Mis tesoros

Lilypie Fifth Birthday tickers
Lilypie Kids Birthday tickers

martes, 23 de diciembre de 2014

Sigo viva....¡aunque no lo parezca!

Pues eso, que llevo un montón sin tiempo ni ganas de escribir... noviembre ha sido un asco de mes, malo, malo...más disgustos, más preocupaciones, la princesa malita... diciembre está siendo un poco más tranquilo, pero el hecho de que mi niña siga sin levantar cabeza y pillando todo lo que hay en los alrededores, me tiene bastante agotada, física y psicológicamente.

Este año la navidad va a ser totalmente diferente, los padres de mi marido han huido, literalmente, a Canarias, para no pasarlas con nosotros. Las cosas con ellos lejos de arreglarse van a peor, resulta que son las pobres víctimas, nosotros somos malos malísimos y ellos pobrecitos, están sufriendo un montón. Tuvieron la absurda idea de ir a "llorarles" a mis padres...porque hacía "casi un año" que no veían a los nietos...que mala memoria ... en octubre pasaron por un partido de futbol del niño y a mi marido le dijeron que este año no iban a tener tiempo de ir a los entrenamientos....y un día que mi marido estaba sin coche, le pidió a su padre que le acercara para recoger al niño, que sino, con el autobus no llegaba a tiempo, que hasta eso les echaron en cara a mis padres, no se esperaban que mi madre les afeara su conducta y su actitud, ella tan educada como siempre, sin levantar la voz, pero les dijo ciertas cosas que no se esperaban, aunque no creo que sirva para abrirles los ojos, por lo menos que no piensen que mis padres son tontos, no hay peor ciego que el que no quiere ver... según ellos el cambio del carácter de mi marido no se debe a que esté en paro desde hace tanto tiempo, ni a los trabajos de mierda que encuentra, ni a que ellos le hayan dejado en la estacada confiando y avalando al novio de su hermana y no a él, su hijo, ... no, todo se debe a sus problemas de hígado graso...en fin...

Yo si he de ser sincera diré que estamos mucho más tranquilos sin saber de ellos, sin sus visitas a deshora los domingos por la noche y sus planes egoistas hechos a su medida pero no a la medida de mis hijos.

Mi niño mayor es muy consciente de la situación, ha madurado mucho en este último año y nos sigue sorprendiendo con comentarios que no me esperaba de él. No sé si tenía que madurar porque tocaba, o esto le ha hecho "despertar", yo no hubiera querido que supiera ciertas cosas, pero al ser testigo de la confrontación entre su padre y sus abuelos, no hubo más remedio que darle una explicación... una  vez más mi intuición no me falló y ese día no debió haber ido con su padre...pero mi marido jamás se imaginaba la respuesta que le dieron sus padres y pensó que no era mala idea que fuera el niño con él a ver a los abuelos. 

En fin,  no es cosa de lamentarse por lo que pudo haber sido, lo cierto es que por lo que se ve, ellos no van a asumir las consecuencias de sus actos, ni a pedir perdón, ni mucho menos a solucionar lo que han hecho. Con lo cual, lejos de arreglar la situación, la están complicando cada día más, porque en este caso el tiempo no cura todo, yo no me voy a levantar un día y me va a apetecer verles, ni mis hijos van a preguntar por ellos, todo lo contrario. 

Mis hijos no les necesitan, para ellos los abuelos son mis padres, que están presentes en su vida, siempre disponibles, para cuidarles, mimarles, darles de comer, contarles un cuento... en sus dibujos son ellos los que aparecen, alguien me dijo una vez que no se echa de menos lo que no se tiene y va a ser verdad. Los padres de mi marido quieren "disfrutar de la vida", son palabras textuales, nos las dijeron cuando se jubiló él, no hay viaje al que no se apunten, actuación a la que no vayan...que no me parece mal, que conste, pero luego que no me digan que no les dejo ver a sus nietos. Para ellos siempre hay alguna otra cosa que hacer antes que dedicarle tiempo a mis hijos. Luego, justo es que para los niños ellos no ocupen un lugar, con los niños no valen medias tintas, tienes que ganarte su cariño y ellos nunca lo hacen. 

Ya ni con regalos... se supone que "llegan justos a fin de mes", la verdad, me parece muy feo que digan eso y luego se vayan dos semanas a Canarias... nosotros vamos justos y hace 3 años que no podemos permitirnos una semana en un hotel de vacaciones. Pero a lo que iba, ni siquiera con regalos tratan de ganárselos, alguna cosa de los chinos o restos de lo que tenían en la tienda y no vendieron (no sé como pueden pensar que voy a poner a mi hija unas bragas que casi me valen a mí, de las que "pican" y que huelen a viejo - encima le dijo a mi madre que las había comprado... mi madre se calló claro, es más educada que todo eso), eso es con lo que se han presentado las últimas veces.

Bueno,  que me disperso... este año la Navidad vamos a celebrarla con LA FAMILIA, los que de verdad somos la familia, mis padres y nosotros, mi hermano y mi cuñada como siempre se irán con los padres de mi  cuñada, que para eso les tenemos con nosotros el resto del tiempo. Y en Año Nuevo ya vienen los primos y yo tengo vacaciones, así que disfrutaremos de planes y tiempo para jugar, dormir.... sólo pido que mi niña se recupere y vuelva a ser ella, que la pobre mía está pachuchina y me duele el alma de verla así.

Los RRMM no vendrán cargados de muchas cosas, pero al menos hemos encargado el juguete que cada uno quería y alguna cosilla más, mi niño cuando cogió el catálogo me preguntó que cuanto era el límite, (de precio), ¡pobre mío! en casa siempre hemos dicho que a los RRMM hay que pagarles, por eso hay niños que tienen más regalos y otros menos y él es muy consciente de que no puede pedirlo todo. Se me está haciendo mayor...creo que quedan ya pocas navidades en las que siga creyendo y me da mucha pena.

Aprovecharé mis vacaciones para celebrar su cumple, justo cuando empiezan el cole, en la bolera, que lo de los parques de bolas ya "es de pequeños mamá", parece que no, pero de celebrarlo un día de diario a un viernes o fin de semana, son unos euros de diferencia.

Y a los RRMM un año más les pido lo mismo...SALUD, que ver a mis niños malos es una de las peores cosas; PAZ, porque ha sido un año muy malo que casi nos ha costado el matrimonio y TRABAJO, un trabajo para mi marido, uno que no dure una semana y que nos permita irnos de vacaciones una semana a la playa este verano.

Se que hay gente que está mucho peor que nosotros, que tiene que mirar cada euro que gasta, nosotros con mi sueldo vivimos al día, pero podemos vivir sin estrecheces, sin permitirnos ciertas cosas, pero pagando sin problemas la hipoteca, la luz, el gas...se ahorra en otras cosas...en ropa para mamá y papá, en salir por ahí a tomar algo, en aprovechar ofertas, promociones para comprar la misma cosa a un precio mucho más asequible... en una palabra, lo que he visto hacer en mi casa a mi madre y mi abuela toda la vida.

No creo que tenga tiempo de pasarme por aquí antes del año que viene, así que Feliz Navidad y un año nuevo un poco más tranquilito...que este que se acaba ha venido con demasiados sobresaltos.


viernes, 31 de octubre de 2014

Premio One lovely blog award



Este premio me lo dio Dácil coincidiendo con el día de mi cumple y lo tenía abandonadito, pobre!
Muchas gracias por el premio y ¡ahí vamos!
 
1. ¿Por qué un blog?
Al principio porque necesitaba sacar de mí lo que me estaba haciendo daño y después para dejar a mis hijos las vivencias de su infancia, como lo del diario es algo que nunca me ha gustado…lo de escribir, con lápiz y papel no me va mucho, mi herramienta de trabajo es el ordenador, un teclado y una pantalla en la que puedes ir atrás, adelante, quitar, poner… y con la ventaja de que lo puede leer gente, pero sin obligar a nadie a leerlo.

2. Un cuento infantil
El gato con botas

3. ¿Te gustaría viajar a...?
París, Viena…

4. Una comida
Ufff, que difícil, según si es invierno o verano, si cocino yo o no…pero siempre, siempre…la tortilla de patatas de mi madre.

5. Playa o montaña
Playa.

6. Un color
Azul

7. Una película
Lo que el viento se llevó

8. Una estación (de tiempo no de metro jijiji)
Verano

9. Tu mejor hora
Cuando es fin de semana y por la mañana aún puedo quedarme un rato más en la cama.

10. Algo imprescindible en tu día a día
El cariño, estoy “enganchada” al amor de los míos y necesito mi “dosis” a diario. El beso de buenos días de mi marido antes de levantarnos, los besos de mis hijos al levantarse, antes de ir al cole, al volver…sí, soy muy besucona :-) pero con los míos, no me va eso de los 2 besos cuando te presentan a alguien, así “en frio”. La conversación con mi madre por tfno…su abrazo antes de salir de casa después de comer para volver al trabajo…

11. Un deseo
Un trabajo decente y estable para mi marido que nos de un poco de tranquilidad.

Hay que nominar a once … la verdad es que no sigo tantos blogs…así que quien llegue aquí y quiera contestar a estas preguntas, o quien le haga ilusión recibir un premio en su blog, ¡es suyo!

miércoles, 22 de octubre de 2014

Diccionario lengua de trapo - español



Mi pequeña princesa habla por los codos, con su lengua de trapo eso sí, pero a diferencia de su hermano, que cuando no sabía decir algo se callaba, ella insiste e insiste en repetirlo y ¡se enfada si no la entiendes! – ella está convencida de que no lo dice mal, somos nosotros los que no entendemos…es gracioso, porque te mira enfurruñada y lo repite otra vez como pensando, ¡que torpes, con lo clarito que lo estoy diciendo!
No quiero olvidar palabras que a día de hoy forman parte de nuestro vocabulario en la lengua de mi niña.
  • Tucho = mucho
    Mi madre la pregunta -¿cuánto me quieres cariño? Y ella responde: “tucho, tucho, tucho” – yo unos días me gano “tucho, tucho” y otros tengo los 3 “tuchos”, pero para la Tatá, siempre hay 3 “tuchos” de cariño.
  • Tento Ticita = cuento de Caperucita
    Esto fue para nota, un lunes a las 11 de la noche, que no había  manera de que se metiera en la cama ni que se durmiera…quería que papá la contara el Cuento de Caperucita Roja, ¡no sé como me vino la inspiración para entenderla!
  • Bobo = globo
  • Fabón = jabón
  • Pama = cama
  • Abar tentes = Lavar los dientes
  • Aitas de Mini = braguitas de Mini, son sus favoritas.
  • Bubú = Yogur
  • Toche = coche
  • Pili = peli = película
  • Boe = Goe, era el perro.
 Seguiré apuntando palabras :-)

miércoles, 8 de octubre de 2014

40



Hoy celebro mi 40 cumpleaños, lo escribo y aún no me lo creo, me parece mentira cumplir esa edad, mi madre a los 40 me parecía una persona mayor, madura…me gustaría saber que piensan mis peques de mí. Aún no me hago a la idea de llegar a los 40, lo cierto es que se me han pasado volando, sobre todo estos últimos diez y más aún desde que soy madre, el tiempo se me escurre entre las manos sin darme cuenta.

Echando la vista hacia atrás y hacia delante, he pensado 40 cosas, 20 + 20, 20 en el “haber”, cosas que he hecho o tengo y de las que me siento orgullosa y 20 en el “debe”, cosas que me gustaría hacer o tener, algunas quizá son quimeras…pero bueno, la esperanza es lo último que se pierde, ¿no?

Haber
  1. Aprender a nadar yo sola con 11 años, tras un fracaso de curso de natación del que salí si cabe, aún con más miedo del que entré.
  2. Vencer mi timidez, en clase no me atrevía ni a levantar la mano y en mi trabajo he sido capaz de exponer un proyecto ante una sala llena de público.
  3. Ponerme lentillas y aprender a andar con tacones para no sentirme tan patito feo. Cuando miro las fotos veo a una adolescente menuda pero preciosa…ahora he vuelto a mis gafas y mis sandalias planas.
  4. Terminar la carrera que yo quería y encontrar trabajo antes de terminarla.
  5. Trabajar en mi profesión.
  6. Casarme con el hombre que me enamoró, aunque la crisis y la familia política nos hayan puesto tantas piedras en el camino.
  7. Tener 2 hijos, niño y niña.
  8. Poder contar con mi hermano siempre, a cualquier hora del día o de la noche. Y él conmigo.
  9. Llevarme fenomenal con mi guay-cuñada, su familia siempre me ha hecho sentir muy a gusto en su casa como una más. Espero que ella y su familia sientan lo mismo conmigo.
  10. Ver cada día la parte buena de la vida.
  11. Tener unas amigas por las que me siento comprendida y arropada, disponibles con una llamada.
  12. Poder regalar a mis padres un crucero, gané un concurso de la radio y ellos disfrutaron del premio. Mi padre cumplió su sueño de ver el Vaticano.
  13. Adaptarme a los cambios continuos de mi trabajo para mantener mi puesto.
  14. Ser consciente de que mi genio me ha jugado malas pasadas y que se consigue más con el silencio y la paciencia que con los gritos.
  15. Aprender de mi abuela y de mi madre el valor de la familia y del amor incondicional.
  16. Luchar por mi hijo, para que su profesora lo tuviera en cuenta y no lo relegara al fondo de la clase por su “mal comportamiento”.
  17. Socializar con las mamás del cole, aunque no me emocione especialmente, para que mi hijo reciba alguna invitación a cumpleaños.
  18. Ser más feliz comprando ropa y cositas para mis niños que comprando para mí.
  19. Ser capaz de relajarme y encontrar el camino aunque me pierda con el coche o me equivoque de salida…soy un desastre, no tengo ningún sentido de la orientación y odio los GPS.
  20. Ir de frente por la vida, no me gusta la mentira ni el fingimiento.

Debe
  1. Viajar a París, la idea es ir a EuroDisney con los peques, a ver si lo podemos hacer por la comunión del niño, si la situación económica nos lo permite.
  2. No tener que vivir pendiente del saldo de la cuenta corriente, por si hay un gasto extra.
  3. Poder reducir la jornada para cuidar de mis hijos por las tardes, se me están haciendo mayores y casi no los estoy disfrutando.
  4. Volver a tener un puesto de trabajo como el que tenía hace 10 años. Lo tuve en la mano…pero no me atreví a perder la estabilidad del que tengo ahora, no se si hice bien o no, pero me siento orgullosa de mantener a mi familia con mi sueldo, aunque no sea muy feliz en la oficina.
  5. Poder cambiar a mi hijo de colegio y que la niña no tenga que empezar siquiera en el cole de su hermano.
  6. Transmitir a mis hijos el amor por la lectura que me transmitió mi abuelo.
  7. Tener un apartamento chiquito en el norte, por Asturias o Cantabria, cerca de la playa, para poder ir de vacaciones a “mi casa”.
  8. Ser capaz de educar a mis hijos para que sean responsables y no caigan en cualquiera de las muchas cosas que les pueden destrozar la vida (drogas, alcohol, anorexia…).
  9. Tener salud para poder cuidar de mis nietos como mis padres están cuidando de mis hijos.
  10. Enseñar a mis hijos por igual a limpiar, cocinar, planchar…para que las tareas de la casa nunca sean un motivo de discusión con sus respectivas parejas como nos pasa a su padre y a mí.
  11. Pasar página y poder olvidarme de la familia política, tanto por parte de mi padre, como por parte de mi marido.
  12. Volver a clases de baile con mi marido, como cuando nos casamos. Odio hacer deporte “de chándal”.
  13. Aprender a manejar la máquina de coser de mi abuela.
  14. Retomar mis clases de inglés para no olvidarlo.
  15. Volver a Roma, con mis hijos y con mis padres.
  16. Celebrar las bodas de oro con mi marido.
  17. Ver crecer a mis hijos y que se quieran y se ayuden entre ellos tanto como mi hermano y yo.
  18. Ser la suegra que me hubiera gustado tener a mí.
  19. Hacer la tortilla de patata tan rica como la de mi madre.
  20. Disfrutar yendo de compras con mi hija como he disfrutado y disfruto yendo de compras con mi madre, o mejor, ¡ir las tres juntas de compras y pasarlo de maravilla!

domingo, 5 de octubre de 2014

¿Teso mamá?



No, no me he equivocado escribiendo el título del post, esta es la frase que más se oye en nuestra casa últimamente, mi niña pregunta esto a cada paso, a cada cosa que ve, ¿teso? – o lo que es lo mismo, ¿qué es eso?
Es como la época de los porqués, lo pregunta a TODAS horas y a cada momento, al principio era encantador y divertido, pero después de haberlo preguntado 20 veces seguidas….es simplemente AGOTADOR!!
Parece mentira la cantidad de vocabulario que tiene ya.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Goe – fin de una época



Este verano Goe se fue "al cielo de los perros”, después de casi 15 años de darnos su cariño, llegó el momento, estaba ya muy viejito, el análisis que le hizo el veterinario a la vuelta de la luna de miel de mi hermano reveló indicadores de que tenía un tumor, todos decidimos dejarle tranquilo el tiempo que le quedara, daba igual donde lo tuviera, poco o nada se iba a poder hacer, así que mejor no hacerlo sufrir más.

Nos dio un mes para hacernos a la idea de que se iba, de que íbamos a tener que vivir sin su cariño. Los que peor lo han pasado han sido mi madre y mi hermano. Lo de mi madre no me ha sorprendido, hace 5 años cuando tuvo una infección muy grave y le operaron a vida o muerte ya lloró a mares. Pero no me esperaba que mi hermano le tuviera tanto cariño, no sé… pensé que era más despegado con el animalito.

Él y su mujer, mi guay-cuñada le llevaron al veterinario, ya no podía ni levantarse, no quería comer, le costaba respirar… se llevó todo nuestro cariño, ellos estuvieron acariciándole y abrazándole hasta el final. Mi hermano se encargó de enterrarlo en la huerta de unos amigos.

Mis hijos no lo han llevado del todo mal, al mayor le explicamos que era muy viejito y estaba enfermo, él se encargó de explicárselo a su hermana…¡bendita inocencia! Les dijimos que no le preguntaran a Tatá por él, porque se ponía muy triste y lo han entendido.

Mi madre dice que aún está de duelo, ahora ya ha pasado un poco de tiempo y puede hablar de ello sin echarse a llorar. Mi hermano lleva algún tiempo buscando otro perro, dice que no soporta el llegar a la nave por la mañana y que no le salga a recibir Goe.




Así que después de un mes, tenemos un nuevo miembro en nuestra familia, es una perrita boxer preciosa de dos meses, mi hermano no pudo resistir la tentación de traerla a nuestra casa cuando la fue a recoger, los niños estaban locos de contentos, vaya lo que costó meterlos en la cama después. A mí me ha conquistado el corazón. 

Al día siguiente estamos comiendo y les digo a los peques…”bueno, no habéis preguntado a Tatá por la perrita”…mi madre aún no ha dado su brazo a torcer… y con un mohín dice: “bah!, es una pesada, a la que te descuidas empieza a chuparte!” a lo que mi hijo todo serio la replica: “a ver Tatá, sólo tiene dos meses de vida, aún no ha aprendido a razonar!” …  ese es mi hijo.

Y aquí está…os presento a Sena.
 

martes, 2 de septiembre de 2014

7 años - 20 preguntas



El año pasado encontré esta lista de preguntas y me gustó para ir viendo como cambian los gustos de mis hijos a medida que vayan creciendo... obviamente a la chiquitina no le he podido hacer el "interrogatorio", pero estas son las respuestas de mi niño este año, con 7 años y medio:
  1.  ¿Cuál es tu número favorito? 9
  2. ¿Cuál es tu color favorito? Naranja
  3. ¿Cuál es tu animal favorito? Foca
  4. ¿Cuál es tu peluche favorito?  Tom el dinosaurio
  5. ¿Cuál es tu juguete favorito?  Las cartas-cromos de Pokémon
  6. ¿Cuál es tu comida favorita?  Salchichas
  7. ¿Cuál es tu bebida favorita?  Coca-cola (hace relativamente poco tiempo que la toma)
  8. ¿Cuál es tu fruta favorita?  Plátano
  9. ¿Cuál es tu postre favorito? Tarta de queso (la ha probado en un restaurante estas vacaciones, él que no le gustan las tartas…)
  10. ¿Cuál es tu cuento favorito?  El del abecedario (el que le regaló una amiga de mi madre)
  11. ¿Cuál es tu libro favorito?  El camión de bomberos
  12. ¿Cuál es tu canción favorita?  Gandastail?? es lo q me dijho mi peque... el baile del caballo (le ha costado contestar, mi niño no es mucho de música… y yo tampoco, la verdad)
  13. ¿Cuál es tu película favorita?  Alvin y las ardillas 3 (se la trajeron los RRMM en casa de la madrina de la nena y la hemos visto muchas veces).
  14. ¿Cual son tus dibujos animados favoritos? Hamtaru (son unos dibus japoneses de un hámster)
  15. ¿Cuál es tu lugar favorito para jugar?  Su casa
  16. ¿Cuál es tu juego favorito?  Pista de hotwheels (el regalo en nuestra casa de RRMM)
  17. ¿Cuál es tu instrumento musical favorito?  Violonchelo (¿? Esto me ha dejado descolocada)
  18. Elige: playa - piscina - campo. Playa
  19. ¿Quién es tu mejor amigo? Yago
  20. ¿Qué quieres ser de mayor? informático (en el cole este curso tuvieron que hacer una redacción sobre las profesiones y el trabajo de mamá le gustó, aunque al responderme me dijo: “aún no estoy seguro”).
A petición de Madre desesperada aquí está el enlace a las respuestas del año pasado:  6 años - 20 preguntas

miércoles, 16 de julio de 2014

Nominada a The best blog



El lunes mientras desayunaba temprano, en soledad, como hago desde que empezó el horario de verano en mi trabajo, tuve una grata sorpresa, Dácil, me había dejado un premio en su blog de una madre desesperada y la verdad eso anima mucho una mañana y más si es de lunes.

Estas son las preguntas a responder:
1.- Tu lema para ir por la vida
Siempre hay tiempo para decir las cosas, pero una vez dicho algo...ya no hay vuelta atrás.

2.- ¿A quien dedicas tu último pensamiento del día?
Generalmente a mis peques.

3.- ¿Cuál fue el tema de tu primer post?
El lio que tenía en la cabeza en aquel momento.

4.- Un pros y un contra de ser bloguera
Es genial poder plasmar tus pensamientos por escrito y que haya alguien al otro lado que unas veces te de un consejo, otras una frase de ánimo o simplemente te trasmita que ha vivido algo parecido y te entiende. Por contra, nunca tengo tiempo suficiente para poder actualizar todo lo que me gustaría.

5.- Frío o calor?
Calor!!! Con el frío mi neurona se congela y a parte de no dar pie con bola, me pongo de bastante mal humor.

6.- ¿Cuál es tu principal objetivo al ser bloguera?
La verdad es que no empecé el blog con un objetivo, simplemente necesitaba desahogarme y me sirvió…aún me sirve, quizá ahora con el tiempo creo que el objetivo es dejar escrita esta parte de mi vida para que mis hijos, principalmente, entiendan decisiones que tomé en su momento o circunstancias que hayan podido condicionar sus vida.

7.- ¿Has conocido en persona a otras blogueras?
No…me da mucha vergüenza, la verdad.

8.- ¿Cómo te conectas más con ordenador o móvil?
Para actualizar, con el ordenador…mi móvil no da para tanto como para eso, pero leer otros blogs lo suelo hacer desde el móvil..antes, mientras daba teta a mi pequeñina, bueno…y ahora hay veces que también, pero sobre todo desayunando con todos en casa dormidos.

9.- ¿Has necesitado ayuda para diseñar tu blog?
Dicen que en casa del herrero, cuchillo de palo… a pesar de mi profesión como informática, he de reconocer que no me va mucho lo de maquetar webs…así que elegí algo sencillito para no complicarme mucho la vida.

10.- ¿Cuánto llevas en el mundo blogger?
Cuatro años!! No me lo puedo creer, es que no suelo hacer una entrada del tipo cumple-blog.

Ahora tengo que decir once curiosidades sobre mí misma:

1.- Soy informática, pero no me gustan los videojuegos, ni nada de eso. Odio llegar a casa y tener que sentarme en el ordenador, aunque sea para mirar los horarios de algo…me encanta mi profesión, pero es eso, trabajo.

2.- Necesito tener la nevera llena de comida, me entristece verla vacía. Quizá porque mi abuela iba a la compra todos los días, no hacíamos “compra-semanal” y yo me agobiaba mucho.

3.- Necesito más dormir que comer. Pero hace siglos que no me doy un homenaje en forma de 12 horas seguidas, de sueño…ni siquiera 10 :-(

4.- No soporto las apariencias, el fingir, yo soy “al pan, pan y al vino vino” si hay algo que no me gusta, soy de las que prefiero decirlo y que me lo digan, educada y correctamente, que lo uno no quita lo otro. Desgraciadamente con la familia política no hay manera.

5.- Si ofrezco algo lo hago de corazón y me agradaría mucho que lo aceptara la persona a la que se lo ofrezco. Ya sea ayuda, tiempo, una invitación... Sigo sin acostumbrarme a que la familia de mi marido se ofrezca a algo y cuando dices que sí, no pueden….en fin! me desesperan!!!!!

6.- Soy muy gallina con los míos, soy feliz teniendo a toda mi gente alrededor, a ser posible comiendo lo que yo he cocinado. En un plis organizo una cena con amigas o una comida familiar.

7.- No soy “muy católica” al uso, pero rezar a mi Virgencita me ha ayudado mucho en momentos de tristeza y angustia.

8.- Desde que soy madre, comprendo a mi madre, es más, no estoy muy segura de si yo “me hubiera dejado” hacer algunas de las cosas que mi madre sí me ha dado libertad para hacer. Yo veo demasiados peligros a todo. Tengo que relajarme un poco y conseguir que mis hijos sean conscientes y responsables. No sé, yo siempre fui “una niña muy responsable” (ufff, que repelente suena eso, no?).

9.- No me gusta tener plantas ni animales en casa. Las plantas se me mueren siempre, no tengo mano, o las riego mucho o las riego poco. Los animales me parecen una responsabilidad.

10.- Me dolió el día que mi hijo comentó que su padre era más graciosillo y mamá era más seria. Desgraciadamente soy yo la que mando a la cama, a lavar los dientes, las manos … a veces tengo la sensación que el poco tiempo que paso con ellos me lo paso sólo dando órdenes. Espero cumplir mi sueño de poder trabajar sólo por la mañana y pasar las tardes con mis niños, ahora sigue siendo algo implanteable desgraciadamente.

11.-  Me gusta la rutina, quizá porque en mi vida ya he tenido demasiados sobresaltos.

Y mis nominadas son:

Violetaazul – su blog me da serenidad, no sé…me encanta leer sus post con una prosa tan cuidada, sin faltas de ortografía que da gusto leer y sobre todo ver esas fotos de las maravillas que salen de sus manos, en forma de labores de punto, comidas, dulces…

Mi querido tdah – descubrir su blog me hizo ver que había luz al final del túnel

Mamá de Parrulín y Xoubiña – aunque trata de dar un toque de risa en sus post, noto que aún tiene mucha tristeza en su corazón

Visitante4576 – leer sus post, a veces, me hace pensar en como sería mi vida si no me hubiera casado, ni hubiera tenido hijos.

jueves, 10 de julio de 2014

¿Qué hubiera pasado si…?



El otro día leí en un blog que comparaban unos libros que no me gustaban de pequeña, estos de multiaventura, que tenías que ir eligiendo y según las opciones había varios finales, con nuestra vida, planteaba que hubiera sido de su vida si en cada momento la decisión hubiera sido otra.
Me hizo pensar…trasladar esto a mi propia vida…
- ¿Qué hubiera pasado si al pasar a BUP hubiera ido al instituto que me tocó en lugar de al colegio de monjas que mis padres me pagaron? Esta pregunta es a priori fácil de responder, no hubiera conocido a una de mis mejores amigas, que hoy en día es la madrina de mi hija.
- ¿Qué hubiera pasado si en lugar de optar por quedarme en casa estudiando las vacaciones de Semana Santa en COU me hubiera ido a Taizé con el viaje que organizó el colegio? Esta también es fácil, lo más seguro es que no hubiera sacado la nota suficiente para entrar en la carrera que yo quería.
- ¿Qué hubiera pasado si no le hubiera dado una oportunidad a ese primer chico que me ”pidió salir” y del que no estaba enamorada, pero que me caía tan bien? Pues probablemente me habría quedado siempre la espinita clavada de si hubiera salido bien…aunque después de una segunda oportunidad no salió bien.
- ¿Qué hubiera pasado si no hubiera dejado de salir con él? Pues no sé…me “encontró” por Facebook mil años después, que miedito me dio a partir de entonces FB, resulta que es funcionario…pero sigue viviendo con su madre…
- ¿Qué hubiera pasado si le hubiera dicho que sí a aquel compañero de carrera que estuvo dos cursos pegado a mí diciéndome que estaba loquito por mí? Pues no sé…pero seguro que ahora no tendría problemas de dinero, porque o trabajaba en Madrid o tenía jornada reducida, el susodicho tiene un peazo curro en Telefónica, eso sí…sigue igual de feo, con el pelo aún más sucio si cabe y soltero!
- ¿Qué hubiera pasado si no hubiera tonteado aquel verano con mi compañero de prácticas? Pues que seguro que hubiera aprobado alguna asignatura más y hubiera acabado antes la carrera, aunque no habría aprendido una importante lección en cuestión de amores...
- ¿Qué hubiera pasado si no hubiera ido a la fiesta de la universidad con mi amiga? Pues que no habría conocido al que hoy es mi marido y quizá no tendría estos dos hijos tan maravillosos.
- ¿Qué hubiera pasado si no me hubiera presentado a aquella entrevista concertada por mi tutor del proyecto fin de carrera? Pues que no hubiera pasado por mi etapa de becaria en la que tanto aprendí y quizá me hubiera tocado irme a Madrid a buscar un trabajo al no tener experiencia.
- ¿Qué hubiera pasado si en lugar de echarle un par de … no me hubiera ido de mi puesto de becaria? Pues que seguramente ahora no tendría este puesto de trabajo, y tal y como está la cosa…igual hasta estaba sin trabajo.
- ¿Qué hubiera pasado si hubiera aceptado la oferta de profesora de informática en un colegio concertado? Esta es una espinita que tengo clavada, la verdad es que no me gusta dar clase, cuando he tenido que dar alguna jornada de formación en algún cliente he acabado agotada, eso sí, la gente a la que he enseñado me ha apreciado mucho. No lo sé…ahora me arrepiento, porque tendría muchos más días y horas para estar con mis hijos. Pero en aquel momento justo empezaba en el que ahora es mi trabajo y no quería dejarlo, tampoco era una oferta excesivamente segura lo de dar clase.
Bufff, cuantas decisiones que hubieran cambiado claramente el rumbo de mi vida.

lunes, 9 de junio de 2014

Cosas que me hacen feliz



Por fin parece que llega el veranito, hace calor y vemos a diario el sol, ese sol que mis neuronas necesitan, se acerca también el horario de verano, esas tardes de siesta y piscina con mis peques… y las vacaciones, aunque he de reconocer que las temo y las deseo a partes iguales, las deseo para dormir, disfrutar de mis hijos sin horarios y sin prisas, pero a la vez las temo, sólo el pensar en desayuno, comida, merienda y cena con la peque y me entran los 7 males … además soy un mar de dudas, irnos o no de vacaciones, gastar un dinero que en principio parece que nos podemos permitir, pero que no sé si a final de año cuando se acabe el proyecto en el que estoy pueda arrepentirme de haber gastado si me quedo sin trabajo …

Pero hoy estoy optimista, tengo muchas cosas por las que sentirme afortunada, que me hacen sentirme feliz, pero que pocas veces me paro a pensar o valorar, salvo cuando no las tengo.

Un día cualquiera, mejor si es fin de semana, pero no es imprescindible, un rayito de sol empieza a colarse por la persiana, el mayor aún no se ha despertado y la nena pide teta, la meto en la cama conmigo para que sacie su hambre y su necesidad de mimos, cuando termina se queda dormida en mis brazos y la vuelvo a meter en la cuna, me acuesto, mi marido me da un beso y nos abrazamos, aún podemos dormir un rato más, así acurrucados, yo también necesito mimos.

He llegado de trabajar y estoy rematando la comida, llegan con papi del cole, - “Hola, hola, ¿qué tal el examen, cariño?” – “Muy bien mamá, un sobresaliente…y además carita verde” (eso quiere decir que se ha portado bien en el cole), - “Muy bien mi niño”; la peque también cuenta sus logros en la guardería: “…todo, todo, todo…”, vamos, que se lo ha comido todo y no ha vomitado.
 
Un mediodía después de comer, voy a salir para ir a trabajar, digo en voz alta: ”¿quién me da un beso?” – mis hijos corren a ver quien llega el primero para estampar un beso gordo en mi mejilla a la vez que me abrazan con fuerza.

Llego donde mis padres a recogerlos por la tarde al salir de trabajar, mis hijos están entretenidos, casi no se dan cuenta de que he entrado, están felices con los “tetés” (mis padres), -“¿no hay un beso para mamá?” – lo reconozco soy muy besucona :-)  La peque directamente suele decir “No”, pero el niño, “espera mamá que es que estoy montando esta pista con Teté” … o sino, tallando un trozo de madera, o regando las plantas… un día en que se suponía que iban a ir a recogerle al futbol los yayos (los padres de mi marido), pero que no fueron y tuvo que ir mi padre a la carrera…el niño era plenamente consciente de que le habían dado plantón, yo en principio no lo sabía, inocente le pregunté si había ido también la yaya o sólo el yayo…-”no vino ninguno mamá, sabes, mamá…son mucho mejor los tetés que los yayos…” – “¿por qué cariño?” – “pues porque los tetés nos cuidan, nos enseñan, nos quieren…y los yayos sólo traen regalos” Que penita que se haya tenido que dar cuenta tan pronto.


Preparo la cena, el mayor no gruñe y se sienta a la primera a cenar, incluso tiene las zapatillas puestas, la nena se deja poner el babero y abre la boca cada vez que acerco una cucharada…acaban casi a la vez de cenar, les pongo unos dibus y ya puedo relajarme y cenar yo tranquilamente.



Que poquito necesito para ser feliz.

jueves, 29 de mayo de 2014

Acabando Mayo



Casi sin darme cuenta se acaba el mes de Mayo, como siempre ha habido un poco de todo, lo importante es que nuestra familia sigue unida, todo lo demás es accesorio, he de decir orgullosa que no hemos discutido, cuando no opinábamos lo mismo sobre algo hemos sido capaces de hablarlo, de dialogar, aunque también hay que decir que sus padres no nos lo han puesto nada fácil, se superan continuamente.

Durante los fines de semana no hemos sabido de ellos, únicamente el previo a la fiesta local, su madre quería a toda costa que fuéramos a unas actuaciones con los niños, a mi marido no le apetecía y a mí la verdad tampoco, mi marido quería ir a pasar la tarde a la “casita del césped” como la llama mi hijo, pero oh! sorpresa…se le ocurrió llamar para decir q íbamos a ir y su padre le dijo que no podíamos … cuando me lo contó me quedé ojiplática, lo primero porque yo no tengo que llamar para decir que voy a ir a la piscina de la casa de mis padres por ejemplo, voy y punto, es MI casa también, pero ya el hecho de que no nos permitieran ir sin dar una razón a mi marido lo dejó KO, el pobre se pasó la tarde en el parque dando vueltas a la cabeza.

Han traído paquetes y regalos para los niños que no nos hemos molestado en abrir, me parece una tomadura de pelo que nos digan que no llegan a fin de mes y cada vez que vienen a ver al niño al futbol vengan con regalos. Eso además de que no paran en casa, han estado que sepamos en los carnavales de Tenerife y una semana en Menorca y lo que no nos hayan contado, como el viaje a Toledo. Para no llegar a fin de mes, les cunde mucho el dinero, no?

El siguiente acontecimiento en el que se han cubierto de gloria ha sido durante el ingreso de mi marido en el hospital, no ha sido nada grave y estaba programado, hace más de 3 años que tiene las transaminasas disparadas en las analíticas de sangre y yo llevo insistiendo para que vaya al especialista, una vez que la dra de cabecera dijo que había que controlar esos valores, pues podía no ser nada o ser algo, así que por fin le iban a hacer una biopsia dado que el resto de pruebas no habían arrojado un diagnóstico claro, había que confirmar que no había nada patológico.

El día del ingreso sus padres estaban en Toledo, de excursión, aunque no nos habían comentado nada, nos enteramos de casualidad cuando nos llamó el tío de mi marido para darle ánimos y tranquilizarle, él es enfermero y además le han trasplantado el hígado, con lo cual ya había pasado por ello. Yo no podía creerlo…van a intervenir a tu hijo y te vas de excursión??? Cuando además nos habían avisado, no era algo imprevisto…

Yo le acompañé en el ingreso y me quedé con él para asegurarme de que le hacían las pruebas previas que nos había indicado su tío, luego me fui a casa a dormir con los peques, porque la nena aún pide teta por la noche y ya era abusar demasiado de mis padres.

Al día siguiente sus padres llegaron muy temprano al hospital, quizá para ver a su hijo antes de que yo llegara, teniendo en cuenta que él les había dicho que yo llegaría sobre las 8 de la mañana, no se quedaron con él en la habitación, sino en la sala de espera de la planta…raro, no? Va a ser que ahora muerdo… visto lo visto, no les saludé y ellos se mantuvieron en un segundo plano mientras le llevaron a realizar la intervención. Cuando volvió a la habitación su madre ya empezó a hablar y a tocar las narices, con su móvil nuevo, que no habían contratado cuando mi marido estuvo de comercial de móviles…sino a otro comercial, otra puñalada más, pero la paré los pies enseguida, él debía de guardar reposo y no moverse, eran las instrucciones que nos dio la enfermera que venía cada media hora a controlarle la tensión y demás. Le pusieron un calmante en la vía y ella ni se dio cuenta cuando se acabó, yo llamé a la enfermera para que lo retiraran.

Pasadas las 4 horas siguientes de reposo absoluto me empecé a relajar, la tensión y el pulso se habían normalizado, ella quería que me fuera a comer a su casa, ni la escuché, me bajé 5 minutos a la cafetería a comprar un bocadillo y volví, la dije que yo no podía quedarme a dormir, así que tenía que irse a casa y descansar, esta vez no discutió, después de las meteduras de pata de la mañana parecía que había tenido bastante, le había dejado escrito un papel en la mesita que mi marido me dijo en cuanto se fue su madre que lo tirara o hiciera lo que quisiera con él.

Tuvimos una tarde tranquila, la manzanilla que le trajeron al final de la tarde le sentó de maravilla y se levantó al aseo, pero el tocarnos en una habitación de 3 camas complicó las cosas…la gente no tiene educación, aquello parecía una terraza de la Pza Mayor, así que fui a hablar con las enfermeras para que pusieran un poco de orden, antes de lo previsto volvieron a aparecer sus padres, con más regalos para los niños…impresionante! Debía de pensar que como la había dirigido la palabra por la mañana se me había olvidado todo…que paciencia!

Nos habían dicho que le iban a traer cena, así que me quedé para asegurarme que la tomaba despacio, algo difícil con el hambre que tenía pues estaba con una manzanilla desde la noche anterior…mi marido que no tiene fondo!

Tras aguantar alguna que otra chorrada por su parte, me marché a casa…mis padres llevaban con los peques desde las 7.30 de la mañana …casi 14 horas! No sé que seria de mí sin ellos! Mi niño estaba muy preocupado por su papá, así que le llamamos y parece que se relajó al hablar con él, la nena preguntó por él, la dije que “luego venía” y se conformó,  ella lo que realmente quería era su teta para dormir.

Al día siguiente, otra vez madrugar, parecía que la noche en el hospital había sido tranquila, en cuanto pasara la dra y nos trajeran el informe podíamos irnos a casa, para variar su madre no escuchaba, si la dejo le hace vestirse y marcharse sin informe y sin pedir cita para los resultados! Que dolor de mujer!! Al final optó por irse, creo que la acabó dando vergüenza su propio comportamiento delante de las dos esposas de los pacientes de las otras 2 camas.

El fin de semana fue muy tranquilo, no vinieron ni al partido de futbol del niño, quizá porque era “pronto” el sábado por la mañana, a las 11, y quizá porque le iba  a llevar yo, papi se tenía que quedar de reposo en casa.

Pero el domingo por la tarde, ¡sorpresa! Me llama mi hermano, que le han llamado los padres de mi marido, que no van a su boda, …pues mira, mejor, así no tenemos que aguantarles ninguna chorrada, mi hermano está de viaje y no pueden quedar como ellos le proponen esa tarde, “para darles un detalle” … pero como son así, pues se pasan por casa de mi hermano, sin avisar, les abre mi cuñada, mi hermano está en la ducha, ni siquiera le esperan, le devuelven la invitación a mi cuñada y la dan un paquete…con un mantel… lo del mantel, mal, pero lo de devolver la invitación!!!!  Eso es de nota!

Mi marido tiene vergüenza ajena…no es para menos, pobre mío! Su madre le llama al día siguiente para contárselo, le dice que es que no quieren que lo pasemos mal, hombre!! “mamá, los que lo ibais a pasar mal erais vosotros…” la dice mi marido… tengo que ser sincera, para mí es una liberación, la boda es en el pueblo de mi cuñada y el tener que estar en la “casa de la montaña de los yayos”, las 24 horas del día no iba a ser relajante que digamos, pero tanto que dicen que no ven a sus nietos, han desperdiciado el pasar 3 días con ellos, desayuno, comida, merienda y cena … leerles el cuento de antes de dormir … allá ellos.
Sólo quedan 2 fines de semana y ya! Llegó el gran día…tengo muchas ganas de celebrar la boda de mi tato, ¡ojalá! todo salga al menos tan bien como en la mía.

Continuará….

martes, 29 de abril de 2014

Resumiendo Abril



El mes comenzó mientras nosotros estábamos recomponiendo nuestras vidas, poco a poco lo estamos consiguiendo y parece que las cosas van avanzando entre nosotros. Hemos tenido dos discusiones de las que hemos sabido salir en poco tiempo, la primera la empezó mi marido, no recuerdo porqué, pero enseguida se dio cuenta de que era una tontería, me pidió disculpas, nos dimos un beso y fin. La segunda fue más complicada, mientras mi marido acudía a una entrevista de trabajo, sus padres se habían encargado de llevar al niño al futbol y de dejarlo con mis padres al acabar la actividad, pero cuando le llevaron, ni le cambiaron de ropa, ni le abrigaron…con 15ºC dejaron a mi hijo con la equipación de futbol, es decir, en manga corta y en pantalón corto, mi madre le abrigó con lo que tenía, pero claro…yo me puse que me salía humo por las orejas cuando fui a buscarles. Total, que al llegar a casa le monté la mundial a mi marido, cuando realmente los que no habían actuado correctamente eran sus padres, no él… me costó algo más de cinco minutos calmarme, pero lo conseguí, le pedí disculpas y él me susurró que lo peor de todo es que yo tenía razón respecto a sus padres.

He comprendido que él bastante tiene con los padres que le han tocado en suerte, ellos que nos dijeron que contáramos para lo que necesitáramos con ellos, que el problema era yo, porque no les dejaba cuidar de los niños…después de haberse comprometido a llevar 2 veces por semana al niño al futbol, al menos mientras dure el nuevo mierdatrabajo que ha encontrado mi marido, después de ese día, ya no le han vuelto a llevar, al siguiente fue festivo en nuestra comunidad y ahora se han ido 10 días de vacaciones a las Baleares, “un viaje de última hora”, “no lo podían desaprovechar” … sin comentarios.

Yo no les obligo a que cuiden de sus nietos, pero entiendo que si te comprometes a algo, si acusas a la otra parte que “no te deja” ocuparte de tus nietos, no es para a la primera de cambio dejarles tirados, ni siquiera se atrevieron a venir el día de fiesta a contárnoslo, se presentaron al día siguiente sin avisar y pillaron a mi madre de milagro, ¿qué habríamos hecho si no contáramos incondicionalmente con mis padres? ¿buscar una canguro de hoy para hoy? En fin…la última es ya para reírse: el padre de mi marido creó un grupo en whasap “familia” en el cual estaban, los padres de mi marido, mi marido, su hermana, el cuñadísimo y el hermano soltero de la madre de mi marido…yo no, ergo… yo no soy de la familia, me lo han dejado claro, no? A los dos días también “echaron” a mi marido del grupo…

La princesa ha cumplido dos añitos y no vamos a celebrar fiesta, la verdad es que tengo muy pocas ganas por no decir ninguna de juntar a toda la familia, yo no sé fingir, no sé estar “de cumplido”, algo en lo que la familia de mi marido es experta. Creo que es mejor dejarlo pasar, ya que la peque aún no se entera de esas cosas, no voy a forzar la situación y que suceda algo de lo que me arrepienta toda la vida, mi familia está con los límites de paciencia muy saturados y puede que estallen.

Otra cosa positiva que ha traído este mes es que mi niño ha sacado muy buenas notas, mejorando las del primer trimestre, además han venido acompañadas de una nota con elogios y alabanzas de su profesora al respecto de su esfuerzo, hemos tenido tres semanas de “caritas verdes” hasta las vacaciones. A la vuelta de vacaciones hemos tenido la reunión con la orientadora, a pesar de que su profesora insiste en que no tiene para nada tdah, hemos acordado realizar los test para evaluar a mi hijo, nosotros ya se los hemos llevado, ahora falta que los hagan los profesores. La verdad es que a pesar del cambio que está dando en su comportamiento, creo que algo de ayuda necesitamos, le sigue costando un montón el relacionarse con otros niños, si no le dejan jugar se enfada y no es capaz a veces de controlar su frustración y me da miedo que en unos años haga alguna tontería con tal de sentirse integrado en un grupo.

Y en Semana Santa hemos disfrutado un montón, vinieron los primos y lo hemos pasado de maravilla, el jueves llevamos a los niños a montar a caballo, la peque se asustó un poco al verlos tan grandes, al principio mi niño decía que “no le apetecía” pero yo que le conozco se que en realidad era miedo, su prima ya había montado a caballo y aunque los caballos eran pequeños, él temía no hacerlo bien, caerse… le animé, no era obligatorio, pero si no lo intentaba no iba a poder saber si le gustaba…y conseguí que se subiera! la primita y él lo pasaron de maravilla, tanto que repetimos la tarde del sábado.

El viernes fuimos a La Era de las Aves y pasamos un día fenomenal, el tiempo acompañó e hizo un día de verano, es un sitio totalmente adaptado para los niños, además de los animalitos tienen un campo de mini-golf, juegos, columpios, … pudimos relajarnos, no había peligro, hasta la nena me alegró el día comiendo de maravilla, mi marido bromeó diciendo que nos íbamos a tener que sacar el abono para ir todos los fines de semana…encargamos allí la comida y fue relajante total, no tener que salir para buscar un restaurante, paella y ensalada para nosotros y menú infantil para los niños, estar sentados al aire libre comiendo fue genial. Total y absolutamente recomendable para ir con peques a pasar el día, además los responsables son mucho más que amables, encantadores (y que conste que este post no está patrocinado por ellos).

El contraste fue el cambio de tiempo del sábado…después del paseo a caballo de los niños acabamos haciendo pulseras de gomitas alrededor de la chimenea en casa de los primos, ¡qué frio!.

El mes se acaba con la nena con anginas, visita incluida a urgencias, porque ni con antitérmicos, ni con paños fríos conseguía bajarla la fiebre…con 39.2ºC nos fuimos a urgencias y hoy hemos tenido la revisión de digestivo, la receta de la dra. “paciencia, paciencia y más paciencia”. La princesa está bien, está sana, pero no tiene apetito, va a ser chiquitilla como yo, a pesar de lo delgaducha que yo la veo me ha dicho que está bien alimentada…me tranquiliza saber que nos vuelve a ver en seis meses.

miércoles, 2 de abril de 2014

Demasiadas cosas



Han pasado demasiadas cosas desde la última vez que escribí, pocas buenas y agradables, casi todas tristes y desagradables, desearía que no hubieran pasado, algunas trato de olvidarlas y otras no quiero olvidarlas para evitar que se repitan.

Lo único bueno de todo lo que ha pasado es que mi marido y yo estamos de acuerdo en que lo más importante de todo son nuestros hijos, ellos son la razón de nuestra vida, de nuestro trabajo y esfuerzo diario y por ellos vamos a esforzarnos, vamos a tener paciencia, en las situaciones del día a día que nos abruman, que nos hacen estallar, que nos hacen perder los nervios.

No sé si todos los matrimonios pasan por situaciones de crisis, el nuestro lleva una época que todo son piedras y baches en el camino y en algún momento se nos olvidó seguir de la mano para esquivarlas o afrontarlas, lo fácil es tirar cada uno para un lado, rendirse, pero nosotros hemos elegido luchar, luchar porque queremos seguir siendo una familia, porque queremos que nuestros hijos tengan a la vez a su padre y a su madre y no tengan que elegir o repartirse.

No empezamos de cero, las cosas que han pasado están ahí, hemos dejado que su familia y mi familia influya a veces demasiado, pero contamos con algo muy importante a nuestro favor, los dos queremos lo mismo, queremos a nuestros hijos y seguimos queriéndonos.

Tenemos que aguantar el tirón, aguantar esta situación de paro de mi marido que le está minando la moral, la autoestima y la paciencia, tenemos que aguantar los problemas de alimentación de la princesa, la tortura que supone darle de comer, tener paciencia con su falta de apetito, con sus vómitos.

Me he dado cuenta de que yo soy el equilibrio en mi familia, si yo estoy tranquila y alegre, las situaciones fluyen con tranquilidad, si yo estoy alterada, nerviosa, irritable … poco a poco todo va estallando. Estos últimos meses mis nervios estaban siempre al límite, el vaso colmado rebosaba a la mínima, mi paciencia antes casi ilimitada era ahora prácticamente inexistente, la carga que tenía sobre mis hombros era cada vez más pesada y no podía con ella y mi marido no se daba cuenta o no quería darse cuenta de ello.

No hubiera elegido que mi hijo aprendiera de esta manera, pero él es quien más cosas positivas ha sacado de la situación, ha visto que la vida es difícil, que hay que luchar y esforzarse por lo que quieres y que aún así, a veces no es suficiente. Lleva casi tres semanas seguidas en las que en su agenda no hay notas de mal comportamiento, todo son “caritas verdes”, ha sido encargado de clase, sus exámenes están saliendo fenomenal, incluso ha sacado un 10 en “Cono”, con lo poco que le gusta memorizar al pobre mío.

Ahora sí que se me está haciendo mayor, sus preguntas y sus comentarios están cambiando, nos dejó asombrados cuando le dijo a su padre que esta vez al cine iba con mamá, “porque necesita descansar y relajarse, tú te quedas con la hermanita, papá, para que mamá vea la película y esté sentada descansando que se lo merece”. Para él era el premio a una semana seguida de caritas verdes, ¡la primera de todo el curso! y quiso también premiarme a mí, ¡mi niño!

jueves, 13 de marzo de 2014

Una semana para olvidar



Estaba contenta, había conseguido estirar los días de vacaciones del año pasado para disfrutarlos en carnaval y poder estar en casa con mis niños, eran unas mini-vacaciones, además los padres de mi marido estaban en Tenerife de carnaval, así que no nos iban a amargar, situación perfecta.

Habíamos hecho muchos planes, teatro, actuación de payasos, acompañar al entrenamiento de futbol a mi niño, partido…la nena no estuvo muy colaboradora, no quería comer y vomitaba casi en cada comida, yo no había contado con que mi cuerpo me iba a pasar factura, soy muy friolera y aunque me abrigué para el partido, llegué a casa helada, no reaccioné en toda la tarde a pesar de taparme con una manta y hacerme un ovillo en el sofá.

Al día siguiente antes de que sonara el despertador ya estaba en el aseo malísima con retortijones de tripa y nauseas, resumiendo…han sido unos de los 3 peores días de mi vida, vomitando continuamente y con un dolor abdominal que no me dejaba levantarme de la cama, no podía coger en brazos a mi pequeñina…mi madre se multiplicaba para ayudarnos, porque encima mi hermano está con un esguince, así que la pobre no paraba.

El fin de semana ya pude recuperarme un poco, comer algo, salir y disfrutar de este sol, pero aún así, todo me costaba mucho esfuerzo, había perdido 2 Kg. en 2 días, yo, que peso 40 y tantos…mi marido me tomaba el pelo “has hecho la operación bikini en dos días”.

El remate lo pusieron los padres de mi marido, que se presentaron en misa el domingo y hasta tuvieron el atrevimiento de ir a darme la paz, menuda paz te va a dar alguien que trata a sí a los de su propia sangre. Ellos que pidieron un crédito para montarle un negocio al novio de su hija y sin embargo no pueden ayudar a su hijo, “no tienen dinero” para pagarle la cuota de autónomos y ayudarle a emprender, pero sí lo tienen para irse una semana a Tenerife en pleno carnaval, para comprarse una nueva cámara de fotos, …

No sé que hacer con ellos, no quiero que mis hijos vean el espectáculo, no quiero darles la oportunidad de que me tachen de histérica, pero no sé cuanto aguantaré sin soltarles lo que llevo dentro, lo que me duele, el ver como mi marido busca trabajo, como va de trabajo temporal en trabajo temporal, como pasa frío en invierno y calor en verano cuando le cogen para algún trabajo de comercial, mientras el otro, el “cuñadísimo” está sentando tranquilamente en la oficina que le han montado, no madruga, ni siquiera tiene que coger el coche, porque está a 5 minutos de casa, de un apartamento que también es de los padres de mi marido.

Esta semana han venido los 2 días al entrenamiento del niño, el lunes trajeron “los regalitos”, a mi marido le habían traído una colonia de estas de marca pirata, para los niños 2 camisetas ENORMES, nada de talla de niño y para mí habían comprado un delantal, sin comentarios. El miércoles, el niño estaba nervioso en el entrenamiento, desobediente, así que se marcharon, no le dijeron nada, ni se quedaron para animarle … dice mucho de ellos su actitud.

Le echo en cara a mi marido que les sigue tratando como “si aquí no ha pasado nada”, sigue teniendo paciencia con ellos, una paciencia que a veces no tiene con sus hijos y eso me duele, no entiendo su actitud, no la comprendo ni la comparto. Sus padres piensan que el tiempo lo cura todo y que “ya se me pasará el berrinche”, como si mi comportamiento para con ellos fuera una rabieta de niña malcriada y ellos “pobrecitos” tienen paciencia conmigo.

No quieren darse cuenta de todo lo que implica que mi marido no tenga trabajo, en su hijo mismo, su cambio de humor, su actitud pasota frente a cosas por las que antes sí mostraba interés, … y en mí, no me dan las horas del día para todo lo que tengo que hacer, trabajar en la oficina, cocinar, poner lavadoras, … que lejos están aquellos planes con los que soñábamos hace algunos años, yo cogería jornada reducida para estar con los niños, no importaba la reducción de sueldo, compensaba con creces el estar a su lado día a día.

Ahora la economía familiar depende en exclusiva de mí y eso me pesa cada día más, sobre todo porque mi marido no resuelve los temas domésticos, no hay manera de conseguir de él mucho más que poner y quitar el lavavajillas, tirar la basura y hacer algo de compra … no ve las camas sin hacer, la ropa sin doblar, el fregadero sucio, la mesa llena de migas, el baño sucio … no sé si soy demasiado exigente, pero no consigo imaginarme la situación al revés, él llegando de trabajar y teniendo que ponerse a cocinar la comida del día siguiente, controlando si hay que comprar más papilla, dando de comer a los niños, sobre todo a la pequeña, es mi tortura particular, darla la cena los días de diario y todas las comidas los fines de semana.

Necesito que pase algo de tiempo, que se asienten las cosas, tengo muchos problemas encima de mi espalda, los problemas del niño, su posible tdah, los problemas de alimentación de la niña, el cambio de carácter de mi marido, ahora todo le molesta, por todo resopla o directamente se va a otra habitación, se pasa el tiempo pegado al portátil y al móvil.