Mis tesoros

Lilypie Fifth Birthday tickers
Lilypie Kids Birthday tickers

lunes, 24 de junio de 2013

Agotada

Así es como estoy, así es como me siento...ya no recuerdo la última vez que me lenvanté descansada, sin sueño, sin necesitar alguna hora más de estar en la cama. Me paso los días a la carrera para poder hacer todo y llegar a todo, mis siestas reparadoras estos últimos fines de semana han brillado por su ausencia y no puedo más.

El fin de semana fue un no parar, como cada viernes apareció mi hada madrina y la casa volvió a estar impoluta y ordenada, yo puse mil lavadoras mientras mis chicos se fueron al entranamiento, al acabar fui con la nena a buscarles, hicimos algo de compra y se acabó el día.

El sábado tocaba fiesta fin de la liga de futbol...tuve que preparar un montón de cosas a la carrera...la mochila de la nena para llevarla a casa de mis padres, ropa, papilla, comida, la mochila del niño, con un par de cambios de ropa, bañador y toalla para la espuma, la equipación de futbol, planchar las camisetas del "uniforme" de los papis...así que lo de hacer comida para llevar comida no pudo ser, ya compraríamos unos bocatas allí y listo, no fuimos los únicos que lo hicimos...no puedo llegar a todo...

Llegamos justos para el primer partido del niño, al menos encontramos sitio para aparcar a la sombra porque el dia se presentaba caluroso. Desde las 11 no paramos de tener actividades: primero partido, luego hinchables, luego espuma, picotear algo, otro partido, comer, entrega de medallas y de chuches (¡como no!) y luego un poco de descanso para los padres mientras los niños jugaban por la zona de pinar, balón, peonzas y ... ¡globos de agua! como tenía aún otro cambio de ropa en la mochila mi hijo no se mojó ... seguro que si no hubiera tenido más ropa hubiera acabado empapado ;-) nos fuimos de los primeros, porque aún teníamos que hacer alguna compra para llenar el frigorífico para la semana y como final del día, inauguramos la temporada de piscina donde mis padres...el primer baño de mi niña da para un post aparte, como avance decir que la encantó, que casi se nos tira ella sola si nos descuidamos y que se enfadó considerablemente cuando la sacamos...¡nos espera un verano a remojo!
 
El domingo el plan era relax y descanso, pero el viernes una amiga que vive fuera y a la que no veo desde hace años me dió la noticia de que venía a pasar el fin de semana aquí, a la ciudad donde estudió la carrera...por un lado encantadísima de poder verla, darla un abrazo, cotorrear con ella, como hace siglos que no hacemos...pero por otro...perdía mi ansiado día de descanso...pasamos la tarde en la piscina, su hijo y el mío lo pasaron fenemenal y los dos padres se las vieron y desearon para arrancarlos de la piscina cuando ya tenían ambos los labios morados...después nos fuimos a picotear algo de cenar y fin del domingo, antes de que nos dieramos cuenta volvían a ser otra vez las mil para irnos a descansar.

Esta semana es la última de horario de invierno, en la oficina ha vuelto a haber cambio de planes y ya no voy al proyecto donde estuve este invierno, al menos no este verano, así que supongo que tendré las vacaciones en Agosto, 3 semanitas para olvidarme del reloj, a ver si lo consigo y a partir de Julio y hasta después de ferias de Septiembre trabajaré de 8 a 3, como siempre esta semana se me hará eterna.

Aún no tengo cuadrados los horarios del mes de Julio, me toca madrugar más y ver como organizo las comidas de mis hijos, la idea es que el mayor se quede a comer con mis padres, que ya tienen ganas de estar en su casa y a la pequeña estamos pensando en dejarla a comer en la guardería, a ver si con el cambio se anima a comer un poquito mejor y a mí me sirve de relax, será algo así como el Valium que me "recetó" la Dra de Digestivo del hospital en la última revisión de mi niña.

El llegar a comer y pensar que tengo que ponerme a dar de comer a la nena me supera, necesito un respiro y no puedo abusar tanto de mis padres, se me están haciendo mayores y los necesito mucho, así que tengo que pensar alternativas para descargarlos de trabajo y dar de comer a la niña es una situación estresante que trato de evitarles en la medida en que puedo.


miércoles, 19 de junio de 2013

Peazo finde

Después de sobrevivir a la semana sin poder hablar y casi sin poder comer, con mi garganta malita, llegó el finde, esta vez empezaba en viernes, como la graduación de mi niño en el cole era a las 10h. no me había quedado más remedio que pedirme el día de vacaciones, con lo mal que me sienta tener que pedir un viernes, que sólo trabajo por la mañana...en fin, todo sea por lo feliz que estaba mi niño.

Las mamás en manada habían previsto tomarse un café al dejar a los niños a las 9, hasta la hora de volver al cole, mal empezaba el tema, yo no estaba por la labor, afortunadamente me salió un plan alternativo, la mamá del amiguísimo de mi hijo me invitó a tomar café a su casa, así que la mañana empezó bien, cotorrear con ella es como hacerlo con una vieja amiga, pero con el aliciente de que como nos acabamos de conocer...hay mucho de lo que ponernos al día :-)

La graduación fue lo que se esperaba, los niños cantando, bailando, recitando y los papás tratando de hacer fotos a los retoños, después había un pica-pica en el que casi muero de vergüenza ajena, por dios como comía el personal...a dos carrillos, como si no hubieran comido en un par de días.

Luego tocaba que los niños recitaran la poesía a la profe y la entrega de los regalitos, las mamás en manada nos organizaron a niños y grandes y empezó el festival de lloros, yo debo de ser de piedra, entiendo que la profe se emocionara, entre la poesía, el libro con un dibujo de cada niño, una muñeca fofucha (que cuando lo dijeron en el whasap para no hacer el ridículo lo busqué en san google) y un reloj con la inscripción "Chiquitines del B 2010 -2013", en fin... era su primera graduación, pues lloró a moco tendido y todos los peques preocupados, vale...pero las mamás??? a ver, simplemente pasan a primaria y van a estar en el mismo cole, no los mandamos a la guerra, ¿a qué vienen esos lloros? por fin se acabó la tortura y me fui a casa, para volver media hora depués a recoger al niño.

Por la tarde me había escaqueado del cumpleaños comunitario, el amiguísimo no iba así que no estaba dispuesta a pasar una tarde de tortura...mucho mejor un paseo tranquilo con papá y los peques al parque.

El sábado tocaba cumpleaños y fiesta del equipo de futbol, con el partido mamás-niños y la sorpresa que teníamos preparada las mamás. La fiesta de cumpleaños fue muy tranquila, era en casa de los vecinos de arriba y el resto de papás eran muy agradables, así que nos quedamos más de lo que habíamos previsto en un principio, es lo que tiene estar a gusto. Llegó mi padre a quedarse con la princesa y nosotros todavía estábamos en el piso de arriba...

En la fiesta del equipo lo pasamos todos fenomenal, mi niño cenó una peazo hamburguesa casera de pollo que me dejó alucinada y le dejamos tomar un poco de Coca-cola, así que estaba feliz. La sorpresa de las mamás, era entre otras cosas que habíamos hecho camisetas y salimos todas las mamás al partido "uniformadas", quedamos empate a uno y los niños querían ganar a toda costa, esta vez dosifiqué mis fuerzas...no era cosa de quedarse sin aliento tras la primera carrera y hasta casi metí un gol...¡si me ve mi padre! tengo que pasarle el video que nos hicieron...a ver si tengo un rato para verle entero, lo han colgado en youtube...¡miedo me da! luego cenamos los mayores mientras los peques seguían jugando, les dimos las camisetas a los papás y a los entrenadores, las chuches a los niños...y la foto del equipo enmarcada al entrenador...otro que casi se nos echa a llorar!!! 

A las 12 como Ceniciente pusimos rumbo a casa, que ya habíamos abusado demasiado de mis padres cuidando a la niña...que por supuesto no había querido dormirse, ¡nos ha salido de un trasnochador! así que me puse el pijama, me la puse en la teta y a dormir todo el mundo.

Al día siguiente no se podía uno quedar mucho en la cama, había torneo de futbol, dejamos a la niña de nuevo con mis padres y nos fuimos al campo, tocaba partido, hinchables y entrega de medallas...los niños lo pasaron de maravilla, mi hijo estaba emocionado porque el entrenador le felicitó, después de unos meses en los que no obedecía y parecía que no quería ir al futbol, ahora nos ha salido un peazo de futbolista. Tuve una charla con el entranador y me dijo que los días que yo iba a los partidos el niño se esforzaba y jugaba muy bien, pero que cuando yo no iba él estaba ausente...así que esta mamá ha hecho todos los esfuerzos del mundo y gracias a la ayuda de mis padres que se han quedado con la princesa, he ido a todos los partidos, he madrugado, he pasado frio, me he mojado...pero no le he fallado a mi hijo. Yo que pensaba que el futbol iba a ser una actividad para que compartiera tiempo con su padre, resulta que para mi niño lo importante es que yo le viera y le animara, ¡qué cosas!

Llegamos a las mil a casa a comer, menos mal que había dejado una ensalada de pasta preparada, porque ¡menudo calor! no apetecía comer y mucho menos cocinar...el resto de la tarde lo pasamos amodorrados en el sofá...recuperándonos del finde y viendo dibus.

El finde que viene más...toca torneo-fiesta de fin de temporada de la liga chupetines...nos han avisado que llevemos ropa de cambio porque hay espuma...¡van a acabar conmigo!

jueves, 13 de junio de 2013

Cuando la que está malita es mamá...

El jueves pasado empezó a cambiar el tiempo, unos nubarrones grises tirando a negros aparecieron y descargaron tormenta, al día siguiente fue aún peor y mi cabeza como otras ocasiones empezó a dolerme un montón, al menos como era viernes salía a las 3 y ya  no trabajaba por la tarde, llegué a casa fatal, me tome un par de empanadillas que había preparado mi madre, un par de analgésicos y me tumbé con un paño frio en la frente, porque literalmente estaba derrotada. Mi queridísima madre se había encargado de dar de comer a mis dos polluelos.

Según avanzó la tarde se me fue pasando y pude aprovechar para recoger, organizar un poco, poner lavadoras...pero lo peor aún estaba por llegar.

El sábado cuando me levanté me dolía terriblemente la garganta, tanto que era una tortura el hecho de tragar incluso saliva, decidí ir a urgencias, porque aquello sólo podía empeorar y no podía esperar hasta el lunes para ir al médico, cuanto antes me dieran medicación mejor. La dra de urgencias se asombró que con las placas que tenía no tuviera fiebre, insistió en ponerme el temómetro...36,6ºC, no soy de tener fiebre...medio en broma medio en serio la dije que con una bebita no me podía permitir el lujo de tener fiebre.

Comí muy poco, tragar era imposible...la nena no comió demasiado mal, parecía que comprendía que mamá no estaba ni al 50%, nos echamos la siesta, había que coger fuerzas, después había hinchables y música en la fiesta del club de fútbol del niño. Como no hacía muy bueno, mi padre dijo que él se encargaba de la niña, así que vino a nuestra casa y se quedó con ella mientras nosotros fuimos al campo. Aguanté un ratín, por no dejar a mi niño sólo con su padre como el resto de la semana cuando estoy trabajando...no sé, a veces me da la impresión que en las actividades del día a día parece que mi hijo no tiene mamá y eso me apena, así que siempre que no estoy trabajando dejo todo lo demás para estar con él.

Empezó a levantarse aire y ya no aguanté más y me fui para casa, mi padre tenía a la nena dormidita encima suyo y estaba viendo una pelicula...yo no me encontraba bien, no conseguía entrar en calor ni tapada con una manta, me puse el termómetro... 36,5ºC, (una mamá no tiene fiebre por muy mal que se sienta), así que se quedó conmigo, me ayudó a bañarla, a darla la papilla y no se marchó hasta que no llegaron mis chicos...me tomé un vaso de leche para tragar la pastilla y metí en la cama directamente, no podía más.

El domingo salimos un ratín por la mañana, para aprovechar el rayito de sol que salió, pero por la tarde me tuve que rendir a la evidencia, no podía ir al partido de mi niño, no me tenía de pie...menos mal que había dejado hecha la comida el día enterior, vinieron mis padres y se encargaron de dar de comer a la nena. Mi cuerpo sólo pedía dormir y dormir...tragar era si cabe aún más doloroso que el día anterior.

El lunes aguanté como pude en el trabajo, mis compañeros entendieron perfectamente que no hablara y el martes fui al médico. La cara que puso cuando me vió la garganta fue un poema, no podía creerse que llevara así desde el sábado y que no me hubiera hecho efecto la amoxicilina que me habían dado en urgencias. Tampoco se creyó que no tuviera fiebre e incluso hizo que me pusiera el termómetro ¡dos veces!

Todo este rollo para decir que a pesar de la mala semana que he pasado, que casi no he podido comer del dolor que me producía tragar, hoy ya puedo tragar y hablar casi con normalidad...pero en casa las cosas no han cambiado sustancialmente estos días, mamá no hablaba...pero nada más, he cocinado, planchado, puesto lavadoras, dado de comer, ... y me he levantado a dar teta a mi nena por la noche las veces que me ha reclamado...y por supuesto he acudido a mi puesto de trabajo con normalidad ... las mamás no nos podemos poner malas.

viernes, 7 de junio de 2013

Agenda petada

Este mes de junio se presenta complicadín en lo que a eventos se refiere...ayer fue el ensayo final de la poesía para la graduación del niño, como era en día de diario y a un horario de conciliación, me pude escaquear y fue el papi...aunque tampoco tenía muchas ganas de ir y llegó tarde, con la excusa de que llevaba también a la pequeña. 

Hoy toca revisión anual de la caldera, así que como mis chicos se irán al entrenamiento, me toca lidiar con el técnico y con mi princesa...y tengo un dolor de cabeza que me pide cama, oscuridad y un paño húmedo y frio en la frente, a ver como lo hago.

Para el finde tenemos, el sábado la fiesta del club de futbol, o sea hinchables, discomovida y juegos varios...lo malo es que han anunciado lluvias y bajada de temperaturas, como el macroevento comienza sobre las 5 de la tarde, pues según haga,  igual tenemos que dejar a la niña con mis padres, la verdad es que me apetece poco poco lo de ir, habrá mogollón de gente y con este cambio de tiempo tengo la cabeza fatal. Luego el domingo tenemos partido, pero eso ya no me extresa.

La siguiente semana empezamos los eventos el viernes, aún tengo que pedirme el día de vacaciones, porque la graduación empieza a las 10 de la mañana, como siempre un horario muy de conciliar,  el nombrecito me suena fatal, parece que tengo ya un señor universitario en casa y no a mi dulce pequeño de 6 años...las manada-mamás quieren empezar con un café al dejar a los niños ... así que me tengo que inventar algo para no ir. Para rematar el día está la segunda y última celebración comunitaria de cumpleaños, no sé si ya han decidido donde, pero supongo que en el parque de bolas de la otra vez...decir que no me apetece nada ir es decir poco... ya veremos cuando llegue el día, para eso no hay que confirmar nada, así que sobre la marcha.

El sábado doble sesión, cumpleaños de un vecinito y fiesta del equipo de futbol, partido mamás-peques, cena...sólo de pensarlo me estoy agobiando a ver como cuadramos horarios, porque para variar se solapan, total, que quedaremos mal con todos. Upssss! aún no he comprado el regalo...su madre me ha dicho que un libro...que no se me olvide. 

Me apetece lo de la fiesta, las mamás hemos encargado unas camisetas, para ir todas uniformadas :-) y me temo que me voy a perder el momento en que íbamos a salir todas del vestuario, snif, snif, snif...igual llegamos un poco más tarde al cumpleaños, ya veremos. También tengo que ver como cuadro horarios para cenar y dar de cenar a mi pequeña...la opción de hacerlo en público está obviamente descartada ... otra cosa más que pensar.

El siguiente fin de semana toca final de la liga, ¡otra fiesta! ... multipartidos desde por la mañana tempranito el sábado hasta casi las 3 de la tarde...y luego entrega de medallas, habrá que llevarse el bocata o el tupper para no morir de inanición y por supuesto, no quiero pensar si mis padres no pueden quedarse con la niña, ¡a ver como me lo monto!

¡A este paso me toca hacerme una hoja excel para poner en la nevera y que no se nos pase ningún evento!


martes, 4 de junio de 2013

Retomando la rutina

Pues sí, para no perder la costumbre después del estrés por la consulta en digestivo, la nena decidió que no era cosa de no ver a su querido pediatra hasta julio, ya que al haber cogido 470 gr. en el último mes, nos habíamos dado tregua en Junio, así que se pilló unas anginas con casi 40ºC de fiebre para volvernos a todos locos.

Excusión a urgencias de por medio, nos hemos pasado a los supositorios de paracetamol, ¡¡menuda diferencia!! 2 segundos de lloriqueo en lugar de los mínimo 10 minutos para darla los 2,5ml. de ibuprofeno, para encima que al acabar la señorita decidiera dar una arcada y ¡todo para fuera!

Todavía seguimos sufriendo la tortura de tener que darla el antibiótico, arcada va, arcada viene ... así que la próxima vez, esperemos sea ya el invierno próximo, como no haya amoxicilina o similar en supositorios, le voy a decir al pediatra que como en mi época, una inyección y punto pelota, que prefiero tener que ir todos los días y pasar dos minutos malos, a estar dos veces al día o tres, sufriendo y haciendola sufrir para darla el jarabe, gotita a gotita, cucharada a cucharada de agua.

Esta semana ya ha vuelto a la guardería y en casa estamos tratando de recomponer la rutina, con cambio de horarios, eso sí, que ha llegado Junio y el niño sale del cole a la 1, en lugar de las 2, así que hemos tirado del yayo, porque mis padres no dan más de sí y el papi se ha empeñado en hacer una mierda de curso de esos del inem, que aunque no le va a servir para encontrar trabajo, pues le sirve de excusa para cambiar de aires....aunque sea a costa de tener una bronca en casa, ¡que se le va a hacer!

Por mi parte sigo sin saber si al final voy a estar este verano en el proyecto en el que estuve tan a gusto este invierno y con que horario...misterio, misterioso... las cosas en mi oficina siempre son así, de hoy para ayer, ¡paciencia!

Por el momento lo que tenemos en agenda son un montón de celebraciones, que si la fiesta del club de fútbol del niño, que si la fiesta que estamos organizando los padres del equipo del niño, repetimos partido mamás-niños (¡que ganas!), que si la graduación en el cole, que si la celebración comunitaria de más cumples en el cole, que si la última jornada de la liga de fútbol con entrega de medallas... aún no sabemos cual es el plan de ninguna de las celebraciones, así que sobre la marcha... a lo que no sé si iré es al paque de bolas para el cumpleaños comunitario, según me pille de humor, porque ¡no estoy dispuesta a pasar la tardecita que pasé la otra vez! aunque pensando, pensando...igual me animo y que vaya el papi con él, la nena que se quede con mis padres y yo utilizo por fin el bono-spa que gané en el concurso de la radio en octubre del año pasado, ¡que ya me vale! tengo que pensarlo...