Mis tesoros

Lilypie Kids Birthday tickers
Lilypie Kids Birthday tickers

miércoles, 10 de enero de 2018

Empezando 2018

2017 no fue un mal año, de hecho de los últimos 10, fue uno de los que se puede considerar tranquilo, con rutina, papi con trabajo y sin muchos sobresaltos, a pesar de que Diciembre fue una locura de mes y hasta tuvimos que comprar una lavadora nueva.

2018 empezó fenomenal, con unas vacaciones a Valencia, ya que este verano no pudimos escaparnos ni siquiera un fin de semana, porque papi trabajó todos los sábados y la mayoría de turno de tarde. 

Han sido poquitos días, pero los hemos disfrutado a tope y nos hemos quedado con ganas de conocer más cosas de Valencia, en este viaje nos hemos centrado sobre todo en la Ciudad de las Artes y las Ciencias, la verdad es que cuestan una pasta las entradas, pero merece la pena, los peques lo han disfrutado un montón y justo cruzamos Madrid antes de la nevada que hubo. 

Yo necesitaba realmente desconectar, olvidarme por unos días de planificar horarios, comidas, cuadrar las actividades de los niños... porque las últimas semanas casi lo tuve que hacer todo sola por los horarios tan horrorosos que tuvo mi marido en el trabajo.

Pero me temo que fue volver a casa y se acabó lo fenomenal, al papi no le han renovado el contrato, así que vuelve a estar en la lista del paro y yo estoy otra vez atacada perdida por sentir sobre mis hombros el peso de la responsabilidad.

En mi trabajo las cosas al menos están tranquilas, aunque no lo quiero decir muy alto, no vaya a ser que se me complique todo también. Me han dado un plus a final de año, como premio a mi trabajo en el nuevo proyecto, nada del otro mundo, pero nos ha dado casi para pagar las vacaciones. Casi nadie en la empresa daba un duro por mí en el nuevo proyecto y ahora todos se quieren poner la medalla de que confiaban en mi valía para el puesto.

Tras la charla con la jefa que me comunicó lo del plus, en la que aproveché para tratar temas como el teletrabajo o el sueldo, he presentado un dossier con los proyectos, retos y responsabilidades que he asumido en los 16 años que llevo en la empresa, los conocimientos que tengo y algunos correos electrónicos de clientes en los que valoran y alaban mi trabajo; he llegado a la conclusión de que de vez en cuando hay que hacerse valer, así que he pedido aumento de sueldo y poder hacer teletrabajo alguna tarde, estoy harta de seguir perdiéndome tanto tiempo de la vida de mis hijos, cada día se me hace más cuesta arriba el salir de casa después de comer, sintiendo que no me estoy ocupando de ellos.

Ahora toca esperar una respuesta, a la jefa la ví receptiva, lo cual ya es un punto muy importante a favor, pero ella no tiene la útima palabra, así que veremos. Lo de la subida de sueldo, aunque me sobran merecimientos, lo veo muy difícil, me conformaria con poder hacer teletrabajo un par de tardes a la semana y poder salir los viernes a las 2, en lugar de a las 3, porque esa hora, me descoloca un montón la logística que tengo organizada en casa a diario.

Mañana cumple años mi niño, 11, han pasado muy rápido, o al menos yo lo siento así. Ya es casi tan alto como yo y usa el mismo nº de pie que yo. Afortunadamente aún sigue teniendo corazón de niño y acude a mí en busca de información, respuesta a sus dudas y consuelo a sus miedos. Tiene un carácter muy parecido al mío en muchos aspectos.

Aún no hemos planificado como celebrar su cumpleaños con sus amigos, otros años reservaba parque de bolas o bolera en diciembre, pero este año hasta en eso he estado superada. Él quiere ir al cine, así que es fácil y hay menos complicación de horarios y reservas, este finde lo resolvemos sin falta.

No quiere invitar a ninguna compañera del cole, dice que no quiere que piensen que es su novia, aún se pone colorado cuando se acuerda de la nota con un corazón que encontró en su agenda.

No hay comentarios :