Mis tesoros

Lilypie Fifth Birthday tickers
Lilypie Kids Birthday tickers

jueves, 8 de septiembre de 2016

Se acaba el verano y empieza un nuevo curso

Hace siglos que no escribo, a diario es imposible sacar un rato, cuando llego a casa lo que menos me apetece es sentarme otra vez delante de un ordenador y desde el móvil, leo los blogs que sigo, pero escribir no me resulta fácil.

Sin contar con mi entrada veraniega con las preguntas a mis peques, no escribo desde mayo, vamos a ver si hago un resumen de lo que ha sido nuestra vida en estos meses:

- Niños: el cambio de colegio fue la mejor decisión, a ver que profes nos tocan este curso, pero no se puede poner un sólo pero al nuevo colegio. Profesores, organización, compañeros, padres... nos hemos sentido acogidos, integrados y a veces no parecía que fuéramos nuevos. La niña se ha integrado fenomenal y hasta ha venido a la piscina su amiguísima. A mi niño le han hecho las pruebas de la alergia y vamos a empezar en octubre con la vacuna, a ver que tal, la doctora del hospital que nos ha atendido ha sido encantadora y muy profesional, nos ha explicado todo, con detalle y nos ha escuchado, a ver si la primavera que viene mi niño lo pasa un poco mejor.

- Marido: aquí como siempre ha habido un poco de todo, pero en general hemos estado mejor que en épocas pasadas, estamos dialogando más, nos damos más margen ambos y eso se traduce en un día a día más tranquilo, con menos desencuentros. Está preparando unas oposiciones, porque los trabajos para los que le llaman son de los de poco tiempo y eso desespera a cualquiera.

- Familia: mis papis han tenido una época un poco así, mi madre ha estado pachuchilla, cosas de poco, pero que me han tenido preocupada, dándome más cuenta si cabe, de que debo cuidarla más. En octubre se van unos días de viaje y los hemos animado a ir, ya veremos como nos arreglamos sin ellos con los peques, pero lo importante es que disfruten. Hay un nuevo miembro en la familia, mi hermano y mi cuñada han sido papás este mes de agosto y tengo un sobrino precioso, al que no me canso de tener en brazos.

- Trabajo: han sido unos meses de bastante trabajo, pero en el equipo en el que estoy ahora nos repartimos las tareas, nos ayudamos... y la jefa del equipo es una mujer amable y empática con la que da gusto trabajar. A ver que sorpresas nos depara el invierno, porque se avecina algún cambio en el horizonte, pero aún no nos han confirmado que es. Me ha tocado aprender cosas nuevas, pero los nuevos retos no me asustan, prefiero avanzar, aprender y demostrar lo que valgo, a que me tengan relegada haciendo tareas monótonas.

De mi familia política no se sabe nada, así que encantada de la vida, han ido alguna vez a la salida del cole, en plan abuelos guays, pero mis hijos les están empezando a poner en su sitio con su lógica infantil. Aquí dejo un par de ejemplos para que no se me olviden:
- Casi fin de curso, el yayo pregunta a mi niño que quiere de regalo por sus buenas notas, mi hijo le dice que un dron, el yayo responde que no sabe si tendrá tanto dinero, mi hijo le responde que seguro que sí, porque con todo lo que viajan, significa que tienen mucho dinero.
- A mi niño no le hace gracia verlos y no suele contarme nada, es como si al no contarlo, lo olvidara antes; pero mi niña es lo primero que hace nada más entrar por la puerta del cole, me informa que han ido, aunque a ella lo que realmente la importa es si la han llevado algún regalo que merezca la pena, generalmente nunca cumplen sus espectativas, "mamá, sólo les he dado un abrazo, no un beso, no me ha gustado lo que me han traído". Mi hija los besos los vende muy caros, ella pone la cara para que la beses, pero lo de besar... y ellos no entran en la categoría de los merecedores de tal premio, como siempre he dicho, quien siembra... recoge.

martes, 6 de septiembre de 2016

9 y 4 años - 20 preguntas

Como ya es tradición, cada mes de agosto, pregunto a mis hijos una serie de cuestiones para ver como año a año van cambiando...el año pasado ya empecé a hacerlo con la nena también, a ver que sorpresas me deparan sus respuestas respecto al año pasado, ¡allá vamos!
(en primer lugar la respuesta del mayor y después la de la pequeña)
  1. ¿Cuál es tu número favorito? 12 - 4.
  2. ¿Cuál es tu color favorito? Naranja - violeta.
  3. ¿Cuál es tu animal favorito? camaleón - unicornio.
  4. ¿Cuál es tu peluche favorito?  Tom el dinosaurio - el perrito Buddy
  5. ¿Cuál es tu juguete favorito? Angry birds - Barbie sirenita.
  6. ¿Cuál es tu comida favorita? Espaguetis - Sopa de fideos.
  7. ¿Cuál es tu bebida favorita?  Coca-cola  - coca-cola, la ha probado este verano...
  8. ¿Cuál es tu fruta favorita?  Melón - melón.
  9. ¿Cuál es tu postre favorito? Flan - petit suisse de chocolate.
  10. ¿Cuál es tu cuento favorito? Mortadelo y Filemón - La bella durmiente
  11. ¿Cuál es tu libro favorito? Mortadelo y Filemón - El libro de Hello Kittie.
  12. ¿Cuál es tu canción favorita? La canción de Pokemon - Los planetas de Enrique y Ana, se la pone su papi en el móvil.
  13. ¿Cuál es tu película favorita?  Ice Ace 5 - La casa mágica.
  14. ¿Cual son tus dibujos animados favoritos? Yokai watch - Pokemon
  15. ¿Cuál es tu lugar favorito para jugar? La casa de su amigo - la casa de mi hermano, ahora desde que ha nacido el primito estamos yendo muy a menudo.
  16. ¿Cuál es tu juego favorito? Pañuelo - patrulla canina, ella juega a que es Skye, la perrita.
  17. ¿Cuál es tu instrumento musical favorito? Flauta - trompeta. 
  18. Elige: playa - piscina - campo. Playa - piscina
  19. ¿Quién es tu mejor amigo? Yago - Jimena
  20. ¿Qué quieres ser de mayor? Informático y de hobby, carpintero - cantante famosa, esto sí que no me lo esperaba.
En años anteriores... 8 y 3 años - 20 preguntas 7 años - 20 preguntas y  6 años - 20 preguntas

jueves, 5 de mayo de 2016

Como en una montaña rusa

Así es como me siento, como si estuviera subida en una montaña rusa, ahora arriba, ahora abajo, ahora rápido, ahora despacio... así va mi vida, a trompicones.

Hace siglos que no escribo en el blog, por falta de tiempo, pero sobre todo por falta de ganas. Han pasado muchas cosas en estos meses, la más crítica que el trabajo de papá que nos permitía un poco de tranquilidad, de horarios y de economía, sólo duró mes y medio. A día de hoy aún no sé que pasó para que lo despidieran y no creo que lo sepa nunca, según mi marido, no pasó nada, no hubo ningún desencadenante, pero no me lo creo.
Tuve con él una bronca, le dije que no se esforzaba, que no ponía todo de su parte...la verdad es que me decepcionó como nunca antes, me defraudó que no le durara este trabajo. Él me dijo que no le apoyaba...la verdad es que no sé que más quiere que haga...yo cada vez le veo más apático por todo, más pasota...no sé, yo me hubiera agarrado a ese trabajo, como a un clavo ardiendo, me hubiera esforzado al máximo...y la sensación que tengo es que él no lo hizo.

Luego ya, poco más, le llamaron para otra sustitución de pocos días y cuando se acabó, volvió a apuntarse a otro curso de estos del paro...también se ha apuntado a una academia los sábados por la mañana para preparar unas oposiciones que se supone van a convocar para final de año...veremos! al menos eso tampoco nos cuesta dinero, porque ha conseguido que se lo paguen sus padres, supongo que se les cae la cara de vergüenza de la situación de su hijo.

Yo he respirado hondo...he contado hasta un millón y me he tomado la situación con filosofía, su humor ha vuelto a estar como el tiempo, unos días con sol y otros nublado, así que yo trato de asumir que me toca vivir una etapa un poco complicada, no como yo la había imaginado. Me consuelo pensando en lo contento que está ahora mi niño en el cole, en que el curso pasado estábamos peor, con la angustia de si tendríamos o no plaza para él.

En eso sí que hemos notado un cambio impresionante, ya no llega la agenda con notas negativas, hasta tenemos notas de felicitación por su esfuerzo en Música, una asignatura que no es la favorita precisamente de mi niño. Tengo que dedicar más de mí en ayudarle con las asignaturas en inglés, pero merece la pena, hemos pasado de suspender Social Science a sacar un Bien, en la 2ª evaluación. También ha mejorado mucho el tema de las amistades, mi niño tiene un grupo de amigos con los que juega en el recreo, le invitan a cumpleaños...de hecho hasta le ha invitado un niño con el que está en una extraescolar. En una palabra, se siente aceptado, no es ni mejor, ni peor, simplemente es uno más.

En atletismo también han ido muy bien las cosas, a parte de que ya no tenemos el agobio de todos los fines de semana, el ambiente es totalmente distinto, se compite, sí, pero sin pisotear al otro, animando a todos, alegrándose por los éxitos del compañero, aún tengo la imagen en mi cabeza de mi hijo abrazado y vitoreado por sus compañeros porque era el único del equipo que se había clasificado para la final de 50 m.l. estaban casi tan contentos como cuando ganaron la medalla de "plata" en relevos.
Me he enterado que hace un mes echaron al entrenador del equipo de fútbol donde estaba mi niño hasta el año pasado, va a ser verdad que el tiempo pone a cada uno en su sitio, los padres se han quejado y la directiva del club ha acabado por "invitarle" a que se marche.

Lo único que no cambiamos este curso fue la catequesis y ya está en marcha el que para el curso que viene vaya a la parroquia del cole, el párroco es el profe de religión de mi niño. Él no se ha quejado, pero la gota que colmó el vaso fue cuando ví como le trataban en una salida que hicieron. La niña nos había traido a casa un virus gastrointestinal, ellos estuvieron mal una noche, y ya, pero los mayores, sobre todo mi madre y yo lo hemos pasado fatal, yo he estado incluso de baja, el caso es que como digo, estaba de baja, al día siguiente ya iba a trabajar y aproveché para llevarle yo a catequesis, la actividad de ese día era ir a alegrar un poco a los abuelos de la residencia de ancianos que hay cerca, Las monitoras les dijeron que se pusieran de dos en dos, en el grupo de mi hijo eran impares y quedó él suelto, la monitora le dijo que se pusiera con una de las parejas de niños, cuando mi hijo se acercó, ellos se separaron y se apartaron de él. Yo lo veía todo desde lejos, él no era consciente de que yo estaba allí. Se me partió el corazón... fui detrás de ellos a unos metros de distancia, sin  esconderme, pero sin llamar la atención. Durante todo el camino le fueron esquivando hasta que mi hijo desistió y fue por su cuenta, solo. Las monitoras les iban agrupando a todos, pero poco más podían hacer.
Al salir fui a recogerlo directamente a la residencia con la excusa de tener que llevar unas cosas a casa de mis padres que está al lado, no podía permitir que se repitiera todo otra vez en el camino de vuelta. Luego en casa lo hablé con él, no le dió mucha importancia...parece como que ya es habitual que no le hagan sentirse parte del grupo, me dió la sensación de que tenía "callo" en la autoestima. Cuando le propusimos su padre y yo cambiarle a la catequesis del cole se le iluminó la cara. De hecho los domingos siempre quiere ir a la "misa del cole", las primeras veces le daba vergüenza, pero cuando vió que sus compañeros le fueron a dar la paz, se animó y ahora es él quien deja el banco donde está con nosotros y va a dar la paz a sus amigos, al cura...

Cómo nos cambia la vida el estar rodeados de unas personas o de otras, de personas que nos valoran y nos aprecian o de personas que nos menosprecian y se sienten mejores que nosotros, haciéndonos sufrir. 
Parece que en el otro cole no estaban muy acertados en su criterio, no es mi hijo el que no se sabe comportar, el que no sabe estar en grupo o jugar con otros niños. El acoso no es cosa de niños más mayores o de adolescentes, desde muy pequeños saben la diferencia entre tratar bien y tratar mal a los otros, la diferencia está en la actitud del profesor, de que le de la impotancia que tiene, no son "cosas de niños".

Por ahora la nena en ese aspecto está por encima del bien y del mal, ella va a lo suyo, parece mentira que con sus 4 años recién cumplidos sabe conseguir lo que quiere, sabe a quien tiene que pedir cada cosa y como pedirla. Su profesora me ha dicho que es muy madura, que se porta muy bien y sabe cuando hablar y sabe perfectamente lo que dice. ¡Menuda es mi pequeña princesa! a su padre lo tiene totalmente ganado, le mira con ojitos tiernos y le dice con vocecilla "por favor y un beso" y se lo da...y ya sabe que lo tiene todo ganado.

Algunas frases suyas para que no se me olviden....
- Día de Reyes, la casa llena de juguetes, cuentos...y me dice, "¿cuándo vamos a casa de los yayos por los regalos?" la digo q no están y me dice, "bueno, no importa, los reyes magos seguro que nos han dejado algo allí también, vamos y lo cogemos." Para ella lo de menos era ver a los yayos, lo que quería eran más cosas!! (Lo último que se de ellos es que mi marido ya no tiene llave de la casa de sus padres, han cambiado la cerradura y no le han dado copia...sin comentarios).
- Depués de tener anginas y sin nada de apetito, me sorprende que no me devuelva en la mochila parte del almuerzo, la pregunto al repecto, ¿te has comido todo el almuerzo?" -"Sí", - "seguro?" - "bueno, un poco yo y otro poco Carla". Al final tuve que hablar con su profesora, porque resulta que la compañera de mi hija es de buen comer y la decía que había que compartir, claro, por cada bocado que daba mi hija, la otra comía dos o tres...¡para colmo tiene intolerancias! vamos, que no hemos tenido un susto ¡de milagro!.
- Hora de la cena, les pregunto que quieren que prepare, "tortilla de patata" dice ella, la digo que es día de diario y no me da tiempo, la propongo tortilla francesa, "no, ¡que esa sabe a huevo mamá!".
- En el cine, viendo la peli de El Libro de la Selva, "mamá, ¿qué es un cachorro humano?"
- Mi madre la dice que ya tiene que dormir sola en su cama, que ya tiene 4 años, "no, porque aún no hemos hecho la fiesta". O sea, que si no hay fiesta, no se han cumplido :-) La hicimos con retraso por el susodicho virus...