Mis tesoros

Lilypie Kids Birthday tickers
Lilypie Kids Birthday tickers

lunes, 22 de septiembre de 2014

Goe – fin de una época



Este verano Goe se fue "al cielo de los perros”, después de casi 15 años de darnos su cariño, llegó el momento, estaba ya muy viejito, el análisis que le hizo el veterinario a la vuelta de la luna de miel de mi hermano reveló indicadores de que tenía un tumor, todos decidimos dejarle tranquilo el tiempo que le quedara, daba igual donde lo tuviera, poco o nada se iba a poder hacer, así que mejor no hacerlo sufrir más.

Nos dio un mes para hacernos a la idea de que se iba, de que íbamos a tener que vivir sin su cariño. Los que peor lo han pasado han sido mi madre y mi hermano. Lo de mi madre no me ha sorprendido, hace 5 años cuando tuvo una infección muy grave y le operaron a vida o muerte ya lloró a mares. Pero no me esperaba que mi hermano le tuviera tanto cariño, no sé… pensé que era más despegado con el animalito.

Él y su mujer, mi guay-cuñada le llevaron al veterinario, ya no podía ni levantarse, no quería comer, le costaba respirar… se llevó todo nuestro cariño, ellos estuvieron acariciándole y abrazándole hasta el final. Mi hermano se encargó de enterrarlo en la huerta de unos amigos.

Mis hijos no lo han llevado del todo mal, al mayor le explicamos que era muy viejito y estaba enfermo, él se encargó de explicárselo a su hermana…¡bendita inocencia! Les dijimos que no le preguntaran a Tatá por él, porque se ponía muy triste y lo han entendido.

Mi madre dice que aún está de duelo, ahora ya ha pasado un poco de tiempo y puede hablar de ello sin echarse a llorar. Mi hermano lleva algún tiempo buscando otro perro, dice que no soporta el llegar a la nave por la mañana y que no le salga a recibir Goe.




Así que después de un mes, tenemos un nuevo miembro en nuestra familia, es una perrita boxer preciosa de dos meses, mi hermano no pudo resistir la tentación de traerla a nuestra casa cuando la fue a recoger, los niños estaban locos de contentos, vaya lo que costó meterlos en la cama después. A mí me ha conquistado el corazón. 

Al día siguiente estamos comiendo y les digo a los peques…”bueno, no habéis preguntado a Tatá por la perrita”…mi madre aún no ha dado su brazo a torcer… y con un mohín dice: “bah!, es una pesada, a la que te descuidas empieza a chuparte!” a lo que mi hijo todo serio la replica: “a ver Tatá, sólo tiene dos meses de vida, aún no ha aprendido a razonar!” …  ese es mi hijo.

Y aquí está…os presento a Sena.
 

3 comentarios :

Opiniones incorrectas dijo...

Lo siento muchísimo, cada vez que he perdido un perro se me ha partido el alma.

¡Sena es preciosa! No me cabe duda de que será muy feliz.

Eva, 19+4

Paula Fernández Sánchez dijo...

qué pena, cuando una mascota se va... :( Sena es un bombón, que seáis muy felices¡¡ :)

alba yeam dijo...

Hola guapa!!
Yo por estas cosas digo que no quiero animales.
La perrita es preciosa. Seguro OS dará grandes y buenos momentos!
No te preocupes por mi. Estoy bien Ok? Estoy fuerte y como digo: debe haber mucha gente rezando por mi.

Te mando un beso gigante. Te sigo leyendo.