Mis tesoros

Lilypie Fifth Birthday tickers
Lilypie Kids Birthday tickers

miércoles, 24 de abril de 2013

El partido del año: mamás vs niños

La semana pasó sin pena ni gloria, a parte de que la nena estuvo con conjuntivitis y algo de mocos y que comió peor si cabe...bueno, más bien, se dedicó a descomer, porque vomitó casi todas las veces que la dimos puré, en fin, para olvidar el tema comidas.

El fin de semana fue más o menos tranquilo, el sábado fuimos de compras, que el niño no tenía casi nada que ponerse de verano y esta pobre mamá no cabe en sus camisas para ir a la oficina. Y el domingo, a disfrutar del solillo, paseo tranquilo y parque.

Lo complicado estaba por llegar, la habíamos puesto las vacunas del año y el enfermerto nos avisó que a los 7 días aproximadamente la harían reacción y tendría fiebre, dicho y hecho, el lunes por la tarde empezó a subirla y ayer lo pasó fatal la pobrina mía. Si a eso le juntamos que en el equipo de futbol del niño habían organizado aprovechando el día de fiesta (por el día de Villalar) un partido, mamás vs niños, con una comida posterior ... pues la verdad, el día de fiesta se presentaba intenso.

Esto de que todo haya que hacerlo en manada no me acaba de convencer, pero bueno, a lo del partido me pareció que TENÍA que ir, pero ya la comida, como que no, lo de comer con mis hijos ya es bastante complicado en casa, con toda la logística, que si tomate frio o mahonesa o pimientos, para aderezar según haya de comida con el niño y dibus, cromitos y juguetitos varios para entretener a la nena y que no se entere de que está abriendo la boca, no soy tan valiente como para sacarlos de casa para comer, ¡aún no! además la nena con la fiebre no estaba para pasar el día fuera de casa, se quedó con papi, dormidita en sus brazos.

Como el último chandal que me compré se quedó en casa de mis padres, lo confieso, no soy mucho de hacer deporte.... me puse para la ocasión unas mayas negras, una camiseta negra que no dejara ver la tripilla que me ha quedado y un polar. 

Llegamos y el entrenador estaba colocando a niños y mamás, se decidió que cada mamá ocupara el puesto homólogo  de su hijo, nada de calentar, empezamos ¡así a lo loco! entre los niños estaban los que tenían miedo de atacar o de meter la pierna por el balón, no sé si por miedo a hacer daño a su mamá y los que como el mío estaban más motivados que nunca. Las mamás empezamos con mucho ánimo, pero al cabo de un par de carreras ya no podíamos ni con el alma, ¡cómo corren estos niños! 

Ni que decir tiene que nos ganaron, entre nuestra escasa puntería y que la portera tenía demasiado buen corazón y cuando la lanzó un penalti su hijo, no se lo paró, quedamos 3-2, que no está nada mal.

Los papás hicieron fotos y se sorprendieron, creo que nos creían más patosas. Lo pasé muy bien, con ganas de repetir, a lo mejor hasta me convencen para animarnos a la comida la próxima vez... ¡nada que ver con la tarde amarga que pasé en el parque de bolas! 

Mi madre dice que no voy a dejar de sorprenderla de lo que soy capaz de hacer por mis hijos: "tú jugando un partido de fútbol...me lo dicen y hubiera dicho que tú no jugabas" - me dijo. La verdad es que no me lo había planteado, sí, supongo que por mis dos trocitos de corazón soy capaz de cualquier cosa, hasta de jugar al fútbol.

martes, 16 de abril de 2013

Sobreviviendo al fin de semana

El lunes cuando sonó el despertador hubiera necesitado otro fin de semana para recuperarme del fin de semana, recopilando...

Lo del cumpleaños comunitario en el parque de bolas un asco, llegué a casa con la cabeza como un bombo...menos mal que fue la mamá de su amiguísimo y tuve con quien pasar la tarde, que sino, la mayor parte de las mamás directamente me ignoraron, afortunadamente no todas. A mi niño le pegaron 2 veces...y las 2 veces vino una de sus compañeras de clase gritando..."a xxx le han pegado y está llorando!!!" hasta le sangró el labio...la dije la mamá de su amigo que me cuidara un momento a la niña y fui a cogerle y  consolarle, una monitora le llevó un hielo con una servilleta, hablé con ellas y las comenté que había un par de niños que la tienen tomada con él, que por favor estuvieran atentas y ya tuvimos una tarde tranquila.

Lo que más rabia me dió es que los papás que estaban a mi lado no dijeron ni media palabra, creo que no voy a ir al siguiente que organicen y me ahorro el mal rato, quedamos con su amigo y vamos otro día en plan tranquilo y listo. Para colmo, como a los papás de uno de los niños se les olvidó el regalo, pues no les dimos regalo a ninguno...o sea, una chapuza.


El sábado salimos por la mañaana y por la tarde la verdad es que pensábamos salir un ratillo, antes de la merienda del cumpleños de la nena...pero mis suegros se presentaron como a las 20.30h. cuando yo había convocado al personal "sobre las 6", sobran las palabras, no? un cumpleaños de una bebita de un año y se presentan casi cuando yo había pensado empezar a decir a la gente que fin de la fiesta.
La excusa es que "están de mudanza", ya la dije a mi suegra...esto lo sabías desde hace un mes, es una falta de educación la falta de puntualidad, todos esperando por ellos, hasta mis cuñados llegaron antes y eso que ella venía de un evento en Burgos. Al menos la compraron los zapatitos que yo quería de Pabloski, preciosos.
El domingo fuimos todos al partido del niño por la mañana, pero como no hay dos sin tres, y yo había hecho planes de echarme una buena siesta el domingo, pues no, no hubo siesta, el domingo la tuve con la familia de mi padre.
Mi padre se salió a media misa para "ir a sustituir a mi tío" que estaba en el hospital o sea, que se fue como a las 2 o así, sin comer ni nada. Cuando llegamos a casa, le llamé a mi tío, me cogió su mujer, que es maja y está de su familia política más o menos tan harta como nosotros, porque las hermanas les tienen a los dos hermanos de criados, resulta que su hermano le había dicho que fuera sobre las 3, que comiera y fuera para irse él a comer, pero mi padre q es así, pues se fue pronto ...
Así que llamé a las hermanas de mi padre, la pequeña no me cogió, creo que estaría trabajando, porque trabaja en una residencia de ancianos de la Junta y llamé a la monja, para que me explicara que hacía mi padre en el hospital sin comer y sin tomarse las pastillas del corazón, cuidando a una señora que dice que es su madre, a ver q estaba haciendo ella..., como son como son, no quieren gastarse ni un duro en contratar a nadie para pasar las noches, así que la monja está por la noche y por el día les enmarrona a mi padre y a su hermano... y la otra "como está trabajando"...que además tiene delito, porque es a la que la señora la ha atendido la casa y las niñas!! que me gustaría saber a mí que están haciendo sus nietas, que no la van a cuidar...cada una de ellas se ha ido a trabajar a una punta del país, ah! y antes de la crisis!! a mí eso me parece querer estar cuanto más lejos mejor de la casa de papá y mamá...vamos, que muy a gusto no debían estar!
En fin, encima me colgó...pero la dije las cosas claritas, la volví a llamar, a la 2ª me cogió y me dijo que qué quería... la dije que yo la había hecho una pregunta correcta y educadamente y ella no me había respondido que quería que me respondiera, se fue por los cerros de  úbeda y volvió a colgar, total, que en un arranque de mal humor, me dediqué a llamar hasta que desconectó el tfno, a ver si cree que la única que puede molestar es ella, si mi padre no la hace ver lo feo de su conducta yo sí, y como me siga buscando me va a encontrar, ¡jolín con la esposa de Dios, como derrocha caridad cristina!
A mi padre le dije en un tono muy comedido que si su conciencia le pedía ir a ver a "esa señora" que me parece bien, pero una cosa es ir a verla y otra muy diferente es ir sin comer, además últimamente el único que consigue que coma la princesa es mi padre, mi madre o yo la damos la cucharada y él la tiene embobada y no se entera de que está comiendo, me dió una rabia que me dejara tirada con la niña y se fuera con ella.................... le dije que me había dejado claras sus prioridades y creo que eso le hizo pensar.
Vino a mi casa a comer a las 5 de la tarde, porque mi madre se había quedado con nosotros, para ver si entre todos conseguíamos que comiera algo, así que ni siesta ni nada... porque luego ya nos fuimos al parque a disfrutar del solillo y del buen tiempo, la montamos en el columpio, vaya lo que la gustó!.
Pero tanta calle no la ha debido de sentar bien, porque ahora está con conjuntivitis, pobre mía!  hemos estado esta mañana en el pediatra, es absolutamente encantador, como teníamos la revisión del año el jueves, me dijo que para no hacernos volver, que la miraba ya todo y el enfermero la puso las vacunas...que en una semana la darán fiebre, en fin! toca el martes que viene que es el día de Villalar y es festivo.
Para ese día ya nos están haciendo planes, vía grupo de whasapp, por supuesto!... ahora los que quieren ir en manada son los papás del equipo de fútbol, quieren organizar un partidillo y que hagamos una comida en el campo...miedo me da!!! al partido sin problemas, pero lo de la comida, no estamos por la labor.

¿La gente no tiene amigos, ni familia, que tiene que hacer planes con extraños para pasar en compañía los días de fiesta?

PS: Por fin he sacado un minuto para cambiar un poco el look al blog, que estaba hecho un asquito, como dice el refrán: "en casa del herrero...cuchillo de palo", tampoco he tenido mucho tiempo para hacer maravillas, pero se ve chulo, no? ¡el azul es mi color favorito!

jueves, 11 de abril de 2013

Cumpleaños comunitario

Muy a mi pesar vamos a participar en la celebración del cumpleaños comunitario con los de la clase de mi niño, sí, yo que siempre he odiado lo de hacer las cosas en manada, he caido... mañana es el "gran día", me tocará ir a un parque de bolas, aguantar a las mamás (y supongo que papás) de todos los niños de la clase, que oye, con unos te llevas bien, con otros mal y con otros simplemente ni te llevas, porque probablemente será la primera y quizá la última que nos veamos.

Se celebran los cumpleaños de todos los niños nacidos en el 1er trimestre, o sea entre Enero y Marzo, entre los cuales está el peque. Las razones para aceptar han sido principalmente pensando en el niño, no iba a ser el único de clase en no recibir la invitación y en no ir, así que esta madre ha claudicado...

La verdad es que han sido tres meses de agobiarme y desagobiarme a partes iguales, de estar hasta las narices del grupo de Whasapp que una de las madres creó a tal efecto para las madres de los cumpleañeros, que había que distinguirlo del otro grupo de la clase... según mi marido, las hay que hacen un grupo de Whaspp hasta para ir al baño ;-) y cuando ya pensaba que se habían olvidado del tema, resulta que una nos salió aplicada y lo tenía todo ya resuelto.

En fin, por un lado mejor, porque yo no tengo ni tiempo, ni energía, ni mucho menos ganas de andar comparando sitios, menús de merienda, precios, ... así que mañana por la tarde sacrificaré mi preciada tarde de viernes, de siesta y tranquilidad para ir al parque de bolas a "pasar una gran tarde" como ha escrito una mamá en el Whasapp, ni que decir tiene que mi concepto de "pasar una gran tarde" es total y absolutamente distinto del suyo.

Me han dicho que no hay escaleras, así que como el papi tiene obligaciones y no puede ir, voy a llevarme a la chiquitina, que oye...me puede servir de excusa perfecta para huir en un momento de desesperación.

Lo que más me fastidia es que como celebramos el primer cumple de la nena el sábado, pues me va a tocar hacer todos los preparativos el sábado por la mañana, cuando podía haber hecho parte el viernes por la tarde.

¡Espero sobrevivir a tantas emociones este fin de semana!

lunes, 8 de abril de 2013

A punto de estallar

Cuando parecía que la calma volvía a reinar en nuestro hogar, los virus habían sido desterrados y las vacaciones de los peques tocaban a su fin, cuando estaba a punto de empezar la semana con la vuelta a la rutina, las prisas para no llegar tarde y el desayuno eterno del niño, ¡cayó la bomba!

El domingo volvíamos a casa para comer y mi padre apareció de repente todo acelerado, que había llamado su cuñado, que su madre no cogía el tfno, ni abría la puerta y que ellos no podían abrir tampoco...que se marchaba corriendo, que le venía a recoger mi hermano con la herramienta para desatrancar la puerta. Mi marido no salía de su asombro, no entendía que llamaran a mi padre, en lugar de a un cerrajero y al 112 o a la policía, la explicación es fácil, demasiado fácil, mi padre no les va a cobrar dinero y si se rompe la cerradura se encarga de poner otra, un cerrajero y encima en domingo cuesta una pasta.

Un inciso, aclarar que a la madre de mi padre no la considero mi abuela desde el día en que cuando a mi padre le quemaron su empresa, le echaron encima la culpa de las casas ilegales que se quemaron al lado y a punto estuvieron de meterlo en la cárcel por responsabilidad civil, (afortunadamente el juez estableció que "no había riesgo de fuga"), ella y su marido dijeron que "no querían problemas" y les dio igual la suerte que corriera su hijo, que en aquel momento tenía 2 niños pequeños, mi hermano y yo. Aquellos días se grabaron en mi memoria de niña de 12 años y no se han borrado, desgraciadamente puedo relatar hasta conversaciones palabra por palabra y aunque trataron de mantenerme al margen, no lo consiguieron del todo. Igual trato recibimos por parte de sus dos hermanas, una de ellas para más inri, monja, ¡que menuda caridad cristiana la que se gasta la susodicha!

Años más tarde, hace unos 20 aproximadamente, el banco nos jugó una mala pasada y a cuenta de los créditos con los que salimos adelante de toda aquella desgracia a punto estuvimos de perder nuestra casa, mis abuelos, ya nada podían darnos, puesto que hasta su casa le dieron a mi madre, una vez más buenos amigos de mis padres estuvieron al quite. Yo en mis inocentes 16, casi 17 años decidí ir a ver a los padres de mi padre, a darles la oportunidad de ayudarnos, no podía creerme que se mantuvieran al margen por elección propia. De camino a su casa soñaba con volver con un cheque en la mano con el que arreglar los problemas de mis padres, ¡ilusa de mí!

La historia se repitió, esta vez siendo yo la protagonista, ellos no querían problemas, eran mayores...y ya estaban mis abuelos para ayudarnos, además "le hemos dejado dinero a tu tío para comprarse el piso nuevo" esa fue la respuesta que salió de labios de ella ... o sea, que para que el hermano pequeño se comprara un piso nuevo en el centro sí eran sus padres y para levantar el negocio de mi padre tras una desgracia no lo eran. Salí de allí, dolida, humillada...y resuelta a borrarlos de mi vida. Nadie se enteró de esta visita, yo no se lo conté hasta pasados muchos años a mi madre, ella por su parte no sé si se lo contó a alguna de las hermanas de mi padre, pero lo que sí sé es que nadie de esa familia se preocupó de si seguíamos teniendo un techo sobre nuestras cabezas.

Desafortunadamente en estos años no he conseguido olvidarme de ellos, o más bien no me han dejado hacerlo, mi padre los perdonó, volvió a visitarlos y a tener cierto tipo de relación, la situación había cambiado, nosotros ya no los necesitábamos y ellos a él sí, periodicamente llamaban para pedir ayuda, que los lleve al médico, que sus otros hijos estaban ocupados. Eso sí, no supe de ellos cuando a mi padre hubo que operarle del corazón o cuando mi hermano estuvo a punto de quedarse tetrapléjico, (eso ya lo conté aquí), ahí no eran familia... hasta pretendieron cuando su padre tuvo neumonía que pasara alguna noche en el hospital, ahí ya me planté, una persona con todas las patologías de mi padre no iba  a pasar ninguna noche en el hospital con un enfermo con neumonía. Tras aquella conversación con la hermana monja de mi padre tuvimos otro periodo de tranquilidad o quizá simplemente no nos necesitaron.

Después del mega-inciso...

El domingo mi indignacion iba en aumento según avanzaba el reloj, llegaron a las 5 a comer a casa, la señora había atrancado las dos cerraduras y estaba caida en el suelo con una brecha en la cabeza y la cadera rota, algo por otro lado nada inusual cuando una mujer de más de 90 años se empeña en vivir sola y sus hijas no insisten lo suficiente para cuidarla.

Mi padre comió a toda prisa para ir al hospital...yo le admiro por lo buena persona que es, por poder olvidar y seguir viendo en esa mujer a su madre, pero no puedo soportar como le utilizan, sé que no puedo echarle la bronca, pero creo que ha llegado el momento de volver a poner las cosas en su sitio, tendré que llamar a sus hermanas, recordarlas que esa señora que se dice madre no cuidó de su hijo, lo echó a la calle y que ellas fueron cómplices de su acción, ya que nada hicieron por cambiarla, nada hicieron por ayudarnos. Esa señora atendió la casa  y cuidó a las hijas de su hija, así que, que sean ellas las que la cuiden ahora, cuando mi abuela enfermó fuimos mi madre, mi hermano y yo los que la atendimos y cuidamos, justo era por tantos años en los que se había ocupado de nuestro bienestar.

Sé que voy a perder los nervios, que voy a pasar un mal rato, que voy  a sufrir y quizá a hacer sufrir a mi padre, pero ya estoy harta de que nos tomen el pelo, de que encima se crean que somos nosotros los que hicimos mal, los que "no les hemos hablado" todos estos años.

Esta mañana desahogándome con una amiga me ha dicho que mejor perdonar y olvidar, que si no me da pena...que es una persona mayor... no puedo perdonar porque no me han pedido perdón, porque nunca han reconocido que hicieron mal, no puedo olvidar porque no me han dejado hacerlo, porque no se cansan de recurrir a mi padre cuando nunca se han preocupado por él, mi madre y yo tratamos de tenerlo entre algodones, de cuidar su corazón, su asma, de que no tenga alteraciones...y ellas se encargan de ponerle nervioso, de estresarlo, hoy al salir a toda prisa otra vez al hospital se ha dejado las luces encendidas de casa, la puerta del coche abierta ... ¡no se lo merece!

No sé como hacer para que comprendan que no es su sirviente, ni su taxista, ni tiene porqué ocuparse de quien no se ha ocupado de él, ni de mayor ni de niño, porque lo mandaron primero con su abuela y luego interno con los curas.

No quiero hacerle sufrir....


jueves, 4 de abril de 2013

¿Llegó la primavera o el monzón?

Pasó la Semana Santa, pasaron las fiebres, los mocos, las toses...llegó la primavera, cambiamos la hora en el reloj, pero la lluvia sigue y sigue y sigue... a ver, el que le da al botón del agua, ¡que se le ha quedado atascado!  ya está bien de tanta lluvia, que mi Castilla parece Asturias, pero sin mar y eso no vale :-(

Esta semana los peques no tienen cole, son vacaciones, está siendo una semana de poder andar un poco más relajados con la hora a la que se acuesta el niño por las noches y por las mañanas, de aprovechar un poco más en la cama, de tener la casa para mí sola, en silencio antes de ir a trabajar, con los niños y el papi dormiditos, de disfrutar del desayuno tranquila, mirando el correo o el Twitter en el móvil... no sé que va a ser de mí la semana que viene, vamos a llegar tarde todos los días, ¡lo estoy viendo!

Al niño le ha costado poco recuperarse, pero la nena entre el estirón que ha dado, lo poquito que ha comido estos días y que entre la tos y el asco a los jarabes había días que lo poco que había comido salía más rápido que entraba, se me ha quedado en un suspiro, como dice mi padre, en la cara sólo se la ven ojos, unos ojos preciosos, unos ojos verdes de gata. La pobrina mía no tenía fuerzas ni para ponerse de pie en su parque, la hemos puesto algún ratito en el andador y parece que ya va teniendo energías para aprender a andar.

Llevamos un par de días que estamos consiguiendo que coma papilla de cereales y aunque sigue teniendo mi teta siempre disponible cuando estoy en casa, al menos ahora podemos dormir alguna hora más de tirón por la noche y esta mamá lo agradece enormemente, ¡que ya me llegaban las ojeras al suelo!

Me he propuesto empezar a hacer algo de ejercicio, nada exagerado, quizá 10 ó 15 minutos mientras el niño se baña por la noche, abdominales o algo parecido, tengo que bajar ese michelín feo que me ha quedado en la barriguilla y que hace que no me cierre el botón de mis pantalones y que con los vestidos parezca que vuelvo a estar embarazada...ya me ha dicho una compañera el otro día, que si tenía alguna noticia que dar, ¡estaría loca!

¡El finde que viene la nena cumple un añito! no sé si se me ha pasado rápido o lento, la sigo viendo tan pequeñina... estamos organizando una merienda para celebrarlo con los abuelos, los tíos, la madrina...el padrino no puede venir hsata el mes que viene, así que ya tenemos excusa para hacer otra celebración :-)

Ahora sólo falta que deje de llover para poder salir a airearnos un poco.