Mis tesoros

Lilypie Fifth Birthday tickers
Lilypie Kids Birthday tickers

sábado, 29 de diciembre de 2012

Feliz navidad y año nuevo 2013

Casi no tengo tiempo últimamente para conectarme y escribir todo lo que me pasa en la vida, a ver si ahora que voy a tener 2 semanitas de vacaciones, por fin, puedo recapitular lo que están siendo estos días.

La próxima vez que escriba ya será otro año...no me lo puedo creer lo rápido que pasa el tiempo.

La nena reclama teta y aprovecharemos para dormir un poco de siesta juntas...hasta el año que viene!

martes, 4 de diciembre de 2012

No me da la vida

Llevo un  tiempo desaparecida por aquí, lo último que escribí no creo que lo publique nunca, fue un post después de discutir con mi marido y rezuma mal rollo por todas partes, no es publicable.

En estos dos meses sin publicar nada han pasado muchas cosas, muchísimas, pero mi vida nunca es aburrida, puede ser muchas cosas, pero nunca aburrida...a ver si me acuerdo de todo lo que hemos vivido.

A principios de octubre fue mi cumpleaños, fue una semana bastante mala, con discursiones en casa y malos rollos, los niños captaron todo y estaban muy descolocados, lo cual contribuía aún más al mal clima que reinaba en casa.

Me planté y dije, hasta aquí! hablamos, dialogamos...y llegó la calma, algunas cosas no han mejorado mucho, pero poco a poco, lo que sí que tenía claro es que no iba a elegir, entre mi familia (marido e hijos) y mi familia (mis padres y mi hermano).

Empecé en el proyecto, los compis son encantadores y la verdad es que estoy muy a gusto, creo que me va a dar pena cuando tenga que volver de nuevo a la oficina, todos mis miedos eran infundados, he encajado y el trabajo me gusta, creo que lo echaré de menos.

Participé en un concurso de la radio para conseguir una sesión de Spa, resulta que además de la sesión de Spa, por acertar más preguntas a final del mes había un premio mejor - un crucero - sí, yo que odio los barcos y me mareo...la idea era que fueran mi hermano y mi cuñada-guay, pero no pudo ser, parece increible, pero mandé un correo a familia y amigos y nada....no había nadie que pudiera, había que ir a primeros de noviembre, era la pega...así que al final conseguimos convencer a mis padres, la resistencia de mi padre se venció cuando supo que podía ver el Vaticano, que es su sueño. Decir que lo han pasado de maravilla es poco, da gusto ver la carita que tienen en las fotos :-) es lo que me ha compensado por los diez más estresantes de mi vida...de ahí el título del post...no me da la vida...para variar tuve movida con mi suegra, que en lugar de ayudar, tiene esa habilidad especial para tocar las narices...pero no sé, quizá soy muy tiquis-miquis, pero que yo llegue a casa de trabajar casi a las 4 de la tarde, y que la situación que me encuentre sea:
.- la niña sólo ha tomado 30 cc. de biberón a media mañana y ni un cuarto de potito de fruta de los pequeños (1/4 de 130ml. otros 30-40), según ella para no vomite.
.- el niño tiene el plato en la mesa de la cocina con el muslo de pollo asado que yo dejé preparado, es decir, que no haya comido.
Y ella tan feliz de la vida...

Como es normal, esto sólo ocurrió un día, la niña se quedó en la guarde a comer el puré rico que yo la hago con la Thermomix y dejé la comida preparada para mi marido y mi hijo, así cuando yo llegaba, le acababa de dar de comer...porque sólo un día cuando llegué ya estaba en el postre. Ella "se llevó una desilusión de que no la dejara cuidarlos...ahora que ya había conseguido que la niña comiera"....fueron más o menos sus palabras....sin comentarios.

El día que llegaron mis padres fue el mejor de mi vida, saber que los volvía a tener cerca y podía contar con ellos...

El mes de noviembre ha pasado con más pena que gloria, la nena sigue comiendo poco y mal, pero desde que hemos empezado con los yogures de leche de continuación, parece que come un poquito más, en la última revisión había cogido poquito peso, pero algo había cogido! a ver que nos dice la báscula la semana que viene. Porque me he encontrado dos veces con el pediatra por ahí y el hombre me ha parado para preguntarme si ya comía un poquito mejor...parece que fuera su niña :-)

Ahora el culebrón que tengo entre manos es el de la sillita de paseo, la del niño murió en acto de servicio y mis suegros han dicho que se la compran ellos a la niña, eso sí, se la cogen a la hermana del novio de mi cuñada...q tiene la tienda a casi 300 Km. así que me toca esperar al puente de diciembre para que me la traigan...el tema de elegir modelo da para otro post....


miércoles, 3 de octubre de 2012

Octubre: cambios en el horizonte

Parece que a este paso no vamos a coger rutina nunca y andamos todos descolocados. En Octubre el niño ya tenía el horario normal en el cole y empezaba las extraescolares, lunes y miércoles fútbol, martes y jueves inglés, como mi chico grande volvía a estar en el paro, se encargaría él de llevar y recoger al niño, mientras que yo me encargaba de recoger a la nena en la guardería al mediodía, darla pecho y ya mis padres se ocupaban de la chiquitina por la tarde, que por ahora la campeona en darla el bibe es mi madre, ¡bendita Tatá!

Pero vamos a tener que recolocar todo, me cambian de proyecto, aunque no del todo...en la empresa donde trabajo siempre he sido un comodín, que necesitan a alguien que vaya externalizada a una empresa, pues allá que voy, que el cliente está encantado y quiere que asumamos más competencias, pues hala! me ponen de pseudojefa y tengo a cuatro personas a mi cargo, que necesitan un consultor para otro proyecto que no tiene nada que ver con lo que he hecho, pues me pongo a aprender un montón de cosas...

Ahora tras mi vuelta de la baja maternal me han preguntado si podría sustituir a una compañera que está de baja maternal en otro proyecto, en otra oficina, con otro horario y "of course" con algo totalmente distinto a lo que he hecho en mi carrera profesional.

La verdad es que merece la pena, voy a poder tener al menos 3 tardes libres a la semana para disfrutar y cuidar de mis hijos, sin abusar tanto de mis padres, pero tenemos que reorganizarnos, al principio me habían propuesto ir más temprano y salir antes, pero he preferido entrar a la hora de siempre, aunque ello implique que voy a salir más tarde a la hora de comer, porque sino mi niño iría sin desayunar al cole, no hay manera de que padre e hijo se entiendan con esto de las comidas. Al menos a la hora de comer, están mis padres en nuestra casa y pueden mediar un poco entre los dos, o más que mediar, mi madre se ocupará del tema comida hasta que yo llegue.

En la parte familiar por tanto tengo las cosas más o menos controladas, pero en la parte profesional estoy "acongojada", estuve en una sesión de formación y llegué a casa pensando que en menudo berenjenal me había metido...nunca me ha importado aprender cosas nuevas, de hecho, para "aprovechar" el tiempo de siesta de mis hijos me he apuntado a un curso on-line de programación en un lenguaje que no controlo...que no tengo arreglo, ya lo sé...pero esta vez me siento un poco "superada". A ver que sale de todo esto.

Aún me quedan unos días, hasta el 15/octubre no me incorporo, creo que precisamente eso es lo que llevo peor, la espera...además entre medias están mi cumpleaños y los dos sábados en que mi hada madrina está de vacaciones y no me va a dejar la casa reluciente y sin polvo.

domingo, 23 de septiembre de 2012

Otoño: extraescolares y papillas

Hoy empieza el otoño, aún no hemos cogido rutina ya que en septiembre el horario del cole no es el definitivo y además este año va a haber unos cuantos cambios. El niño va a empezar a ir a fútbol, le hace mucha ilusión, aunque no sé si tanta como al resto de los hombres de mi vida, mi marido, mi hermano y sobre todo a mi padre, que está deseando llevarle y verle jugar.

La nena ha empezado a tomar cereales y en unos pocos días tendremos que armarnos de paciencia para darla fruta, no come mejor, sigue prefiriendo por encima de todo, la teta de mami, da igual que lo intentemos con bibe o con cuchara, con una tetina o con otra, tiene una habilidad especial para echar de la boca lo que queremos darle.

El pediatra finalmente nos mandó al especialista de digestivo del hospital, una Dra encantadora, seria pero amable, nos dijo que no nos iba a engañar, que si nos tenía que dar un disgusto, nos lo daría, que remedio, pero que ella veía a la niña fenomenal, sí, en un percentil bajo de peso, pero nomal de talla y sobre todo de perímetro cefálico, que es lo que finalmente importa, que su cerebro se desarrolle perfectamente. Se había estudiado la historia clínica de cuando mi niña había estado ingresada en neonatología, lo cual me dió mucha tranquilidad y sobre todo confianza en su profesionalidad.

Me hizo algunas preguntas y estuvo muy atenta a todo lo que  la iba diciendo, yo había preparado una excel (deformación profesional, sí, lo reconozco) con todos los pesos de mi niña ordenados por fecha, con las correspondientes ganancias ponderales de una vez a otra y las acumuladas mensuales, así como todas las incidencias en estos 5 meses, el ingreso, el alta hospitalaria, la analítica de orina con resultado negativo...basta decir que se quedó con mi hoja para el historial.

Nos dió indicaciones para que empezaramos a darle cereales con gluten y en más cantidad en las tomas en las que no le doy pecho. Me animó a seguir con la lactancia materna el tiempo que pudiera, sin presiones, sin agobios. Me pareció una persona realista y sobre todo práctica, a ver, si yo soy pequeñita, obviamente no voy a tener una hija pepona, se mostró gratamente sorprendida de la vivacidad de la niña y lo despierta que era, durante la exploración que la hizo, la nena no lloró y estuvo muy atenta a todo lo que veía en la consulta que era nuevo para ella. Nos citará para que volvamos en un mes, para ver la evolución de nuestra chiquitina.

Me preguntó por el pediatra que teníamos, resulta que hizo la residencia bajo sus órdenes y me sorprendió cuando en respuesta a mi comentario sobre que me había hecho sentir agobiada, me dijo que si ese pediatra no me hacía sentir cómoda, que me cambiara a otro. Sin más...

Todo el mundo coincide en que la niña es muy despierta y  espabilada para su edad, prácticamente no llora, duerme un montón, está siempre con una sonrisa en los labios y pendiente de su hermano. Voy a tomarme las cosas con más calma y como dice una amiga de mi madre a no inventarme enfermedades, que ya están todas inventadas.

En octubre me cambian de proyecto, lo cual implica un cambio de horario, voy a poder pasar algunas tardes a la semana en casa, disfrutando de mis hijos, que el tiempo vuela y antes de que me de cuenta mi nena dejará de ser un bebé.

Este año el otoño se presenta lleno de expectativas, con la ilusión de irme de compras con mis amigas para renovar vestuario, que el año pasado con la barrigota no me pude comprar nada bonito y hacer una cena en casa.

jueves, 6 de septiembre de 2012

Educación pública: profesores o funcionarios

Hace un par de cursos mi niño mayor empezó el cole, la bienvenida al maravilloso mundo de la educación infantil fue frustrante, no podíamos acceder a ningún colegio concertado por vivir en un pueblo, aunque estemos más cerca que muchos de las zonas de influencia  de la capital y tampoco podíamos elegir entre los 2 coles públicos, al tener únicamente 5 puntos de zona, no tenemos puntos por renta, ni por nada de nada, así que eligieron cole para nuestro hijo por nosotros, la primera en la frente!!! 

 Dejando a parte todos los malos rollos del primer curso con el dichoso horario de adaptación, hay cosas que no cambian ni mucho menos mejoran con el paso de los cursos.

Lo de los libros es directamente un robo a mano armada, además de una mafia, mi madre ha sido maestra de pequeños toda la vida y está mitad alucinada, mitad indignada cuando ve los "libros de texto" de mi hijo, que este año empieza el último curso de infantil, o sea 5 años, a parte de que no puedes reutilizarlos, porque todo son fichas y pegatinas, dice que son una auténtica chapuza, que lo que único que necesitan son fotocopias para las fichas y un cuaderno para ir aprendiendo a coger el lapicero y hacer dibujos y grafías, (palotes, curvas...) o como mucho cuadernillos de los de Rubio de toda la vida para aprender a escribir y una cartilla para aprender a leer.

Respecto al modelo de cole, como he dicho el niño va a uno público, no por elección de nosotros, los padres, como somos de los del montón, no podemos pensar en pagar 2 colegios privados y no podemos acceder por zona a uno concertado, así que ajo y agua. Y por mucho que digan, no, no es gratis total, vale que nos ahorramos lo del uniforme y lo de la cuota de los coles concertados, pero aquí piden dinero para TODO, para el material de clase (a parte el que hay que comprar o el dinero que hay que dar a principio de curso), para el disfraz de navidad, que si comprar un libro, que si por favor, el libro lo donemos a la biblioteca del centro... Ahora además hay que pagar el servicio de madrugadores que no me parece mal, porque es un servicio añadido, el comedor también va a parte, aunque no puedo decir coste porque come en casa.

Y todo eso para que la profe tenga el cuajo de decir que por favor leamos con el niño en casa todos los días porque a ella no la da tiempo, alucinante!!!!! vamos a ver, pongamos 5 minutos de lectura con cada niño, por 23 niños que tiene en clase, son 2 horas escasas. Qué hace en toda la jornada, de 9 a 2, para no sacar 2 horas para leer!!!! no sé, se me ocurre, mientras los demás van haciendo un dibujo o una ficha....pues oye, va llamando a cada niño y lee con él. Una horita al principio de la jornada y otra al final.

Para colmo, en la reunión de principio de curso estuvo bastante borde, explicó que como les han aumentado las horas y les han bajado el sueldo, pues que las actividades este curso van a ser todas dentro del horario lectivo, cuando la única que han hecho fuera del horario en los dos cursos anteriores fue en la granja-escuela, y porque se quedaron a comer! Ya que las reuniones de padres son en un horario fabuloso...las que hemos tenido hasta ahora han sido a las 10h, a las 11h, a las 16.30h. y a las 17h. es decir, de conciliación total para un horario de jornada partida como el que tenemos mi marido y yo.

Esta es la "maravillosa" educación pública que tenemos en este país.

martes, 4 de septiembre de 2012

Bautizo, a la segunda

Llevo una semana que no soy persona, sino un zombi suspirando por dormir unas cuantas horas seguidas, después de un montón de nervios, visitas imprevistas, agobios varios y de haber vuelto a la oficina.

Pero empecemos por el principio, el fin de semana pasado teníamos la celebración del bautizo de la nena y yo estaba un poco atacada de que todo saliera bien, de coordinar bien los horarios y de que no se me olvidara nada. Llegó el domingo, mi marido se fue a la casita de sus padres a preparar las mesas y yo me quedé en casa preparando cosas de picar que recogeríamos después, todo parecía que iba de maravilla, tuve a la nena entretenida toda la mañana, para que así se durmiera en la misa y estuviera más tranquila, mi hermano y mi cuñada se encargaban de recoger a mis padres, nosotros recogíamos a la madrina...se cumplía el horario previsto, no nos imaginábamos que el cura nos tenía reservada una desagradable sorpresa, habían cambiado la celebración de los bautizos a las 6 de la tarde, en lugar de después de la misa de 1, sin avisarnos, a pesar de que había ido mi amiga, la madrina a confirmarlo.

Mi disgusto fue mayúsculo, sin poder remediarlo me eché a llorar, no podía ser, con todo el descaro del mundo nos ofrecía cambiarlo de día...eso ya fue el colmo, no me extraña que haya personas que renieguen de la Iglesia, teniendo representantes como estos. Afortunadamente la celebración era en familia, así que me arroparon y consolaron, no importaba...primero comíamos y luego volvíamos para bautizar a la nena.

Y eso hicimos, con la comida un poco en la boca y sin tiempo casi de brindis volvimos a ponernos guapos y fuimos a la iglesia, mi nena estaba muy descolocada, la habíamos cambiado todos los horarios y justo cuando la pobre había cogido el sueño en el coche a la hora de la siesta, la volvíamos a poner un vestido todo pomposo, se despertó de muy mal humor y no paraba de llorar en la iglesia, así que ni corta ni perezosa, la puse en la teta, no me importaba la opinión de nadie, el cura no me dijo nada, pero vamos, que me hubiera dado igual. Según me contaron después dejó de mirar hacia donde estábamos sentadas mi nena y yo. :-) Comió y se relajó tanto que se volvió a quedar dormida, tanto que ni se enteró de cuando llegó el momento de que la echaran el agua por la cabecita. Nos hicimos unas cuantas fotos y volvimos otra vez para comernos el pastel.

El comienzo de semana fue agotador, me reincorporaba a mi trabajo y mi madre se quedaba con mis niños en nuestra casa. Pobre! ha sido una semana también agotadora para ella, tenía que estar en nuestra casa a las 8 para que yo me fuera, además de intentar convencer a la chiquitina de que tomara biberón, que no quiere ni verlo.

Hemos probado con unas 10 tetinas diferentes, al final con la que se tomó un poquito de leche, resulta que me lo habían regalado en la canastilla de un supermercado cercano a mi casa y para colmo de males han cambiado el modelo y ya no lo venden! Así que he estado de "recorrido turístico" por los supermercados a la búsqueda de la tetina en cuestión, para tener al menos un par de ellas, ya que no la tienen en laas farmacias y por internet me tardaban más de 10 días en enviarmela. Al final mi cuerpo me pasó factura del cansancio, el estres y la falta de horas de sueño y acabé con jaqueca en la cama la tarde del sábado. 

A ver que tal se nos da esta semana, hay muchos acontecimientos, el más importante es que mi nena empieza en la guardería, además son fiestas en la ciudad y habrá que llevar al peque a que disfrute de los hinchables y quedar con los amigos a tomar algo en las casetas, para rematar tenemos boda el sábado. ¿Sobreviviré?

miércoles, 22 de agosto de 2012

4 meses

Mi nena ha cumplido 4 meses, se me han pasado en un suspiro, ya se ríe, hace pedorretillas con la boca y tiene unas conversaciones muy interesantes :-) agaaaaaaaa, aaaaaaaaaa.... sobre todo con mi madre, no quiero pensar cuando hable de verdad...menudo lorito vamos a tener!

Parece que ya está cogiendo más peso, aunque el pediatra sigue obsesionado con pesarla cada semana aproximadamente y me tiene agobiadita perdida. La semana que viene ya vuelvo a la oficina y aún no hemos conseguido que tome biberón, no hay manera, hemos probado con 5 tetinas diferentes y nada, al menos yo tengo horario de verano las 2 primeras semanas, la primera semana se queda con mi madre por la mañana y la siguiente ya va a la guardería. Tengo la esperanza de que mi madre va a conseguir que coma.

Dejando a parte el tema de la alimentación, la nena está muy espabilada, yo creo que más que mi niño con su edad, ya se gira y duerme de lado, aunque yo la ponga boca arriba y siempre tiene una sonrisa para todo el mundo. Sigue sin gustarla ir en el Grupo 0, ya no llora cuando la sentamos en él en el coche, siempre y cuando sea de día, en cuando anochece, no hay manera, llora desconsoladamente y es una tortura ir en coche con ella. De momento seguimos usando el carrito, estos días de tanto calor es imposible llevarla en el fular, acabamos empapadas en sudor las 2. 

Es muy sociable y curiosa, en cuanto llegamos a la piscina de mis padres, quiere que la saque del carrito y la siente encima de mí para ver el panorama, está encanta de que se acerquen y la digan cositas, es muy curioso observar la reacción que produce un bebé en los niños. Tengo que estar muy pendiente porque todos quieren verla y tocarla, así que su hermano está muy orgulloso de tener una hermanita e incluso le ha salido ya la vena protectora, cuando el otro día casi la salpica su mejor amigo le soltó: "¡Cuidado con mi hermanita, que es pequeña y débil y no la tienes que mojar! La verdad es que me hinché como un pavo de que mi niño tuviera esos sentimientos para con su hermana.

Siempre  he pensado que un hermano es el mejor regalo del mundo y me gustaría que mis hijos se llevaran tan bien como nos llevamos mi hermano y yo, me duele mucho ver como trata mi cuñada a mi marido, que le vamos a hacer, tampoco es que muestre cariño por mis hijos, sus sobrinos.

Este domingo bautizamos a mi niña, me estoy empezando a agobiar un poco con los preparativos, pero mi amiga, la que será la madrina de mi niña me está ayudando un montón, seguro que sale todo de maravilla y lo pasamos fenomenal.


jueves, 2 de agosto de 2012

Preocupada

Ayer fue un día malo no, peor. Tenía que llevar a la nena al pediatra para ver como iba con la ganancia de peso y las noticias no fueron buenas, en 10 días sólo ha cogido 50 gr. así que van a hacerla un análisis de orina para descartar que tenga una infección y la semana que viene nos dan los resultados, aunque el pediatra está de vacaciones va a comentar el tema con su compañera para que nos vea ella y poder poner un tratamiento en caso de que sea necesario, sin tener que esperar a que él vuelva de vacaciones. A este paso hasta me va a empezar a caer bien este hombre.

Compré leche en la farmacia, a ver si conseguimos que coma algo más, nada más llegar a casa esterilicé 3 biberones con tetinas distintas para ver si había suerte y la nena comía, porque llevaba toda la mañana casi sin querer pecho, tomaba dos chupadas y ya no quería más, y si yo insistía en ponerla al pecho, se ponía a llorar. Probamos a darle el bibe durante casi una hora y nada, no hubo manera, ni cogiéndola en diferentes posturas, de un lado, del otro, en su balancín...ni cogiéndola uno, ni otro... no sé que va a pasar cuando vuelva al trabajo, si ya come poco y casi no coge peso comiendo de mi pecho, si no quiere bibe, encima perderá peso.

Para rematar, el niño estaba con el plato delante sin querer comer, ni mi padre ni mi marido habían conseguido que comiera y mi madre tampoco estaba consiguiendo nada, me derrumbé...no era capaz de que mis hijos comieran, ¿qué estoy haciendo mal? 

Al final mi madre consiguió que el niño comiera algo y se fueron, yo casi no comí nada, mi estómago ya estaba lleno de angustia y de impotencia. Había estado mirando temas de lactancia y en un portal había encontrado una consejera en el lugar donde yo vivo, así que la llamé.

Fue muy amable y estuvimos hablando más de media hora, me hizo una serie de preguntas para descartar algún problema y consiguió que me serenase, también me dió unos cuantos consejos que voy a intentar poner en práctica para ver si cuando volvamos al pediatra han dado resultado y la nena ha cogido algo más de peso. 

Para empezar esta noche me he levantado dos veces para ponerla al pecho y he conseguido que comiera, sin necesidad de despertarla, si por ella fuera no pedía de comer en toda la noche. Cuando mi marido se ha marchado a trabajar yo estaba casi tan cansada como cuando me acosté...menos mal que al niño ha venido a buscarle mi padre para pasar la mañana con ellos, así yo puedo estar dedicada en exclusiva a mi niña. Va a ser un mes muy largo.

jueves, 26 de julio de 2012

Disfrutando de las cosas sencillas

El sábado fue un día diferente, fuera de la rutina, fuimos a pasar el día al pueblo de unos amigos de mis padres, Valderrábano, es un pueblo pequeñito de la provincia de Palencia, cerca de Saldaña, tiene una zona de fuentes naturales habilitada con mesas, donde comimos a la sombra de un roble y disfrutamos de una temperatura muy agradable.

Casi se me había olvidado lo rica que sabe la tortilla de patata comida en el campo en buena compañía, mi niño se sentó entre mis padres y por primera vez en muchos días disfruté de una comida tranquila y relajada sin tener que levantarme para conseguir que estuviera sentado a la mesa.

Los amigos de mis padres no tienen nietos y tratan a mis hijos como si lo fueran, así que el niño estaba en su salsa, no necesitaba llamar la atención, la tenía total y absolutamente, comió un montón, corrió un montón y descubrió maravillado como aparecía una máquina en una tierra cercana y cosechaba el trigo. La pena para el niño fue no llevar bañador y toalla para haber disfrutado de un baño. De todas formas acabó mojado, mientras disfrutábamos de una charla relajada tumbados a la sombra, mis chicos se fueron a explorar y se mojaron los pies y los calcetines, no problem! siempre salgo con una mochila con un cambio completo de ropa, si hay algo de agua en las cercanías mi hijo la localiza y acaba calado.

Esta vez el viaje en coche con la nena fue un poco más tranquilo, también lloró, pero conseguí calmarla y que se durmiera con el chupete, poco a poco parece que va aceptando ir sentada en el Grupo 0, todo lo contrario que su hermano, mi niño desde el principio ha ido feliz en el coche, no he necesitado nada para entretenerle, como mucho una bolsa de gusanitos, cuando ya llevábamos más de dos horas en el coche, así que este verano está descartado hacer un viaje largo, que se le va a hacer.

lunes, 16 de julio de 2012

Pof

Sí, "pof" es mi estado de ánimo de hoy, teníamos la revisión de los tres meses de la nena, cuando he salido de la consulta del pediatra estaba a punto de echarme a llorar, no sé, de rabia, de impotencia...me ha hecho sentir mal, como si no estuviera cuidando bien a mi hija, como si no la estuviera alimentando bien por darle "sólo pecho" como dice él.

Hoy he echado de menos a la pediatra que teníamos antes, que me decía que lo importante era ver al bebé feliz, sano  y tranquilo, que me olvidara de números y percentiles, este hombre lo primero que ha hecho ha sido sacar la tabla dichosa de los percentiles. Según él, el medio Kg. que ha cogido mi niña en el último mes es poco, me toca volver a la consulta a pesarla la semana que viene, me ha dicho que "o coge peso o empezamos a ayudarle con el biberón" - he tratado de razonar con él, pero vamos a ver, si mi niña en algunas tomas no quiere tomar "segundo plato" como digo yo, o sea, que tomando un pecho se queda satisfecha y adormilada, ¿que le hace pensar que va a querer tomar más cantidad de un biberón? 

Mi niña está feliz, sonrie un montón en cuanto la haces cuatro monadas, incluso cuando la estaba auscultando, ella estaba riendo. Cierto que no está pepona, pero la verdad, yo no la veo delgada, menuda papada que tiene, duerme un montón, si tuviera hambre, digo yo que lloraría, no?

No sé que hacer, cuando no quiere tomar más pecho a veces la pongo e insisto a ver si toma más y la pobre llora y se enfada...no quiero hacerla sufrir, ¿por qué voy a tener que obligarla a comer? El enfermero que es un encanto de hombre me ha dicho que pruebe a prepararla un poco de bibe una de esas veces que ya no quiere más, a ver que pasa, si se lo toma o no.

Por si fuera poco, el mayor cada vez come peor, no hay manera de que se esté quieto a la mesa, no consigo comer sentada tranquila, mi marido dice que le deje, que si no quiere comer, que no coma, pero no estoy de acuerdo, así que me armo de paciencia y me levanto para volver a sentarle a la mesa, le doy de comer, me desespero ... tampoco quiere hacer las hojitas de deberes que preparó su profesora, son unas pocas fichas a modo de recordatorio, con  dibujos para colorear, letras y números. De leer ya ni hablamos, como sigamos así se le olvida lo que ha aprendido este curso.

Creo que el verano me está superando.

miércoles, 11 de julio de 2012

Agobios varios

Sin darme cuenta la nena está a punto de cumplir tres meses, se me han pasado volando, la semana que viene tengo cita con el pediatra para la revisión y las vacunas, a ver si ya se ha encontrado a sí mismo en la consulta y esta vez está menos empanado. Estoy un poco preocupada, la chiquitina lleva unos días comiendo poco y metiéndose el puño en la boca, la otra noche no había manera de que se durmiera, lloraba la pobre y se mordía el puño, al final me puse un par de gotitas de Apiretal (o sea, paracetamol para bebés) en el dedo y la froté la encía de abajo, se tranquilizó y al poquito se quedó dormida. Conclusión, me temo que la están ya empezando a salir los dientes, aunque me parece demasiado pronto. A ver que le parece al pediatra.

Por fin mi jefe me confirmó las vacaciones, me reincorporo el 28/Agosto y no llevaremos a la nenita a la guardería hasta Septiembre, esos días como aún tengo horario de verano, por la mañana se queda con mi madre y por la tarde conmigo. Mientras tanto, no sé si he sido tonta o lista y voy a encargarme de resolver ciertas incidencias desde casa durante las vacaciones del compañero que se ocupa de mis marrones durante mi baja, es decir, voy a trabajar desde casa sin estar trabajando... creo que es una decisión acertada, no me supone mucho tiempo al día al ser únicamente por la mañana y puedo ocuparme sin problemas de la nena. 

Básicamente es una manera de "hacer méritos" porque estoy bastante preocupada por mi vuelta al trabajo, mi empresa está perdiendo contratos de soporte, que constituían la mayor parte de las tareas de mi jornada laboral, así que no sé a que me voy a dedicar cuando me reincorpore a la oficina. No quiero pensarlo y empezarle a dar vueltas y vueltas porque me agobio.

Ahora estoy preparando la celebración del bautizo de la nena, con la ayuda de una de mis mejores amigas que va a ser la madrina de mi niña, estoy haciendo unas tarjetas a modo de recordatorio donde pondré una foto con los dos, creo que es una forma de que el mayor no se sienta excluido y además me hace más ilusión hacerles la foto juntos. Tengo cita en el fotógrafo, para tener una foto profesional, he quedado lo más cerca posible del bautizo para que la niña esté más grande, a ver si le ponemos los pendientes, que cuando fuimos el mes pasado a la farmacia nos dijeron que todavía no, porque tenía el lóbulo de la oreja muy pegadito al cuello. 

El "problema" es que ayer al mayor se le ha empezado a mover uno de los dientes de abajo, mi madre quiere que les haga la foto antes de que se le caiga :-D para mí no es un problema, que salga sin el diente, me parece hasta gracioso, pero fue un golpe de realidad...mi niño se está haciendo mayor y se me está pasando demasiado rápido.

También tengo reservado el catering, por una vez voy a tener que agradecerle algo a mi suegra, puesto que lo vamos a celebrar en el jardín de su casita de campo, en plan familiar, no me gustan las multitudes y así además evito que invite a media ciudad.

Resumiendo, se me está pasando el verano en un suspiro, entre dar la teta, responder correos del trabajo y poco más.

martes, 26 de junio de 2012

2 meses

Llevo un mes de junio que estoy rara, me he levantado ya más de un día con mucho dolor de cabeza, parecía que no iba a llegar el calor y ahora estamos achicharrados. Creo que todo se debe al cansancio que estoy acumulando, a que hay días que con la peque no hay manera de que esté tranquila más que en mis brazos y no me deja cenar tranquila.

Revisando el mes, he tenido la curva de glucosa y lo pasé fatal, tratando de aguantar para no vomitar el potingue asqueroso y tener que repetirla, al menos me encontré con una antigua compañera del colegio, hacía siglos que no nos veíamos, creo que desde que salimos en COU y bueno, al estar charlando, se pasó más rápido el tiempo. La enfermera era diferente de la de las otras veces cuando he ido a hacerme análisis y menuda diferencia de que te atiendan unas personas u otras, la de esta vez era antipática y borde, nos metió prisas para tomarnos el brebaje, nada de decirnos que tranquilas y que si necesitábamos tumbarnos como la otra. Mi marido a mitad de prueba se acercó con la nena para que la diera el pecho, la pobre comió muy poco, no estaba a gusto con el jaleo de la gente. Al llegar a casa tuve que acostarme, más o menos se me asentó el estómago y no llegué a vomitar, pero comí poco porque seguía con naúseas.

Al día siguiente tocó madrugar para ir a la pediatra de la niña, a la revisión de los 2 meses, se me han pasado volando, vaya disgusto que me llevé, resulta que no tenía la plaza en propiedad y ha llegado el titular, volvemos a lo de antes, menuda diferencia de unas personas a otras. La pediatra que teníamos hasta ahora era una mujer encantadora, eficiente, amable, bueno, me quedo sin adjetivos. Vaya diferencia del exámen que hizo a mi nena cuando fuimos a la revisión del mes que ahora con este nuevo pediatra, no la ha auscultado, no la ha mirado los oidos...

La otra pediatra me apuntaba todos los datos en el libro del bebé, este no, bastante tenía con localizar en el ordenador donde apuntarlo, como para darnos cita para el mes siguiente. No sabía por donde se andaba, me preguntó que cuando tenía que volver con la  niña...¡¡pues como no lo sepa él!!

En fin, que salí muy disgustada con el cambio, a primera vista ha sido para peor, a ver si el mes que viene ya ha aterrizado en la consulta y va todo mejor, pero no sé, le he visto muy soso. El enfermero sigue, menos mal, pero tampoco tiene la plaza, así que el menor día también me llevo otro disgusto.

Por la tarde había quedado con mis amigas, así que al menos pude despellejarle a gusto con ellas y se me pasó el mal humor. La nena estaba un poco ñoñina por las vacunas, pobre mía, casi no pude cenar, porque sólo quería brazos.

A la semana siguiente me dieron los resultados en la consulta de ginecología, tampoco estaba la ginecóloga habitual, sino otra más sosa...parece ser que me ha quedado un poquito de glucemia, no sé porqué, pero me lo esperaba, como si a cambio de que mi nena haya nacido sana, yo tenga que "pagar" ese peaje, pero bueno, no me importa, basta con controlar un poco la dieta, a ver si así se me quita la lorza que me ha quedado tras el embarazo, sigo sin poder ponerme la mayoría de mis pantalones :-(

Para rematar este mes he tenido que ir 2 veces al tanatorio, se ha muerto la madre del jefe-jefísimo de mi empresa y el padre de un compañero de departamento. En ambos casos, era algo esperado, pero aún así, me ha hecho darme más cuenta si cabe, de lo que yo necesito a mis padres, no me imagino ahora mismo no tenerlos a mi lado o no verlos cada día. 

jueves, 7 de junio de 2012

Porteando, ando

Estaba hasta el moño del carrito de la nena, había leído en bastantes blogs y webs de bebés sobre las maravillas del porteo y estaba animada a probarlo, pero me daba miedo comprar un fular o una bandolera, no saber colocarlo y que se me cayera la nena, con el niño compramos una mochila porta-bebé de Jané, pero fue un fracaso absoluto, no hubo manera.

Hasta que el otro día en la puerta del cole me encontré con la mamá de un antiguo compi de mi hijo de la guardería que llevaba a su hijo pequeño con una bandolera, así que la pregunté, me dio la referencia de una mamá que los hace y te enseña a colocarlo aquí en mi ciudad, así que ¡genial!, la llamé y quedamos en su casa.

Estuvimos charlando, me enseñó como ponerlo y me prestó un fular para probar, lo he utilizado en casa y he salido con la nena tres días de paseo y al parque, la experiencia ha sido muy positiva, ella se duerme en un instante y va con una carita de tranquilidad que da gusto verla. De hecho la gente se me queda mirando y oigo comentarios del tipo: "anda, mira lleva un bebé".  Las señoras mayores, que al vivir en un pueblo hay en cantidad, no se cortan y me paran por la calle, "¿a ver qué rico?" que claro, con eso de que no la hemos puesto todavía los pendientes, pues piensan que es niño.

El primer día que salí a pasear porteando volví un poco cansada, la verdad es que tuve agujetas en los brazos, no sé, no conseguía relajarlos, inconscientemente la sujetaba, como si se fuera a caer. El segundo día fue mucho mejor y ya el tercero parece que he llevado así a la pequeñina toda la vida.

Ahora me queda aprender a colocarla para que pueda mamar estando en el fular y definitivamente me compro uno para disfrutarlo este verano.

martes, 29 de mayo de 2012

Suegradas

La sesión de suegra de este fin de semana ha dado para unas cuantas anécdotas que a partir de ahora serán "suegradas" creo que voy a tomármelo con humor, ¡pobre! bastante desgracia tiene con ser así, que le vamos a hacer. Tendré paciencia y la despellejaré aquí en el blog, en lugar de a ella directamente.

Había teatro de calle y quedamos el sábado por la tarde para ver una actuación para niños con el mayor, la primera en la frente, tardamos menos nosotros en merendar, arreglar a los 2 niños y bajar a la capi, que ella en alicatarse, ¡en fin! para no variar, nos tocó esperar. Eso sí, salió "divina de la muerte" estrenando sandalias y bolso, que oye, la economía está muy achuchada y su negocio no da para que mi marido pueda trabajar con ellos, pero para ir a la moda, pues parece que sobra.

De camino a la actuación me preguntó sobre como me encontraba e ingenua de mí la empecé a contar la batallita del hematólogo, no sé para que me hice el análisis ni nada, según mi suegra todo se debe a que estoy dando el pecho a la niña, ... para que estudiarán tantos años los médicos,¡digo yo! así que tuve dosis de charla, por cierto, según ella "he cumplido" teniendo dos hijos, ahí conseguí meter baza para decir que yo no tenía que "cumplir" con nadie...y a partir de ese momento, la verdad es que he de reconocer que desconecté, con ella basta con decir de vez en cuando, "claro" o asentir con la cabeza.

Nos habían hecho llamar a los cuñadísimos para quedar, porque "querían ver a la niña" y oye, fue literal, la hizo más caso a mi chiquitina una compi de colegio que me encontré y hacía a lo mejor 20 años que no nos veíamos, que ellos. Obviamente no se quedaron a toda la actuación porque habían quedado.

La actuación fue un tostón y empezó a levantarse un airecillo frio, para colmo de males no nos dimos cuenta de que los yayos nos habían liado y estábamos en la actuación larga, así que se llegó la hora de la toma de la nena y cuando ya me dijo que el chupete me lo comiera yo, me tocó buscar un sitio tranquilo y darla el pecho.

De vuelta para su casa, la peque estaba cada vez más intranquila, al llegar la cambié el pañal y la dí el otro pecho...pero no había manera, ella preparó cena, mis chicos se pusieron a cenar, aunque a cualquier cosa se le llama cenar, un poco de pavo, un poco de queso fresco (que no me gusta) y un poco de sandía (que tampoco me gusta), cogió mi marido a la chiquitina en brazos y me tocó "cenar".

Aquí volví a tener charla de mi suegra, esta vez quería saber que tinte uso, es la 2ª vez que me lo pregunta y me estoy temiendo que en breve me va a pedir que se lo tiña, para lo cual va lista, ¿no tiene una hija? pues eso...lo mejor de todo es que me dijo que "ella tenía menos canas que yo...", no la dije nada, casi me dió penita, porque lo malo es que lo decía tan convencida, al menos el comentario sirvió para echar unas risas con mi marido camino de casa.

El paseo y los cambios de rutinas me costaron no poder cenar a gusto y estar hasta la 1 de la madrugada con la nena en brazos para que se durmiera.

domingo, 27 de mayo de 2012

Gases, masajes y tranquilidad

El tema de los gases con la chiquitina se estaba agudizando rápidamente, pasó de eructar poco, a no eructar en prácticamente ninguna toma y los pedetes cada vez eran menos frecuentes, con lo cual la acumulación de gases en su barriguita pasó factura y empezó el problema de que no hacía caca...la pobre mía se encogía de dolor y no me quedaba más remedio que tenerla cada vez más tiempo en brazos, lo cual además de la angustia al verla sufrir, me producía agujetas, no me dejaba momentos de tranquilidad para nada y todo lo tenía que hacer con una sola mano, ¡estaba agotada!

El pediatra del hospital me recetó 2 medicamentos, uno para los gases y otro para el estreñimiento, pero la verdad, empezar así, con poco más de un mes, como que no me parecía plan. Así que llamé para pedir cita a un osteópata que por lo visto es muy conocido para el tema de los cólicos en lactantes, nos citó para el día siguiente por la tarde. Ese día también tenía la primera parte del curso de masaje para bebés que organizaban en mi Centro de salud, la peque iba a tener doble sesión de masajes.

El curso de masaje para bebés muy interesante, además parece que algo de efecto hizo, porque al llegar a casa mi bebita tenía el pañal lleno hasta arriba, ¡pobre, menudo atranque que tenía! pero aun así seguía encogiéndose y quejándose de su barriguita.

Por la tarde fuimos a la consulta del osteópata, yo tenía bastante confianza en el tema, me lo habían recomendado varias personas cercanas a mí con niños pequeños a los que les había resuelto el problema, pero mi marido no creía para nada en ello. Decir que la peque estuvo encantada de que la tocara la barriguita es poco, cuando terminó y la estábamos cambiando el pañal, se puso a gimotear como diciendo "quiero más, ¿por qué paras?

Hoy, 3 días después mi marido está totalmente convencido de que ha funcionado, la peque no tiene problemas para eructar en todas las tomas y ya no tenemos atasco en el intestino. Es cierto que es caro, pero merece la pena 100%, ahora mi nenita se queda tranquila dormida en el balancín y puedo aprovechar el tiempo entre toma y toma para muchas cosas, cocinar, actualizar el blog a 2 manos...que lo de escribir con ella en brazos, como que no, ¡casi no me lo puedo creer!

Tenemos que volver a finales de esta semana, así que puede ser que aún tengamos más mejoría, porque aún hay veces que hace fuerza con la barriguita.

martes, 22 de mayo de 2012

Soy un caso de estudio

Ayer fuimos al hospital con la nenita para la revisión con el pediatra de neonatos, las noticias fueron fenomenales, la chiquitina está perfecta y ya no tenemos que volver, basta con las revisiones normales en la pediatra del Centro de Salud, eso sí, nos dijo que el tema de los granitos va a durar para rato, que tiene toda la pinta de tener piel atópica, porque la tiene muy finita y cualquier cosa que la roce la va a provocar irritación, en fin, no me sorprende, a mí me pasa lo mismo.

Respecto a mí, me mandó al hematólogo por el tema de los niveles, según me comentó, tras la inyección de Gammaglobulina, habían subido y había que volver a analizarlo. Me fui a pedir cita y me dice la señorita que ese Dr. no pasa consulta...pues oiga, yo que sé... total, que llama y la dicen que si puedo subir a su despacho, voy allá y sale el Dr. con la MIR. 

Resulta que es el hematólogo que lleva durante todo mi embarazo volviéndose loco sobre porqué me siguen subiendo los niveles, o sea, el que le pasaba los resultados primero a la matrona y luego a la gine, parece ser que quería conocerme en persona y no sólo a mi sangre, " es Vd.!" - me dice - "¿le importaría hacerse de nuevo una analítica?" - pues claro que no hombre...ya me da lo mismo un pinchazo más o menos.

Así que el jueves tengo que volver a que me cuenten como va el tema, porque según me confesó la MIR mientras me acompañaba a que me hicieran el análisis para llevarse el tubito con mi sangre personalmente, mi problema con el tema de los anticuerpos del Rh están estudiándolo, porque es muy raro.

Ya me veo apareciendo en una revista médica ... y no me da muy buen rollo, la verdad.

sábado, 19 de mayo de 2012

Desahogándome, otra vez

Ayer una buena amiga me comentó algo que me hizo daño, llevo dándole vueltas y no sé realmente como actuar al respecto. Lo que me contó se refiere a como habla de mí mi suegra, la verdad es que ya hace tiempo que me imaginaba que no me ponía muy bien en su círculo de amistades, pero esta vez ha ido demasiado lejos.

Como se suele decir, el mundo es un pañuelo y la casualidad o el destino ha querido que los padres de esta amiga tengan como amigos a una pareja que conoce por temas laborales a mis suegros, no tienen una relación de amistad y de hecho hacía tiempo que ni se veían, el caso es que se han encontrado en un supermercado y mi suegra les ha dicho entre otras las siguientes lindezas:

.- No les dejo ver a su nieto - sin comentarios, mi suegra cuando hemos ido al parque con el niño ha estado más pendiente del resto de niños que del mío, "mira aquella niña que rica, mira este que mofletes..." y mientras tanto su nieto puede estar estampándose la cara al tirarse de cabeza por el tobogán.
.- No quisimos comer con ellos por San José - embarazada de 8 meses y con diabetes, estaba yo como para comer a las 3 o las 4 de la tarde, horario habitual en su casa, vete tú a saber que menú, pero nada adaptado a mi régimen, eso, si no me tocaba llegar a su casa y cocinar (que no sería la primera vez, ni la segunda...) y encima quedarme sin siesta.
.- Vivimos con mis padres - esto me ha dejado descolocada completamente... mis padres viven en su casa y nosotros en la nuestra. Cualquiera que nos conoce lo sabe.
...

Por contra, no les contó que estaba embarazada, que cuando vamos a su casa no se preocupan de su nieto, que si no estoy yo pendiente de que coma, nadie lo hace, que los fines de semana están "muy ocupados" y sólo pueden venir a ver al niño el domingo casi a las 9 de la noche, que en mi primer embarazo la dio igual mi régimen por la diabetes gestacional y cuando comíamos en su casa no modificaba el menú, con lo cual en este embarazo hemos reducido las comidas en su casa al mínimo, porque tampoco se adapta a los gustos del niño que es muy mal comedor,... para que seguir, como me dijo mi amiga, "no tienes que justificarte, yo sé como es la situación realmente".

En fin, se supone que cuando no tienes confianza con alguien no le cuentas cosas de tu vida, pero parece ser que mi suegra no es como el común de los mortales. Mi amiga sabía esto desde hace tiempo, pero con muy buen criterio, no me lo ha contado mientras estaba embarazada y no ha pasado un tiempo prudencial del parto. Es lo que tiene contar con buenas amigas que te quieren.

La agradezco enormemente que me lo contara, aunque me hiciera sufrir, decir que me resbaló no sería cierto, mi suegra ha criticado delante de mí a nueras de amigos suyos, con lo cual, para mí era obvio que me criticaría a mí delante de otras personas. Lo que realmente me ha dolido es que son mentiras y que se las ha dicho a gente que son "conocidos". 

Decir que no pueden ver al niño, además de no ser cierto, es absurdo, pueden verlo siempre, si no fuera así, que me explique cómo tiene esa colección de fotos, impresionante, pero claro, no vamos a estar a su entera disposición y según les cuadre en su agenda. Los niños tienen unos horarios y unas rutinas y no me parece de recibo tener que dejar la secuencia baño - cena – cuento. para las 21.30h. o más, cuando a esa hora tiene que estar casi en la cama, porque ellos se hayan pasado el día por ahí y no les haya cuadrado pasarse por nuestra casa hasta esa hora.

Cuando me quedé sola con los peques, antes de que viniera mi marido, le di muchas vueltas sobre que hacer al respecto. Plantárselo a mi suegra y pedirla explicaciones no merece la pena, lo negará TODO y encima me hará quedar a mí como una mentirosa, paranoica... en fin, ya me ha pasado con alguna cosa que me ha dicho a mí directamente mucho menos fuerte y que la he rebatido, esa opción no va a traer nada bueno y mucho menos conseguir que deje de hacerlo.

La llamé a mi madre para contárselo, ahora quizá me arrepiento, debería de haber contado hasta 1 millón antes de desahogarme con ella, sobre todo para no hacerla sufrir, no se lo merece y el saber que mi suegra me trata así a mis espaldas, pues es doloroso para ella. Pero siempre ha sido mi consejera y mi paño de lágrimas, como yo para ella, sobre todo desde que soy mamá.

A mi marido he decidido no decírselo, al fin y al cabo es su madre, además como "Don Tranquilidad" que es me diría algo como que seguro que han exagerado, no lo han entendido bien...en resumen, que no haga caso y no me preocupe.

Así que por el momento, una vez más mi blog será mi válvula de escape, el hecho de teclear este post y verlo por escrito, servirá para sacar de mí, o al menos intentarlo, todos los malos sentimientos y las ganas de no volver a hablarla más y de hacer realidad todo lo que ella dice.