Mis tesoros

Lilypie Fifth Birthday tickers
Lilypie Kids Birthday tickers

martes, 26 de marzo de 2013

Sueño, ojeras y ganas de llorar

El título define mi estado de ánimo, hoy ya voy por el tercer café para poder mantener los ojos abiertos y tener una mínima concentración en el trabajo.

Esta noche hemos tenido una juerga en casa ... toses y fiebre por partida doble, y ya puestos, la nena se ha animado del todo y me ha vomitado encima, ¡un no parar! eran casi las seis de la mañana cuando me dormía.

Estoy física y mentalmente agotada, entre las pocas y discontinuas horas de sueño, que la nena ha encadenado una bronquitis, unas anginas y que cuando parecía que comía un poquito la ha pegado su hermano la tos... una tos que ha pillado al beber agua de la botella de su amigo, que estaba malo, cuando me enteré casi los estrangulo a los dos, al pequeño por pequeño y al grande por grande...  mi chico grande está últimamente en otro planeta, el estar en casa le está agriando el carácter y yo "doblo turno", cuando llego de trabajar, lo más que está hecho en casa es puesto el lavavajillas, ¡no puedo más!

Espero poder recuperarme un poco estos pocos días de vacaciones, quizá también influye que ODIO LA LLUVIA, el llevar tantos días sin ver un rayito de sol, me tiene minado el ánimo, el no poder salir a dar una vuelta porque la nena está mala, el haberme perdido mi tarde de amigas, cuando vino mi amiga, la que vive en París...

Necesito dormir...necesito llorar... 

En fin, me he acabado el café ... me he desahogado un poquito... ahora a ver si me cunde la tarde en la oficina y a ver que me encuentro cuando llegue a casa...

miércoles, 13 de marzo de 2013

Sin darnos cuenta


Hoy los astros se han conjuntado de tal manera que antes de irme a trabajar por la tarde mis dos hijos habían terminado de comer, mi madre tenía cosas que hacer, así que mi padre hoy se iba a quedar en nuestra casa con la peque, mientras papá llevaba al mayor a fútbol.

Estaba lavándome los dientes con mi niño y hemos oído como mi padre la decía a la niña: "¡mira que niña más guapa!" - mi niño me ha mirado y me ha dicho todo serio: "a mí no me dicen esas cosas".

Se me ha caído el alma a los pies, le he dicho que claro que se las decimos, que la niña es chiquitina ... en cuanto he terminado he ido a la cocina para comentárselo a mi madre antes de que se fuera. Ella que siempre está al quite, ha ido al salón y le ha estado haciendo mimos al niño diciéndole lo guapo que era y lo mayor que se estaba haciendo.

Cuantas veces habrá pasado algo similar y mi niño no me ha tenido cerca para hacérmelo notar. Siempre decimos que no tiene celos de su hermana, pero obviamente su mundo se lo hemos vuelto del revés y con comentarios inocentes, sin darnos cuenta, le hacemos daño. Qué frágil es la autoestima de un niño.

lunes, 11 de marzo de 2013

La hora de contar

Hoy el mayor estaba muy hablador a la hora de la comida y gracias a eso, nos hemos enterado que los lunes en el cole tienen "la hora de contar", cada uno cuenta lo que ha hecho el fin de semana, mi madre muy aguda como siempre, le ha preguntado si la señorita también contaba lo que había hecho, "no, ella no" ha contestado mi niño sin darle mayor importancia. 

Nos hemos cruzado una mirada todos pensando "¡qué contará este niño!". Sobre todo teniendo en cuenta que en casa prácticamente nunca cuenta casi nada, para muestra, estamos en marzo y nos acabamos de enterar de esto.

No le veo la utilidad a esta actividad en el cole, la verdad, habrá niños que hagan muchas cosas, con una vida social muy activa y otros que no, nosotros ahora con el fútbol tenemos los fines de semana más o menos organizados,  pero últimamente al estar la nena mala con muchos mocos, pues nuestras salidas se han reducido al máximo, de hecho para ir al fútbol los dos con el niño, mis padres vienen a nuestra casa a quedarse con la pequeña.

Me parece una forma poco ortodoxa por parte de la señorita de enterarse de la organización de las familias, no sé, igual estoy un poco susceptible, pero no me ha gustado, yo durante la semana no puedo limpiar, organizar, planchar...así que no me queda más remedio que dedicar unas horas del fin de semana a las ingratas tareas del hogar, mientras que las mamás que están en casa toda la semana, tienen tiempo de sobra para hacerlo durante los días de diario. Otros papás o mamás tendrán que trabajar el fin de semana...no sé...creo que deberían emplear ese tiempo de clase en otras cosas.


miércoles, 6 de marzo de 2013

Cosas de papá

Desde que papá no tiene trabajo, por las tardes se encarga del niño, actividasdes extraescolares y deberes, pero generalmente de la niña se ocupa mi madre, unas veces se la lleva y otras veces se quedan en nuestra casa, porque con estos frios y que la pobrina ha estado pachucha no es cosa de andar sacándola de casa.

El caso es que ayer, mi madre tenía cosas que hacer y se quedaron los dos niños con el papi.

Yo estoy trabajando en la oficina, a media tarde, recibo un mensaje por gtalk del papi: "¿Por qué llora la niña?", me quedo en stand-by....vamos a ver, ¡yo que sé!!! no estoy ahí, aunque daría lo que fuera en estos momentos por un teletransportador instantaneo :-( mi nena está llorando y yo sin poder hacer nada.

Al cabo de un momento continua el gtalk ... "la he cambiado el pañal, la he puesto cremita, la he dado agua, la he puesto los dibus..., pero en cuanto me voy a la cocina, sigue llorando, sólo quiere estar en brazos" ... bueno, pienso...es lo de siempre, la nena en cuanto se despierta de su siesta no quiere estar sola y no la apetece jugar en su parque, menudo susto me he llevado por nada...mi respuesta por gtalk: "Pues tenla en brazos cariño ... recoger la cocina puede esperar".