Mis tesoros

Lilypie Kids Birthday tickers
Lilypie Kids Birthday tickers

viernes, 27 de marzo de 2020

Tengo miedo

Llevo con miedo desde que China mostraba esas cifras tan alarmantes y nadie prestaba atención, si ese régimen, tan oscuro y cerrado, hacía públicas esas noticias y esas imágenes, es que había mucho más detrás y al fin y al cabo China no está tan lejos...y llegó a Italia, y tuve más miedo porque la gente seguía tomándoselo a broma, "es una gripe", "sólo afecta a los mayores"...mi abuela decía: "Cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar", pero aquí en España no hemos sabido hacer caso del dicho y ahora nos vemos con los hospitales colapsados, las funerarias desbordadas, la gente encerrada en casa y quedándose sin trabajo.

Yo tengo compañeros que van varias veces a la semana a Madrid, utilizan el AVE, el Metro, se cruzan en esas jornadas de trabajo con mucha gente, además de tener contacto con gente de hospitales de Madrid, yo llevaba ya semanas  lavándome continuamente las manos, tocando picaportes con la manga o con un pañuelo, frotando mi mesa, mi teclado, mi ratón con alcohol... y la gente seguía bromeando, que no está mal, hay que tener humor, pero no hay que confundir bromear con tomárselo a broma.

Y llegó el cierre de los colegios en Madrid y la gente pensó que se exageraba, que no era para tanto y ahí ya pensé que era cuestión de pocos días que esa medida se extendiera al resto de España, el jueves 12 de Marzo, mi hijo tenía cita para ponerse su vacuna mensual de la alergia y aproveché para pedir cita para mi dra., tenía que renovar mi receta electrónica y quería preguntarla por mi caso, asmática y con alergia a medicamentos, entre ellos el paracetamol.

Mis hijos tenían la orden estricta de no tocar absolutamente nada en el centro de salud y me llevé el bote de alcohol del botiquín de casa para frotarles las manos al salir, la enfermera que puso la vacuna a mi hijo también se lo tomaba con demasiada tranquilidad, cuando comenté que tendríamos que parar todo 15 días me dijo: "¿y luego qué? ¿nos quedamos otros 15 días en casa?"... ella lo dijo de modo despectivo, llamándome exagerada veladamente, pero luego ha sido premonitorio.

Mi dra mucho más realista me dijo que si podía hacer teletrabajo, que era lo más recomendable, que si de ella dependiera, ya estábamos todos en casa para evitar extenderlo de forma indiscriminada, así que además de darme mi receta electrónica con mis inhaladores y mis pastillas, me dió un informe recomendando el teletrabajo dado mi historial asmático.

No lo dudé, se lo mandé esa misma tarde a mi jefa, pero no recibí respuesta... así que al día siguiente, el viernes 13 de Marzo salimos todos de casa como un día más, a las 8 a.m. no sabíamos que sería el último. En la clase de mi hija ya hacía una semana que habían pedido que llevaran gel hidroalcohólico para limpiarse las manos, pero estaba absolutamente agotado, ni siquiera había alcohol 96º ... yo les insistía en que se lavaran las manos todas las veces que pudieran, que no abrazaran o besaran a sus compañeros, mi hija es muy afectuosa con sus amigas y tiene amigas que sus papás son médicos, policias...que por sus trabajos están más expuestos al contagio.

Al poco rato de llegar me contestó mi jefa al correo, que sentía mucho no haberme respondido antes, así que me fui a su despacho con mi informe y la dije que me iba para casa, que yo ya hacía teletrabajo algunas tardes a la semana y mis reuniones con el cliente del proyecto ya eran por Skype, no había razón para seguir quedándome en  la oficina. Ella insistió en que se estaba exagerando, pero que si mi médico opinaba eso, no había más que hablar.

Llegué a casa, me puse a trabajar, pero se me hizo la mañana eterna hasta la hora de recoger a mis hijos del cole y llegó la noticia, desde ese día se cancelaban las clases en Castilla y León. Las mamás en la puerta seguían con opiniones encontradas, unas pensaban que ya era hora y otras que tampoco era para tanto, que total, lo acabaríamos pasando todos de forma leve, que una gripe, no era para tanto.

Y aquí estamos 2 semanas después de ese viernes ... a mi marido le estuvieron mareando con teletrabajo sí, teletrabajo no, hasta que finalmente tramitaron el ERTE y la verdad, para mí a pesar de no ser una buena noticia, me supuso cierta tranquilidad, ya no estaría expuesto a pillarlo y traerlo a casa, pues estaba en un call center, compartiendo pc, teclado, cascos... ahora sale una vez a la semana a tirar la basura y hacer compra, cuando llega, deja las bolsas a la entrada, se quita todo lo que lleva encima y va directo a lavarse las manos y a darse una ducha, mientras tanto yo limpio con papel de cocina impregnado en lejía todo lo que ha llevado que no puede lavarse, móvil, zapatos, cartera... meto toda la ropa a lavar y entonces llega la ingente tarea de limpiar toda la compra, lo que viene envasado, lo froto con papel de cocina impregnado en lejía, las frutas lavándolas con agua y jabón, no sé cuando volveré a guardar la comprar tranquilamente.

Las cifras de muertos han superado a China y seguirán subiendo desgraciadamente, ya nadie puede decir que sólo afecta a los mayores o que es una gripe, pero aún hay mucho insensato que sale mil veces de casa, a comprar una barra de pan o que pasea isistentemente al perro, sin ser consciente de que puede pillarlo al tocar el botón del ascensor, la puerta del portal, el dinero que le da la cajera... ¿alguien está 100% seguro que lo que está tocando no lo ha tocado alguien que tiene el virus y se ha tocado antes la nariz, la boca o ha tosido encima?

Tengo verdadero pánico a pillarlo, en CyL aún hay sitio en los hospitales y en las UCIs, pero no tengo yo muy claro que dada mi patología, en caso de que los médicos tuvieran que elegir si sería candidata o no a que me intubaran y eso me quita el sueño por las noches. Yo ya he vivido alguna crisis de disnea en la que me han tenido que llevar al hospital y me han puesto oxígeno. Tengo miedo a morir y dejar a mis hijos, su padre es buen padre, pero esta situación le está superando, se le acaba la paciencia enseguida con ellos y cualquier excusa es buena para ir a la cocina a comer algo, temo que engorde un montón.

El otro día le llamaron para trabajar de reponedor en un super y casi me eché a llorar diciéndole que por favor, dijera que no, afortunadamente con mi sueldo podemos vivir y el proyecto en el que trabajo es para una administración pública y dura al menos un año más, así que necesito al menos la tranquilidad de saber que no saldrá de casa y lo pueda coger.

Al principio cuando me despertaba por las mañanas aún pensaba si había sido una pesadilla y no era real, ahora lo que me inquieta es que va a pasar el 11/abril, ¿van a decretar el estado de emergencia y prorrogar el confinamiento un mes más?, ¿van a dejar que salga todo el mundo a la calle sin control? aquí no tenemos el carácter de los chinos para hacer las cosas poco a poco, el día que se acabe el confinamiento va a ser un caos de gente saliendo, viajando a ver a los suyos... supongo que todo dependerá del balance de muertos, porque el número de los contagiados es falso, hay más gente de la que nos imaginamos en casa, con síntomas, que no está siendo tratada, ni contabilizada, ni por supuesto la han hecho el test de detección, entre ellos una de mis mejores amigas y su padre.

Tengo miedo.

lunes, 2 de marzo de 2020

Febrero, mes raro

Sí, este mes de Febrero ha sido raro en casa.

Raro por el clima, ha hecho calor, un calor que no es habitual de esta época, no sabía que ponerme, si me abrigaba, al llegar el mediodía, me asaba, si me ponía un jersey más fino, me pasaba la mañana helada en la oficina.

Raro porque mi niño ha empezado con la alergia, aunque al menos esta vez teníamos las pastillas que le recetó la neumóloga y que ha accedido a tomar, con lo cual en pocos días ha mejorado mucho los síntomas.

Raro porque no ha habido manera de coger rutina, entre que el mayor estuvo una semana de campamento bilingüe con el cole, los 3 días festivos por carnaval, que papá estuvo cambiando turno para poder organizarnos.

Raro porque parecía que no había manera de conseguir un sábado o un domingo en el que pudiéramos hacer planes para poder ir a la sesión de spa que compré por nuestro cumple y poder disfrutar de unas horas en pareja. Al final pensaba que se nos iba a caducar...pero no, la madrina estuvo al quite, como siempre y pudimos irnos a comer y después al spa...sesión de relax absoluta...lo malo es volver a la rutina ;-)

Raro porque he estado toda una semana sin poder leer con ebiblio...resulta que hay un límite de 12 libros en préstamo al mes y yo aunque no he leido los 12, pues he devuelto alguno sin llegar a leerlo, porque me llegaba la reserva de otro que me apetecía más, pues he llegado al límite. Así que he descubierto alguna página con libros gratis en PDF, que no es lo mismo, pero algo es algo.

jueves, 30 de enero de 2020

Enero, que mes más laaaaargo

Está casi acabando el mes de Enero, esta vez se me ha hecho muy largo, los 7 primeros días seguía de vacaciones, disfrutando de la familia, de planes con mis hijos, con mis sobrinos y teminando de quitarme de encima la faringitis con la que empecé las vacaciones.

Luego llegó la vuelta al cole, al trabajo, a la rutina...mi marido volvió a trabajar también, esta vez con horario alterno, una semana de mañana y otra de tarde, así que nos hemos vuelto a reorganizar en los horarios.

El cumple de mi mayor, esta vez sólo fue fiesta familiar, con sus amigos lo quiere celebrar en un paintball, al aire libre y aunque cuando llamé para preguntar sobre que fechas empezaban, para mi sorpresa organizan cumpleaños durante todo el año, ¡con el frío que hace y la niebla! nosotros lo hemos postpuesto hasta que el tiempo permita disfrutar un poco más sin helarse. 

¡13 años! 13 velas que puse en su tarta de coco, en la memoria tengo ese día en que nació y me convirtió en madre, lo puedo revivir como si fuera una película. En estos años han pasado muchas cosas, buenas y malas, pero en lo que se refiere a ser madre, se me ha hecho muy corto, ya es como yo de alto y la adolescencia le pone en "modo gremlin" de vez en cuando, en un momento tengo a mi niño cariñoso, atento, tierno y al momento siguiente, lo que hay en casa es un ser gruñón, antipático y malhablado ... a veces basta con un abrazo y una palabra de ánimo para recuperar a mi niño, otras veces necesita algo de espacio a solas, en fin, era más fácil cuando era pequeñín y con cogerlo en mi regazo y achucharlo en mi pecho se pasaban los males.

Su hermana no le hace la vida fácil precisamente, ella siempre tiene razón, siempre lo sabe todo...y claro, el hermano mayor, se está hartando de ceder siempre con la peque, que ya no es tan peque y ya razona ... pero pretende seguir saliéndose siempre con la suya y que siga prevaleciendo su criterio.

Cada vez me resulta más difícil ser imparcial, ella nos agota la paciencia a todos en casa y reconozco que demasiadas veces digo algo como..."anda, déjala...sólo por no oirla lloriquear" ... pero no es justo que sea él quien deba ceder siempre.

Se me está poniendo cara de "Salomón", tratando continuamente de repartir equitativamente aquellas situaciones que suponen un conflicto... 
... la "esquina favorita del ascensor", sí, la que está al lado de los botones, esa la usan para subIr o bajAr, según la inicial de su nombre...
... eligen dibus en la tv según sea día par o impar, por el día de su cumple, uno nació en día par y el otro en día impar...
... de igual manera para la esquina favorita del sofá...
...los meses con 31 días son un problema, porque son 2 días seguidos de "privilegio" para uno, así que ese día, me toca armarme de paciencia y tratar de repartir. Mi marido no se anda con tanto rollo, directamente manda a cada uno a su cuarto y problema resuelto...no hay nada para ninguno y claro, todos enfadados y de mal humor.

No alcanzo a comprender ese afán de competición que tienen entre ellos, esa coletilla, "me toca a mí", en casa no lo hemos fomentado nunca, pero es como si mi mayor pensara que por nacer antes tiene derecho a mantener ciertos privilegios, mientras que la pequeña, piensa que ya bastante estuvo él disfrutando de todo, que ahora la toca a ella.

En fin, también ha sido un mes de muchos nervios y mucho comerme el coco, eso sí, sin que lo supiera nadie más que mi marido. Me llegó la carta para hacerme la mamografía de control al cumplir lo 45 años y me llegó una carta para repetirla. Cuando me hice la primera, me avisaron que dadas las características de mi pecho, era más que probable que me llamaran para repetirla, algo así como que son muy densos y con la técnica habitual no se aprecia casi nada, así que me dieron cita para hacerme una ecografía de mama. Parece que no hay de qué preocuparse, tengo alguna calcificación de la que quieren hacer seguimiento, que es muy habitual y no es "malo". Pero claro, aunque te digan que no hay problemas, el darle vueltas a la cabeza no se puede evitar y me angustia mucho morirme y no poder cuidar a mis peques.

Han pasado muchas más cosas ... hemos disfrutado de la piscina climatizada del pueblo con mi hermano y mi sobrino, hemos ido a patinar sobre hielo, hemos tenido tardes de juegos de mesa en familia, mi hija ha disfrutado con las gafas de mentirijilla del Nenuco, hemos salido a volar el dron chiquito que le trajeron los RRMM a mi niño... cuando me levanté, aún no había abierto la caja "te estaba esperando para montarlo juntos mamá" ... casi me derrito... "oye mamá, ¿no se habrán pasado los "reyes" gastando tanto en un dron?" pobrín mío, se preocupaba por si había sido muy caro. Lo tranquilicé, pillé una super oferta en Octubre en el Imaginarium ;-)

A ver que nos depara Febrero...