Mis tesoros

Lilypie Fifth Birthday tickers
Lilypie Kids Birthday tickers

miércoles, 3 de octubre de 2012

Octubre: cambios en el horizonte

Parece que a este paso no vamos a coger rutina nunca y andamos todos descolocados. En Octubre el niño ya tenía el horario normal en el cole y empezaba las extraescolares, lunes y miércoles fútbol, martes y jueves inglés, como mi chico grande volvía a estar en el paro, se encargaría él de llevar y recoger al niño, mientras que yo me encargaba de recoger a la nena en la guardería al mediodía, darla pecho y ya mis padres se ocupaban de la chiquitina por la tarde, que por ahora la campeona en darla el bibe es mi madre, ¡bendita Tatá!

Pero vamos a tener que recolocar todo, me cambian de proyecto, aunque no del todo...en la empresa donde trabajo siempre he sido un comodín, que necesitan a alguien que vaya externalizada a una empresa, pues allá que voy, que el cliente está encantado y quiere que asumamos más competencias, pues hala! me ponen de pseudojefa y tengo a cuatro personas a mi cargo, que necesitan un consultor para otro proyecto que no tiene nada que ver con lo que he hecho, pues me pongo a aprender un montón de cosas...

Ahora tras mi vuelta de la baja maternal me han preguntado si podría sustituir a una compañera que está de baja maternal en otro proyecto, en otra oficina, con otro horario y "of course" con algo totalmente distinto a lo que he hecho en mi carrera profesional.

La verdad es que merece la pena, voy a poder tener al menos 3 tardes libres a la semana para disfrutar y cuidar de mis hijos, sin abusar tanto de mis padres, pero tenemos que reorganizarnos, al principio me habían propuesto ir más temprano y salir antes, pero he preferido entrar a la hora de siempre, aunque ello implique que voy a salir más tarde a la hora de comer, porque sino mi niño iría sin desayunar al cole, no hay manera de que padre e hijo se entiendan con esto de las comidas. Al menos a la hora de comer, están mis padres en nuestra casa y pueden mediar un poco entre los dos, o más que mediar, mi madre se ocupará del tema comida hasta que yo llegue.

En la parte familiar por tanto tengo las cosas más o menos controladas, pero en la parte profesional estoy "acongojada", estuve en una sesión de formación y llegué a casa pensando que en menudo berenjenal me había metido...nunca me ha importado aprender cosas nuevas, de hecho, para "aprovechar" el tiempo de siesta de mis hijos me he apuntado a un curso on-line de programación en un lenguaje que no controlo...que no tengo arreglo, ya lo sé...pero esta vez me siento un poco "superada". A ver que sale de todo esto.

Aún me quedan unos días, hasta el 15/octubre no me incorporo, creo que precisamente eso es lo que llevo peor, la espera...además entre medias están mi cumpleaños y los dos sábados en que mi hada madrina está de vacaciones y no me va a dejar la casa reluciente y sin polvo.