, fuimos a pasar el día al pueblo de unos amigos de mis padres, Valderrábano, es un pueblo pequeñito de la provincia de Palencia, cerca de Saldaña, tiene una zona de fuentes naturales habilitada con mesas, donde comimos a la sombra de un roble y disfrutamos de una temperatura muy agradable.

Casi se me había olvidado lo rica que sabe la tortilla de patata comida en el campo en buena compañía, mi niño se sentó entre mis padres y por primera vez en muchos días disfruté de una comida tranquila y relajada sin tener que levantarme para conseguir que estuviera sentado a la mesa.

Los amigos de mis padres no tienen nietos y tratan a mis hijos como si lo fueran, así que el niño estaba en su salsa, no necesitaba llamar la atención, la tenía total y absolutamente, comió un montón, corrió un montón y descubrió maravillado como aparecía una máquina en una tierra cercana y cosechaba el trigo. La pena para el niño fue no llevar bañador y toalla para haber disfrutado de un baño. De todas formas acabó mojado, mientras disfrutábamos de una charla relajada tumbados a la sombra, mis chicos se fueron a explorar y se mojaron los pies y los calcetines, no problem! siempre salgo con una mochila con un cambio completo de ropa, si hay algo de agua en las cercanías mi hijo la localiza y acaba calado.

Esta vez el viaje en coche con la nena fue un poco más tranquilo, también lloró, pero conseguí calmarla y que se durmiera con el chupete, poco a poco parece que va aceptando ir sentada en el Grupo 0, todo lo contrario que su hermano, mi niño desde el principio ha ido feliz en el coche, no he necesitado nada para entretenerle, como mucho una bolsa de gusanitos, cuando ya llevábamos más de dos horas en el coche, así que este verano está descartado hacer un viaje largo, que se le va a hacer.

lunes, 16 de julio de 2012

Pof

Sí, "pof" es mi estado de ánimo de hoy, teníamos la revisión de los tres meses de la nena, cuando he salido de la consulta del pediatra estaba a punto de echarme a llorar, no sé, de rabia, de impotencia...me ha hecho sentir mal, como si no estuviera cuidando bien a mi hija, como si no la estuviera alimentando bien por darle "sólo pecho" como dice él.

Hoy he echado de menos a la pediatra que teníamos antes, que me decía que lo importante era ver al bebé feliz, sano  y tranquilo, que me olvidara de números y percentiles, este hombre lo primero que ha hecho ha sido sacar la tabla dichosa de los percentiles. Según él, el medio Kg. que ha cogido mi niña en el último mes es poco, me toca volver a la consulta a pesarla la semana que viene, me ha dicho que "o coge peso o empezamos a ayudarle con el biberón" - he tratado de razonar con él, pero vamos a ver, si mi niña en algunas tomas no quiere tomar "segundo plato" como digo yo, o sea, que tomando un pecho se queda satisfecha y adormilada, ¿que le hace pensar que va a querer tomar más cantidad de un biberón? 

Mi niña está feliz, sonrie un montón en cuanto la haces cuatro monadas, incluso cuando la estaba auscultando, ella estaba riendo. Cierto que no está pepona, pero la verdad, yo no la veo delgada, menuda papada que tiene, duerme un montón, si tuviera hambre, digo yo que lloraría, no?

No sé que hacer, cuando no quiere tomar más pecho a veces la pongo e insisto a ver si toma más y la pobre llora y se enfada...no quiero hacerla sufrir, ¿por qué voy a tener que obligarla a comer? El enfermero que es un encanto de hombre me ha dicho que pruebe a prepararla un poco de bibe una de esas veces que ya no quiere más, a ver que pasa, si se lo toma o no.

Por si fuera poco, el mayor cada vez come peor, no hay manera de que se esté quieto a la mesa, no consigo comer sentada tranquila, mi marido dice que le deje, que si no quiere comer, que no coma, pero no estoy de acuerdo, así que me armo de paciencia y me levanto para volver a sentarle a la mesa, le doy de comer, me desespero ... tampoco quiere hacer las hojitas de deberes que preparó su profesora, son unas pocas fichas a modo de recordatorio, con  dibujos para colorear, letras y números. De leer ya ni hablamos, como sigamos así se le olvida lo que ha aprendido este curso.

Creo que el verano me está superando.

miércoles, 11 de julio de 2012

Agobios varios

Sin darme cuenta la nena está a punto de cumplir tres meses, se me han pasado volando, la semana que viene tengo cita con el pediatra para la revisión y las vacunas, a ver si ya se ha encontrado a sí mismo en la consulta y esta vez está menos empanado. Estoy un poco preocupada, la chiquitina lleva unos días comiendo poco y metiéndose el puño en la boca, la otra noche no había manera de que se durmiera, lloraba la pobre y se mordía el puño, al final me puse un par de gotitas de Apiretal (o sea, paracetamol para bebés) en el dedo y la froté la encía de abajo, se tranquilizó y al poquito se quedó dormida. Conclusión, me temo que la están ya empezando a salir los dientes, aunque me parece demasiado pronto. A ver que le parece al pediatra.

Por fin mi jefe me confirmó las vacaciones, me reincorporo el 28/Agosto y no llevaremos a la nenita a la guardería hasta Septiembre, esos días como aún tengo horario de verano, por la mañana se queda con mi madre y por la tarde conmigo. Mientras tanto, no sé si he sido tonta o lista y voy a encargarme de resolver ciertas incidencias desde casa durante las vacaciones del compañero que se ocupa de mis marrones durante mi baja, es decir, voy a trabajar desde casa sin estar trabajando... creo que es una decisión acertada, no me supone mucho tiempo al día al ser únicamente por la mañana y puedo ocuparme sin problemas de la nena. 

Básicamente es una manera de "hacer méritos" porque estoy bastante preocupada por mi vuelta al trabajo, mi empresa está perdiendo contratos de soporte, que constituían la mayor parte de las tareas de mi jornada laboral, así que no sé a que me voy a dedicar cuando me reincorpore a la oficina. No quiero pensarlo y empezarle a dar vueltas y vueltas porque me agobio.

Ahora estoy preparando la celebración del bautizo de la nena, con la ayuda de una de mis mejores amigas que va a ser la madrina de mi niña, estoy haciendo unas tarjetas a modo de recordatorio donde pondré una foto con los dos, creo que es una forma de que el mayor no se sienta excluido y además me hace más ilusión hacerles la foto juntos. Tengo cita en el fotógrafo, para tener una foto profesional, he quedado lo más cerca posible del bautizo para que la niña esté más grande, a ver si le ponemos los pendientes, que cuando fuimos el mes pasado a la farmacia nos dijeron que todavía no, porque tenía el lóbulo de la oreja muy pegadito al cuello. 

El "problema" es que ayer al mayor se le ha empezado a mover uno de los dientes de abajo, mi madre quiere que les haga la foto antes de que se le caiga :-D para mí no es un problema, que salga sin el diente, me parece hasta gracioso, pero fue un golpe de realidad...mi niño se está haciendo mayor y se me está pasando demasiado rápido.

También tengo reservado el catering, por una vez voy a tener que agradecerle algo a mi suegra, puesto que lo vamos a celebrar en el jardín de su casita de campo, en plan familiar, no me gustan las multitudes y así además evito que invite a media ciudad.

Resumiendo, se me está pasando el verano en un suspiro, entre dar la teta, responder correos del trabajo y poco más.